Selecciona Edición
Iniciar sesión

Feijóo entra en año electoral y apela a la “estabilidad” de su mayoría

El presidente de la Xunta, acuciado por las mareas, advierte contra los “paraísos ilusorios que enseguida se transforman en frustración”

Feijóo, durante su discurso de despedida de año en una imagen cedida por la Xunta.

El presidente de la Xunta ha decidido entrar en 2016 con la que será su palabra talismán en este año de inciertas elecciones autonómicas. En un discurso pronunciado entre los juguetes y tronas de una guardería, Alberto Núñez Feijóo ha repetido seis veces el término “estabilidad” para desgranar las supuestas bondades de la mayoría absoluta de la que disfruta el PP en Galicia, la única que le queda en una autonomía, y que según él ha permitido al Gobierno gallego “hacer frente a turbulencias”, “resolver los problemas de déficit”, “mantener los servicios públicos” y, “a diferencia de otras comunidades”, incidió, aprobar los presupuestos de 2016.

Más centrado en evitar que el retroceso electoral de los populares arrase también con el gobierno en solitario que mantiene desde 2009, el presidente de la Xunta solo ha hecho una alusión expresa a la situación política estatal surgida del 20-D, con un llamamiento a “establecer puentes” que permitan “seguir conviviendo y avanzando a todos los españoles”. “Galicia es el buen camino”, ha proclamado Feijóo, porque la “firmeza de los cimientos” de esta comunidad le permite “avanzar sin riesgos” y “ver en el pluralismo político y social no una amenaza, sino una oportunidad”. “Al margen de los resultados, los procesos demuestran que la democracia constitucional funciona, que es lo suficientemente amplia para dar cabida a todos, y que el entendimiento, el acuerdo y el pacto son exigencias permanentes”, ha añadido.

El 20-D le ha traído al PP gallego una suma de votos mayoritaria en la izquierda (de las fuerzas con representación, En Marea y PSdeG-PSOE suman unos 3.000 votos más que PP y Ciudadanos) y a En Marea, la coalición entre Podemos, Esquerda Unida y los nacionalistas de Anova, rebasando a los socialistas como segunda fuerza. Con este panorama en vísperas electorales, Feijóo ha aprovechado su discurso navideño para dirigirse a los empobrecidos por años de recesión económica y alertarles contra los “paraísos ilusorios que enseguida se transforman en frustración”. “En el mundo real no hay paraísos, pero sí marcos de convivencia que permiten solucionar o paliar esas situaciones”, ha afirmado el presidente gallego aludiendo a quienes “sufren dificultades”, están “en mayor riesgo de exclusión” o “se ven en la obligación de estar fuera”. “Este hogar puede necesitar arreglos y reformas, puede no ser perfecto, puede ser mejorable, pero es un hogar que es preciso cuidar entre todos. Como en todas las casas, lo fundamental es la estabilidad”, ha insistido Feijóo.

El presidente de la Xunta ha aludido también a las medidas que ha tomado su gobierno tras el primer batacazo electoral del PP en 2015, el recibido en las municipales de mayo, cuando perdió las tres mayorías absolutas que tenía en A Coruña, Santiago y Ferrol y el gobierno en la Diputación de Pontevedra que ocupaba desde hace 32 años. Feijóo ha recordado la entrada en vigor en 2016 de la rebaja del impuesto de sucesiones y donaciones “para el 99% de las familias gallegas” y los 100 euros mensuales que recibirán los padres de bebés menores de un año que acrediten un cierto nivel de renta, “un apoyo a las madres y padres como no lo hay en otros lugares de España”, ha asegurado. “Esto demuestra”, concluye el jefe del Gobierno gallego, “que la estabilidad no es la antítesis del dinamismo, sino precisamente su garantía”.