Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP usa la rebelión en el PSOE para subir la presión sobre Sánchez

Martínez-Maillo abre todas las vías para que los socialistas se abstengan en la investidura

El vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo Ampliar foto
El vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo. EFE

El PP no solo se reafirma en la intención de presentar la candidatura de Mariano Rajoy para su investidura como próximo presidente del Gobierno, sino que cree que esa solución avanza, pese a la sensación de bloqueo político que vive en estos momentos el país. El vicesecretario de Organización y Electoral del PP, Fernando Martínez-Maillo, ha asegurado este lunes que ese partido está dispuesto y abierto a explorar "todas las vías y mecanismos" de posibles colaboraciones con el PSOE para que la formación de Pedro Sánchez se abstenga en una segunda, tercera o cuarta votación y permita así la investidura de Rajoy como presidente.

El PP afirma, incluso en argumentarios internos distribuidos a sus cargos estos días, que entre esas opciones de cooperación con el PSOE estaría dispuesto a ofrecerles en algún momento del proceso negociador entrar en un "gran Gobierno de coalición" como sucede en Alemania, pero más como otra medida de presión de cara a la opinión pública y a los demás partidos que como una alternativa real y posible. "Ese paso de la gran coalición es un salto muy grande que no vemos a Sánchez con posibilidades de dar y nosotros en realidad lo que queremos es meterles presión para que los barones socialistas insistan en esa vía de que con Podemos no se puede pactar nada y acaben aceptando la abstención", admite uno de los altos cargos populares con conocimiento de la estrategia de negociación.

Lo que sí quiso subrayar en público Martínez Maillo y el propio Rajoy a través de un comunicado oficial de La Moncloa es que el PP sigue con sus planes de presentar la candidatura del actual presidente en funciones. "La candidatura de Rajoy se mantiene y avanza porque tiene legitimidad, los votos y el apoyo de los ciudadanos", anticipó Maillo.

"El Partido Popular ha sido la fuerza más votada con casi siete puntos de ventaja y más de treinta escaños respecto al segundo partido. El Partido Popular también ha sido el vencedor en 13 de las 17 Comunidades Autónomas y en 39 de las 52 circunscripciones. Esos resultados son la expresión clara e incuestionable de la voluntad de los españoles que, en lógica democrática, debería suponer el mandato para la formación del Gobierno", reitera el comunicado de La Moncloa en boca de Rajoy.

A través de ambos procedimientos en el PP insistieron esta mañana en que son el partido ganador de las elecciones del 20-D y tras los primeros contactos, que ahora seguirán a otro nivel, probablemente en vía parlamentaria con los demás partidos, se sienten los únicos con opciones y legitimidad para aventurarse a un primer intento de votación. En el PP no se ponen fechas, porque sostienen que éste será un proceso de decantación lento, pero sí ven claro que los demás líderes no tienen posibilidades de sumar los votos para un candidato alternativo y ven al PSOE y a Pedro Sánchez en una posición especialmente complicada.

El PP está optando estos días no tanto por atacar directamente y con dureza al PSOE o a Pedro Sánchez como por aventar al máximo sus complicaciones internas y las rebeliones de sus barones. El PP apuesta así todas sus cartas a que esas presiones, más las de Ciudadanos y Albert Rivera, acaben dando sus frutos. Maillo señaló, en ese sentido, que está bien que Sánchez se marque como línea roja infranqueable en esta negociación que no discutirá con Podemos sobre el presunto referéndum de autodeterminación de Cataluña que ese partido se fija como innegociable sino que también sería "razonable y sensato" poder negociar, hablar y dialogar con el PP en la búsqueda de un Gobierno estable para España.

Los populares no creen que haya llegado aún el momento de concretarle al PSOE y a Sánchez una oferta de pactos o de Gobierno de coalición o de reformas "con la mayor anchura posible" en favor de la unidad de España. Pero están convencidos de que ese día llegará, de que Sánchez "recapacitará" y entonces no se cierran en banda a ninguna opción.

El PP entiende que aún hay tiempo para trabajar, para iniciar a partir de mañana en las Cortes una ronda de diálogo con las demás fuerzas parlamentarias para hablar sobre la composición de la Mesa y del nuevo presidente del Congreso, y luego apelan a la responsabilidad de Sánchez, a la presión externa e interna y a que repetir otras elecciones no es conveniente para España, para el PSOE y tampoco para Mariano Rajoy. "Eso sería la ultimísima opción", aceptó Maillo.

Más información