Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El 62% de los indecisos son mujeres y los partidos se vuelcan en ellas

Hay 1.104.580 mujeres más que hombres en el censo electoral y significan un cotizado granero de votos

“Señor Sánchez, parece que quiere sacar los votos de las mujeres”, le dijo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al líder socialista cuando, en el cara a cara televisivo del lunes, Pedro Sánchez recitó de un tirón sus propuestas sobre igualdad de sexos. Hay 1.104.580 mujeres más que hombres en el censo electoral y significan un cotizado granero de votos. El último sondeo de Metroscopia para EL PAÍS apunta que el 62% de los indecisos son mujeres, diez puntos más de los que supone su peso en el censo.

Las mujeres consideran que el PSOE gestiona mejor las políticas sociales y el PP la economía, según el CIS. En el tema específico de la igualdad, los socialistas ganan a los populares con mucha diferencia, al igual que Podemos a Ciudadanos. “Si en el PP la principal fortaleza son las personas mayores, en el PSOE, el partido más equilibrado por edad, su apoyo es mayoritariamente femenino”, explica Francisco Camas, politólogo y analista de Metroscopia. El sociólogo José Luis Prieto explica que Felipe González “se hizo desde el principio” con este electorado, que “es el más fiel”.

Pero hubo una excepción. En 2011 las mujeres castigaron al PSOE. El PP sacó casi un 14% más de votos en el electorado femenino. En 2008 había sido al revés: los socialistas obtuvieron un 10,4% más de votos que los populares entre las mujeres. En cualquier caso, los socialistas tuvieron, en ambos comicios, más votos femeninos que masculinos.

“Teníamos un déficit brutal de voto femenino en 2008, pero en 2011 recuperamos el espacio perdido”, afirma un miembro de la dirección nacional del PP que opina que las mujeres “votan un poco más, pero sobre todo influyen más en la familia”. Esa mayor identificación de las mujeres con el PSOE puede contrarrestarse, dicen, con decisiones del PP como la de nombrar a Soraya Sáenz de Santamaría portavoz en el Congreso y vicepresidenta; a Dolores de Cospedal secretaria general del partido, y a Ana Mato número tres de la formación.

El referente de Santamaría

Paloma Román, directora de Ciencia Política en la Universidad Complutense, opina: “Los Gobiernos del PSOE eran paritarios, al revés que los del PP, pero el Gobierno de Rajoy ha tenido algunas ministras y sobre todo la vicepresidenta, que han tenido visibilidad, y la mujer conservadora puede verse bien representada ahí”.

El sondeo del pasado lunes de Metroscopia iguala a hombres y mujeres en intención de voto directa al PP (17%). El PSOE tiene 2,2 puntos porcentuales más en apoyo femenino (13,8) que masculino. Entre los hombres, Podemos es la primera fuerza. Ciudadanos tiene un 14,3 % de intención de voto directo entre los hombres y un 9,5% entre las mujeres —el sondeo se realizó en los días en los que se conoció la propuesta de Albert Rivera de eliminar la agravante penal en los delitos de violencia machista—.

“¡Somos el partido de las mujeres! ¡Nuestra patria es la igualdad!”, clama Pedro Sánchez en cada mitin. Movilizar al electorado femenino es una de sus prioridades. Rajoy apenas menciona específicamente a las mujeres porque su principal política social, insiste, es la creación de empleo.

El PP tampoco ha incluido a la mujer en el comparador de programas que muestra en su web para tratar de convertir a los indecisos. Los populares se miden con el resto de partidos en propuestas de empleo, jóvenes, energía, unidad, economía digital, impuestos, apoyo a pymes, autónomos, turismo, medio ambiente, agricultura, pesca, política internacional, terrorismo, sanidad, pensiones, transparencia y lucha contra la corrupción, administración eficaz y justicia. Pero no en un apartado específico de medidas para las mujeres.

El PP no menciona en su programa las palabras —reforma de la ley del aborto— que durante la pasada legislatura se cobraron la dimisión del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. Se limita a decir que es un partido “firmemente comprometido con el derecho a la vida”. Y promete un plan de apoyo a la maternidad con “una especial atención a las madres jóvenes” y hasta 2.000 euros de ayuda para las madres menores sin respaldo familiar. El PSOE quiere recuperar el artículo de su ley de plazos que permitía a las menores abortar sin consentimiento paterno (el único artículo de esa ley que finalmente el PP derogó).

Ley del aborto

Ciudadanos incluyó en su ideario, publicado en noviembre, facilitar el acceso a la píldora poscoital; permitir el aborto hasta las 12 semanas y sin límite de plazo en casos de peligro para la vida de la madre, malformaciones graves del feto y “violación con secuestro prolongado más allá de 12 semanas”. Pero en el programa con el que se presenta al 20-D la formación de Rivera ha eliminado este último punto. Preguntados sobre el asunto, sus responsables responden que su intención es dejar la ley como está ahora, informa Juan José Mateo. Es decir, la ley de plazos aprobada en 2010 por el PSOE (con aborto libre hasta la semana 14) pero con la limitación para las menores que impuso este año la minirreforma del PP.

Podemos propone derogar esta reciente reforma de la ley del aborto del PP para que “las menores que se encuentran en una situación de vulnerabilidad en sus entornos familiares puedan interrumpir su embarazo sin el consentimiento paterno”.

En materia de violencia machista, una treintena de asociaciones de mujeres ha protestado por un vídeo electoral del PP que contenía cifras erróneas. El partido asegura que han caído los asesinatos: 52 en 2012, 54 en 2013 y 2014 y 51 en 2015; pero, según los datos del propio Ministerio de Sanidad, en 2010 hubo 50 asesinatos, y a 9 de diciembre de este año las mujeres asesinadas por sus parejas ascendían a 54. Las asociaciones denuncian, además, que el número de dispositivos electrónicos para controlar al agresor se ha reducido un 9% esta legislatura y que se han recortado los programas de acogida.

El PSOE quiere aumentar el presupuesto para combatir la violencia machista e impulsar un pacto de Estado sobre esta materia. La propuesta de Ciudadanos de eliminar la agravante penal sobre los hombres por estos delitos provocó una reacción en tromba. Rivera matizó después que solo pretendía que esa agravante se aplicara igual si la agresora era una mujer. Podemos promete en su programa garantizar la alternativa habitacional inmediata para víctimas de violencia machista y acceso a prestaciones “sin necesidad de denuncia previa”.

Podemos, una formación feminista con listas masculinas

Podemos es la primera fuerza en intención de voto directa entre los hombres, y el PSOE, la cuarta, según el sondeo de Metroscopia del pasado lunes. Algunos politólogos, apoyándose en datos como ese, afirman que los partidos emergentes son fenómenos "muy masculinos".

"Podemos es, en términos ideales, muy feminista", dice Silvia Clavera, doctora en Ciencias Políticas de la Universidad Pompeu Fabra. Pero es un partido creado por hombres, añade. "Como se ha fraguado así, ha quedado muy masculinizado, aunque están haciendo esfuerzos por cambiarlo".

Las mujeres encabezan solo una de cada tres listas el 20-d. Los socialistas presentan 26 candidatas en esa posición (el 50%). El PP, el 34%; Podemos el 36 y Ciudadanos, el 21%.

Jorge Galindo, investigador de la Universidad de Ginebra, cree que a los emergentes les cuesta más llegar al electorado femenino porque "ellas son menos proclives a las novedades políticas".