Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los héroes de Kabul

Jorge e Isidro cayeron luchando de forma heroica por defender España y todos los valores en los que creían: nuestra libertad, nuestra democracia, el derecho a vivir en paz

La Policía Nacional ha vuelto a dar testimonio de ser un cuerpo de héroes. Lo demuestran todos los días en nuestras calles dispuestos a dar la vida por la seguridad y la libertad de los españoles. El atentado en Afganistán contra nuestra Embajada añade los nombres del subinspector Jorge García Tudela y del policía Isidro Gabino San Martín Hernández a una larga lista que suma ya 188 policías nacionales que cayeron luchando contra el terrorismo.

Jorge e Isidro, Gabi para sus compañeros, dieron su vida a miles de kilómetros de su patria. Cayeron luchando de forma heroica por defender España y todos los valores en los que creían: nuestra libertad, nuestra democracia, el derecho a vivir en paz. Acudieron voluntariamente al lugar de mayor riesgo para cumplir una de las misiones de mayor peligro de las que desempeña la policía. No dudaron un instante en hacer frente a los terroristas y murieron en un acto supremo de valor frente a un enemigo tan fanático como cobarde.

Nuestro homenaje a estos dos héroes y a sus siete compañeros que tuvieron la fortuna de sobrevivir al atentado. Su profesionalidad y arrojo evitaron que el ataque a nuestra Embajada se convirtiera en una masacre mayor.

Quiero expresar también mi homenaje a sus familias, de forma especial a las mujeres de estos compañeros caídos. En estos días tristes y duros para toda la Policía Nacional, ellas han sido un ejemplo de fortaleza y dignidad.

En estos días hemos vuelto a sentir de forma intensa el afecto y el cariño de la sociedad española. En nombre de todos los policías, me gustaría agradecer tantos mensajes de condolencia y de ánimo como hemos recibido.

Su ejemplo servirá para nuevas generaciones de policías que tendrán en Jorge, en Gabi y en tantos otros que dieron la vida en acto de servicio, el sentido más profundo de lo que significa ser policía. Estas muertes nos reafirman en nuestra lucha global contra el terrorismo. Los combatiremos en España, en Afganistán y en cualquier otro lugar del mundo. Y no tenemos duda de que la victoria será nuestra.

No será un camino fácil. La sociedad debe estar preparada para una lucha larga y no exenta de sacrificio y sufrimiento. Pero no tenemos otra opción que la derrota del terror. España ya ha transitado ese camino durante las largas décadas del terrorismo de ETA. Los asesinos de nuestros compañeros también serán derrotados. Ese será el mejor homenaje que podemos hacer a los héroes de Kabul.

Ignacio Cosidó es director general de la Policía.