Selecciona Edición
Iniciar sesión

El juez imputa a Pujol y su esposa por blanquear comisiones de su hijo

De la Mata cita a declarar al expresidente catalán y a su esposa por un delito de blanqueo

Ferrusola y Pujol en Queralbs (Girona). Foto: Pere Duran | Vídeo: Reuters-Live

Jordi Pujol i Soley, presidente de la Generalitat de Cataluña entre 1980 y 2003, y su esposa, Marta Ferrusola, declararán en la Audiencia Nacional el próximo 10 de febrero como imputados por un delito continuado de blanqueo de capitales. El juez José de la Mata les ha citado para interrogarles por una serie de movimientos bancarios que sirvieron para que el mayor de sus siete hijos, Jordi, ocultara las supuestas comisiones que percibió de empresas contratistas del Gobierno autonómico, de las que han aflorado al menos 11 millones de euros. En la trama están implicados todos los miembros de la familia Pujol.

El expresident Pujol, uno de los hombres clave de la política española durante la Transición y los primeros años de la democracia, y su esposa han sido convocados por el juez en calidad de “investigados”. Esta categoría sustituye a la denominación tradicional de “imputados” desde el pasado 6 de diciembre, cuando entró en vigor la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Pujol, de 85 años, será interrogado particularmente por la cuenta con el número 63810 abierta en la banca Reig de Andorra en el año 2000, cuando todavía presidía la Generalitat. Las autoridades del pequeño Estado pirenáico entregaron el pasado octubre al juez De la Mata toda la información referente a este depósito, que fue abierto con 307 millones de pesetas (1,84 millones de euros) de origen desconocido por Jordi Pujol Ferrusola, el primogénito del matrimonio.

Entre la documentación remitida por Andorra constan dos documentos relevantes y que incriminan al expresidente catalán. El primero, firmado por el hijo mayor y fechado el mismo día de la apertura de la cuenta, explica que el “titular real” de los fondos que se ingresan es su padre, Jordi Pujol i Soley. El segundo documento es un manuscrito del propio expresident fechado en mayo de 2001. En él, Pujol padre afirma ser el propietario de la cuenta 63810 y ordena que en caso de que fallezca, el depósito pase a su esposa, Marta Ferrusola.

De la Mata desmonta la explicación del primogénito

El magistrado José de la Mata no otorga ningún crédito a las explicaciones que Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor del expresidente catalán, dio sobre el origen de los más de 11 millones de euros que facturaron tres de sus sociedades a empresas contratistas de la Generalitat entre 2004 y 2012. Pujol Ferrusola aseguró que el dinero era el pago por trabajos de asesoramiento y consultoría para compañías, entre las que figuran FCC, Copisa o Isolux.

El juez desmonta esta idea y sostiene que los trabajos no eran sino simulaciones para el cobro de comisiones: “En ninguno de los casos se ha aportado el más leve indicio que justifique la preparación, realización o seguimiento de ninguno de los trabajos de asesoramiento, consultoría o intermediación para los que se simuló la contratación de Pujol Ferrusola”.

De la Mata, por el contrario, recuerda que las empresas para las que supuestamente intermedió Pujol Ferrusola en nombre de sus pagadores “niegan rotundamente” que el hijo del expresidente catalán “participara para nada en las supuestas operaciones” por las que cobró. El juez subraya que algunas de las compañías pagadoras, entre las que cita a FCC y EMTE, han realizado transferencias a las sociedades de Pujol Ferrusola “justificándolo mediante facturas falsas en España”.

El juez recuerda que Junior, apodo del primogénito de los Pujol, uso “entramados societarios internacionales” para “repatriar y blanquear capitales fuera de España”. El magistrado afirma que varias personas actuaron como testaferros y fiduciarios de Pujol Ferrusola en México, Andorra, Estados Unidos, Paraguay, Argentina y Panamá.

El juez entiende, con estos documentos, que Jordi Pujol i Soley es el “beneficiario real último” de esta cuenta, que se cerró a finales de 2010. El patrimonio millonario depositado en ella “no consta que se justifique con los ingresos ordinarios que hubiere obtenido” tras 23 años como presidente de la Generalitat.

El magistrado quita cualquier atisbo de verosimilitud al comunicado emitido en julio de 2014 en el que el patriarca de los Pujol confesaba haber tenido una fortuna en el extranjero sin declarar y la atribuía a una herencia de su padre, Florenci, corredor de bolsa y uno de los fundadores de Banca Catalana. Para el juez De la Mata, este comunicado es “un mero relato sin contenido determinante” alguno. El juez recuerda que Pujol no ha aportado documentos que acrediten que los fondos eran un legado de su padre, y subraya que en Andorra los miembros de la familia afirmaron que la supuesta herencia provenía de la rama familiar de Marta Ferrusola.

En el auto —resolución razonada— en el que cita al expresident Pujol y a Marta Ferrusola, el juez De la Mata implica a todos los hijos del matrimonio en la operativa de lavado de dinero que el primogénito, Jordi Pujol Ferrusola, supuestamente percibió por mediar con grandes empresas contratistas de la Generalitat. El juez sostiene que el hermano mayor distribuyó “entre todos sus hermanos y su madre” parte de los 11 millones de euros que facturaron sus sociedades entre 2004 y 2012. Este reparto se hacía “en cantidades iguales o similares” entre los familiares y en momentos coincidentes con ingresos de origen desconocido en las cuentas de las sociedades del primogénito.

“Después de que se produjera un ingreso sospechoso, Jordi Pujol Ferrusola ordenaba que se realizaran traspasos a sus cuentas de Andorra a sus hermanos Oleguer, Oriol, Josep, Pere, Mireia y Marta, todos ellos titulares de cuentas” en ese país, afirma De la Mata. “Estos movimientos beneficiaban también a la cuenta titulada por Marta Ferrusola Llados”. El magistrado enmarca en este mismo “contexto” la cuenta 63810 vinculada a Jordi Pujol i Soley en la banca Reig.

En varios pasajes del auto, el magistrado afirma que la familia Pujol Ferrusola actúa con “un patrón de comportamiento reiterado”, con “asignación de roles” y “coordinación de actividades”. Estas son algunas de las características que el derecho penal otorga a las organizaciones criminales. Sin embargo, el magistrado, que no imputa este delito a ningún miembro del clan Pujol, se queda a las puertas de esta idea. Según él, la forma de actuar de la familia más poderosa de Cataluña durante los últimos 40 años “apunta elementos básicos de una organización cuyos perfiles definitivos están aún bajo investigación y pendientes de calificar”.

Fuentes de la defensa de Pujol rechazan su participación en una trama de blanqueo. “Ni existe, ni existirá, fundamento para la incriminación del president Pujol en blanqueo de capitales, pues ni existe, ni existirá, conexión del patrimonio familiar con ejercicio desviado o torcido de la gestión pública. Se soporta una investigación desde el sosiego de que solo puede ser ese el resultado final”, afirman los abogados del político catalán, informa Jesús G. Bueno.

Más información