Selecciona Edición
Iniciar sesión

Rivera quiere quitar el agravante penal por violencia de género

El Constitucional avaló en 2008 que se trate distinto la agresión de un hombre a su pareja femenina que a la inversa

Ampliar foto
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, este miércoles en Granada.

Ciudadanos propone eliminar la pena agravada para los hombres que cometen delitos de violencia de género que se introdujo en la ley de 2004 y que validó el Tribunal Constitucional en 2008. Según la norma, la pena por lesiones que requieren de tratamiento es de tres meses para cualquiera, salvo en el caso de los hombres que agreden a sus parejas o exparejas, cuando sube a seis. Esta diferencia de trato se ha mantenido en las reformas posteriores del Código Penal.

“Tenemos que hacer un pacto de Estado, tomarnos en serio la lucha contra la violencia a las mujeres, dejarnos de debates de salón y tomar medidas concretas”, dijo ayer Albert Rivera, que en su programa pide acabar “con la asimetría penal por cuestión de sexo” en las penas por violencia de género, es decir, que cuando es el hombre el que maltrata a su pareja femenina recibe más castigo que si es al revés, la mayor novedad en el ámbito penal que introdujo la ley de violencia de género. “Hay que aplicar la ley con toda la firmeza. Lo que no podemos es estar debatiendo mientras matan a mujeres personas con antecedentes”, añadió tras condenar el asesinato, ayer, de una mujer en Lebrija (Sevilla).“Ciudadanos desconoce que la violencia sí tiene genero”, tuiteó el PSOE. “Quiere acabar con las penas específicas por violencia machista”.

Alberto Garzón, candidato de IU a La Moncloa, calificó de “aberrante” la propuesta. “Ciudadanos se ha puesto el traje más reaccionario para luchar contra la igualdad”, opinó. La ley contra la violencia de género se aprobó por unanimidad. Ciudadanos basa su argumentación en el artículo 14 de la Constitución, que establece la igualdad de todos los españoles sin discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición. El Constitucional, sin embargo, falló en 2008 que en este caso no hay discriminación y que debe haber un agravante cuando la agresión se produce en el contexto de la violencia machista.

Respuesta firme

La idea de este agravante, como recoge la ley, es que “para la ciudadanía, para los colectivos de mujeres y específicamente para aquellas que sufren estas agresiones, la ley quiere dar una respuesta firme y contundente y mostrar firmeza plasmándolas en tipos penales específicos”. Por ello se pretende incluir, dentro de los delitos agravados de lesiones, “uno específico que incremente la sanción penal cuando la lesión se produzca contra quien sea o haya sido la esposa del autor, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad, aun sin convivencia”. Los legisladores redactaron ese apartado sobre la base de que hay una discriminación sistemática de la mujer que ha justificado las agresiones de los hombres durante siglos.

El último Código Penal incluyó este agravante en su artículo 22.4 y añadió un argumento posterior a la ley española, el convenio 210 del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica.“La ley no está siendo eficaz”, opinó Patricia Reyes, portavoz de Ciudadanos en la materia. “Es necesario revisarla. Hay que destinar una partida importante a igualdad, que es un derecho recogido en la Constitución”, añadió. “Hay que dotar de medios a la lucha contra la violencia de género. Lo primero es contar con todos los agentes, las personas y los colectivos que intervienen en la aplicación de la ley, con jueces, con fiscales, para hacer un informe exhaustivo”, siguió Reyes. “La parte social de la ley no se está ejecutando. Todo se supedita a la denuncia. Habría que dotar de dinero a los Ayuntamientos[para este problema]”.

Más información