Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy pone a Ciudadanos ante el reto de pactar toda la legislatura

El candidato del PP ya piensa en la negociación poselectoral con el partido de Rivera

Mariano Rajoy, este martes, en Logroño.

El presidente del Gobierno y candidato del PP, Mariano Rajoy, está seguro de que va a ganar con comodidad las elecciones del 20-D, con el margen suficiente para volver a gobernar, y está pensando ya en la futura negociación poselectoral con Ciudadanos, que le gustaría “más estable” que solo para su investidura o para respaldar el Presupuesto de 2016, ya aprobado. Rajoy resaltó, en charla informal con los periodistas, su apuesta porque ese futuro “acuerdo de gobierno” debería transmitir la confianza internacional y económica de que podría durar lo máximo en la próxima legislatura.

El aspirante popular se empotró en la tarde de este martes durante algo menos de media hora en la caravana de los periodistas que cubren su información en esta campaña para transmitir la imagen de que había superado el bajón que le supusieron personalmente las estocadas que le infligió en la noche del lunes Pedro Sánchez durante el debate televisivo. Pero también quiso explicar que se siente tranquilo ante el resultado electoral, que tiene claro que el PP va a ganar las elecciones holgadamente y que sus dudas, ahora, pasan por comprobar si el PSOE se mantiene al final en la segunda posición. Dio a entender, sin comentarlo y casi con gestos, que cree que ahora ya no es así.

Rajoy no se atrevió a aventurar si el PP alcanzará la cota del 30% de los votos que se ha fijado para intentar gobernar en minoría y en solitario con apoyos externos. Fuentes de la dirección del PP apuntan que está muy cerca de esa cifra (casi 29% y creciendo durante la campaña) y que la dureza del cuerpo a cuerpo con Sánchez puede movilizar a muchos simpatizantes populares que en las elecciones autonómicas y municipales de mayo se decantaron por Ciudadanos. Fuentes de la dirección nacional del PP aportaron como dato para sustentar ese optimismo que tras el “bronco” duelo televisivo con Sánchez habían recibido muchas llamadas en la sede central del partido expresando ese retorno del voto.

Rajoy no quiere hablar directamente de Ciudadanos ni de su líder, Albert Rivera. En la conversación sin grabadoras ni cámaras con los periodistas descartó anticipar ningún tipo de alianzas con otras formaciones cuando se le reclamó que opinase sobre diversas quinielas o hipotéticos pactos poselectorales: “No es el momento, aún, no debo adelantar acontecimientos”.

Villegas dice 'no'

José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos, declaró ayer: [Rajoy] “debería preocuparse más del día 20. A ver si no le va a dar para gobernar. En todo caso, no vamos a apuntalar a ninguno de los viejos partidos”, informa Juan José Mateo.

Rajoy sí comentó claramente cuáles son sus preferencias antes de las elecciones y sin conocer los resultados sobre el mejor escenario para un futuro Gobierno de España. El líder del PP anticipó así que él trabajará tras los comicios por lograr un acuerdo que vaya más allá de la mera investidura, que se alargue más lejos del respaldo a los Presupuestos que dejó aprobados para 2016 y si es posible que se prolongue hasta el final de la legislatura, aunque eso pareció más un deseo que la constatación de una probabilidad real que se esté trabajando ya en estos momentos.

El candidato no señaló explícitamente que esa negociación se tenga que emprender solo con Ciudadanos, pero lo dio a entender cuando descartó ese tipo de contactos con partidos como Podemos o incluso con el PSOE. Rajoy abogó, eso sí, porque el mal ambiente que se ha generado con Sánchez ahora no marque su relación futura.

Lo que el candidato del PP sí explicó abiertamente fue la razón por la que apuesta por “algún tipo de Gobierno estable”. Rajoy entiende que “un Gobierno en minoría tendría muy difícil manejarse y garantizar la confianza y la estabilidad ante los mercados internacionales” y a los demás socios en un momento complicado en el que cree más necesario que nunca consolidar la recuperación de la economía española. Y en ese sentido se mostró especialmente confortado por haber dejado ya aprobados por adelantado los Presupuestos generales para 2016 porque le facilitarán una continuidad en las políticas y las reformas y porque le darán más margen de maniobra para negociar con otras fuerzas y sobre todo con Ciudadanos.

Campo Vidal: “El debate se rompió”

El periodista Manuel Campo Vidal, presidente de la Academia de Televisión y moderador del cara a cara entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez del pasado lunes, aseguró ayer que “hubo un momento en el que el debate se rompió”.

“Se rompió por la acusación” que el líder del PSOE lanzó a Rajoy de no ser una persona decente. A partir de ahí”, prosiguió el moderador, “el debate fue muy difícil o imposible”. “Yo planteaba el tema de Cataluña... y no entraban”.

Más información