Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias renuncia a un plan de pensiones congelado desde 2012

El plan, que se mantiene para los antiguos diputados , ya no se ofrece a los nuevos

Ampliar foto
Pablo Iglesias, este lunes en La Moncloa.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha afirmado este lunes que los 69 diputados de Podemos, 27 de ellos elegidos gracias a las alianzas territoriales fraguadas en Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia, renunciarán al plan de pensiones privado del Congreso. “Los diputados de Podemos van a renunciar al plan de pensiones privado que con dinero de todos los ciudadanos se pone disposición de sus señorías”, ha señalado al destacar el código de buenas prácticas de la formación. Las aportaciones públicas al plan de pensiones de la Cámara baja, no obstante, están congeladas desde 2012.

Preguntado al respecto, Iglesias ha asegurado que esa no es la información que se había trasladado a los servicios jurídicos del partido emergente.  “Si no existe, nos alegramos mucho, pero me parece extraño que comuniquen a nuestros servicios jurídicos que parece que sí existe”. El líder de Podemos ha recordado también que los parlamentarios de la formación emergente no percibirán una retribución superior a los tres salarios mínimos, como siempre han hecho los cargos públicos de Podemos desde su ingreso en el Parlamento Europeo en 2014.

En cualquier caso, desde el inicio de la anterior legislatura no existe ese “plan de pensiones privado con dinero de todos los ciudadanos”, cuando se congeló en la Mesa del Congreso y del Senado la partida con dinero público. El plan se mantiene porque los diputados que recibieron ese dinero antes tienen esos fondos hasta la jubilación o el fallecimiento o el rescate. Por eso, los nuevos diputados no reciben la oferta de ese fondo con dinero público y en un folio con tres párrafos se les informa de que ya no hay aportaciones públicas y de que pueden hacerlas de forma privada, con sus salarios, precisamente, para que los que lo tenían pueden incrementar su fondo.

Fueron los diputados de Izquierda Unida, a principios de la anterior legislatura, los que renunciaron a ese fondo y los que provocaron que, en plena crisis financiera, se abriera un debate al respecto y que se congelaran las aportaciones públicas.

Alberto Garzón, diputado de IU desde la anterior legislatura, aseguró ayer en Twitter que ese plan con dinero público del que habló Iglesias no existe.

Más información