Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los barones del PSOE reconsideran sus presiones sobre Sánchez

En las federaciones socialistas no hay un criterio unánime sobre si la prioridad es celebrar su cónclave en fechas en las que se debate la formación de un Gobierno en España

Emiliano García-Page, el pasado día 27 en Madrid.

La presión de algunos barones del PSOE para que el secretario general, Pedro Sánchez, convoque de inmediato el congreso del partido se ralentiza. En las federaciones socialistas no hay un criterio unánime sobre si la prioridad es celebrar su cónclave en fechas en las que se debate la formación de un Gobierno en España. Los dirigentes que tenían previsto forzar la convocatoria de un comité federal, mediante la recogida de firmas, han demorado esta operación.

No hay un paso atrás respecto a las intenciones últimas de algunos barones territoriales de celebrar un congreso del partido para desbancar a Sánchez de la secretaría general del PSOE. Pero la tenacidad de Sánchez y su equipo ha supuesto un contratiempo, además de ciertas dificultades en la explicación dentro y fuera del partido del porqué no se atiende el criterio de la dirección federal de aprobar “un mínimo aplazamiento” en la celebración de ese cónclave. Por eso, el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, se ha descolgado del núcleo impulsor de celebrar el congreso de inmediato.

“No se puede explicar lo que la gente no puede entender; nadie puede entender que mientras se está discutiendo cómo y quiénes pueden gobernar España, los socialistas estemos ocupados en la recogida de avales para un congreso”, señala el presidente extremeño a EL PAÍS. Este dirigente se queda con el compromiso de la dirección federal de que una vez despejado el calendario institucional se convocará primero el comité federal, en el que se discutirá la fecha del congreso.
No ha sido tan claro, pero sí ha matizado su posición inicial, el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, a quien le parece “razonable” que el cónclave socialista se celebre “en primavera”, que es la estación en la que el secretario de Organización, César Luena, ha fijado la celebración del congreso sin especificar si puede ser a últimos de marzo, de abril o de mayo.

No son baladíes las fechas por cuanto que quienes impulsan la celebración de un congreso con rapidez para elegir a una nueva dirección piensan en la posibilidad de que se repitan las elecciones generales en primavera y, por tanto, está en juego también la candidatura a la presidencia del Gobierno. Sánchez, según sus próximos, va a presentarse como candidato en los dos ámbitos, sin la menor duda, tenga enfrente a quien tenga.

“Espectáculo lamentable”

No pone fechas concretas el presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García -Page, pero sí dice que el comité federal que debe convocar el congreso se celebre “más pronto que tarde”. La cúpula que encabeza Sánchez baraja convocar a ese órgano de dirección a últimos de enero o la primera semana de febrero, en la expectativa de que ya se haya producido la primera sesión de investidura de Mariano Rajoy.

La trifulca dentro del PSOE por la fecha del congreso “está suponiendo un espectáculo lamentable”, admitió en RNE Patxi López, secretario de Acción Política del PSOE, que este miércoles defendió la tesis de Sánchez. “Retrasar dos meses el congreso del partido, cuando esté resuelto el Gobierno de España, no me parece ninguna hecatombe”, señaló López, expresidente del Ejecutivo vasco. Según este, si las elecciones se repiten, Sánchez debería ser el candidato del PSOE porque ha conseguido sacar adelante al partido “en una situación muy difícil, en la que se le decía que iba a pasar a la irrelevancia”. Los resultados electorales no han sido buenos pero el problema del PSOE en las grandes ciudades “viene de lejos; de años atrás, y le ha tocado a Pedro Sánchez afrontar la dirección del partido en sus horas más bajas”.

El núcleo de la ejecutiva federal que nombró Sánchez en julio de 2014, en el que está López, se mantiene fiel al líder. Entre los vocales que representan a todas las federaciones, sin embargo, no todos están con él.

Más información