Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

40.000 españoles en el extranjero se quedan sin votar, aunque lo pidieron

Casi 110.000 españoles votaron desde el extranjero, el 73% de los que rogaron el voto

Aunque los consulados abrieron el fin de semana, no podían votar sin la documentación

Ampliar foto
Una ciudadana española vota en el Consulado en Montevideo. EFE

Sin papeletas no hay votación posible. El 73% de los españoles que viven en el extranjero y pidieron votar en las elecciones generales ha conseguido hacerlo: 109.995 de un total de 149.849, según los registros del Ministerio de Asuntos Exteriores. Es decir, casi 40.000 emigrantes se quedaron sin sufragar, muchos de ellos por no haber recibido las papeletas a tiempo, a pesar de haber cumplido con todo el trámite burocrático que implica "rogar el voto". El sistema, en vigor desde 2011, les obliga a pedir ejercer este derecho en cada elección.

¿Qué lleva a un español a no votar, a pesar de haber seguido todo el proceso para hacerlo? El colectivo Marea Granate, que agrupa a españoles que han emigrado, lo tiene claro: muchos no recibieron las papeletas. "En otras convocatorias, entre un 30% y un 50% de los españoles que rogaron el voto se quedaron finalmente sin votar por este motivo", lamenta María Almena, portavoz de la plataforma.

Manuel Pinilla fue uno de ellos. "El problema del voto por correo no ha estado en si los Consulados abrían hasta el viernes o hasta el domingo. El problema es que no hemos recibido los sobres para votar", cuenta este español que reside en Chile.

La Junta Electoral Central ordenó el pasado viernes que, "de forma extraordinaria", los consulados españoles recibieran la votación de los españoles hasta las 20.00 del domingo, hora peninsular. El órgano admitió en su resolución que, en efecto, se habían constatado "problemas significativos en la recepción del voto de los españoles inscritos en el CERA", el censo de aquellos electores que viven en el extranjero de manera permanente. La junta señaló que aquellos problemas se debían, "en su mayor parte", a un "retraso en la entrega por los servicios de correos extranjeros".

Un portavoz de Correos aseguró que, hasta el 6 de diciembre, el 98% de los envíos ya habían salido de España y que las papeletas lleguen a tiempo a los electores dependía también del operador postal del país de residencia. En todo caso, los datos de Exteriores muestran que los consulados recibieron apenas 1.749 votos el fin de semana. "La cuestión es que quien no recibió las papeletas hasta el viernes, difícilmente podía ejercer su derecho al voto. En Chile, por ejemplo, el servicio postal no reparte los sábados", se queja Pinilla, tras destacar que los votos que se "dejaron fuera" podrían haber influido en los resultados.

Cifras bajas

Proporcionalmente, las cifras de Exteriores son muy bajas si se toma en cuenta que 1.875.272 electores españoles residen en el extranjero y, de ellos, casi el 8% —149.849— pidieron votar el 20-D. Al final, quienes votaron —109.995— representan apenas el 5,8% del censo en el extranjero. Por ello, para Marea Granate la decisión de la Junta Electoral fue "un lavado de cara" para un proceso que ha sido "muy problemático" y cuyas trabas no son nuevas porque parten, precisamente, del cuestionado voto rogado. "No entendemos por qué, si lo pedimos desde el primer momento, la junta dicta esa medida el último día, cuando ya no vale de mucho porque muchas oficinas de correos no trabajan el fin de semana", reclama Almena.

Desde la implementación del voto rogado, en 2011, la participación electoral ha caído casi 27 puntos porcentuales: el 31,88% de los españoles en el extranjero votó en las elecciones generales de 2008 y la cifra se redujo al 4,95% en los comicios generales de 2011.

Decenas de españoles en el extranjero se han quejado en las redes sociales por no haber recibido la documentación para poder votar. Algunos han calificado de "inútil", "tardía" o "insuficiente" la medida de la Junta Electoral. Las oficinas diplomáticas no tienen papeletas electorales. Son los propios electores quienes las reciben, si antes han rogado el voto, y al tenerlas en sus manos pueden enviarlas por correo postal al consulado o acercarse y depositarlas en las urnas.

Más información