Selecciona Edición
Iniciar sesión

Encuesta CIS | El PP ganará el 20-D pero necesitará pactar para gobernar

El PSOE se mantiene en segunda posición, con una caída por debajo de los 100 escaños

Ciudadanos se convierte en la tercera fuerza, pero a escasa distancia de Pedro Sánchez

El partido de Pablo Iglesias comienza a descolgarse, pero suma sus coaliciones

pulsa en la foto

El Partido Popular ganará las elecciones generales del 20 de diciembre, con el 28,6% de los votos y entre 120 y 128 escaños, pero tendrá que pactar si quiere conservar el Gobierno. La encuesta preelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sitúa en segunda posición, pero a ocho puntos del partido de Mariano Rajoy, al PSOE (entre 77 y 89 diputados, y un porcentaje de voto del 20,8%, siempre según la estimación del CIS sobre voto válido), al que le pisa los talones Ciudadanos (con 63 y 66 sillones en el Congreso, y un 19%), que continúa su ascenso y se convierte en el árbitro de la situación. Podemos, con 23-25 diputados (es decir, el 9,1%), se sitúa como cuarta fuerza, pero si se suman otras formaciones afines al partido de Pablo Iglesias (En Comú Podem, En Marea y la coalición Compromís-Podemos, que aspiran a tener grupo parlamentario propio), que obtienen en conjunto entre 22 y 24 escaños, esta opción política roza el medio centenar de parlamentarios. El sondeo, con más de 17.000 entrevistas, confirma el fin del bipartidismo, que pierde entre 79 y 99 escaños con respecto al resultado de las elecciones del 2011.

La fotografía electoral del CIS, realizada entre el 27 de octubre y el 16 de noviembre, ratifica el anunciado fin de las mayorías absolutas y la división del Congreso en cuatro grandes bloques, un dibujo que ya se había puesto de manifiesto en las últimas elecciones autonómicas y municipales. No obstante, entre quienes tienen decidido ir a votar (un 75% de los encuestados), un 41,6% declara que aún no tiene decidido a qué candidatura votará, lo que aún deja un amplio margen de aquí a la cita con las urnas del 20-D. El sondeo no incluye, por su fecha de realización el posible impacto en los votantes del debate organizado el pasado día 30 por EL PAÍS entre Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Alberti Rivera.

La encuesta del organismo oficial dependiente del Ministerio de la Presidencia se basa en 17.452 entrevistas realizadas en 1.151 municipios de las 50 provincias y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Además, marca el inicio de la campaña electoral, esta medianoche, que puede ser más decisiva que nunca por lo apretado de los vaticinios sociológicos. El CIS refleja un panorama difuso de pactos: la suma de PP y Ciudadanos alcanza la mayoría absoluta, al igual que la suma de PSOE y PP, aunque esta es una fórmula más que improbable.

Sin embargo, la posibilidad de un acuerdo de izquierdas que permita gobernar (socialistas, más Podemos y sus fuerzas afines, así como Izquierda Unida) siempre queda por debajo del listón de los 176 diputados que suponen la mayoría absoluta del Congreso. La formación de Alberto Garzón, Izquierda Unida-Unidad Popular, sufre un fuerte castigo en las urnas: pasa de los 11 actuales a entre 3 y 4 sillones, lo que lo sitúa al borde de tener grupo propio.

Hace cuatro años, en las elecciones generales de 2011, el PP obtuvo 186 escaños —lo que le ha permitido a Mariano Rajoy gobernar con mayoría absoluta— y el PSOE, 110. Este fue el peor resultado de la historia del PSOE (con Alfredo Pérez Rubalcaba de candidato), que ahora empeoraría al bajar de los 100 puestos en el Congreso (la horquilla es de 77 a 89 diputados), un listón que los socialistas se habían puesto como crucial para evaluar el resultado de Pedro Sánchez. El PP, a pesar de su victoria en esta encuesta, sufre una caída respecto a 2011 de entre 58 y 66 legisladores, en función de la horquilla de resultados que plantea el CIS.

Albert Rivera y su partido continúan el ascenso en las encuestas y apenas están a 1,8 puntos del porcentaje de voto del PSOE. El partido de Sánchez, que ha perdido cinco puntos porcentuales respecto al CIS de octubre, comienza a ver por el retrovisor a los de Rivera.

El nacionalismo catalán se reequilibra en el Congreso, en pleno proceso independentista. El partido heredero de CiU (ya solo CDC, ahora denominado Democràcia i Llibertat)  pasa de 16 a solo 9 diputados, una pérdida que en parte recibe ERC, que pasa de 3 puestos a siete. En conjunto, el independentismo agrupado en Cataluña en Junts pel Sí logra solo 16 de los 47 escaños que corresponden a esa comunidad autónoma.  En cambio, el nacionalismo vasco se mantiene prácticamente estable: PNV sigue con sus cinco sillones, mientras EH-Bildu aspira a entre 6 y 7 diputados, los mismos que ahora tiene Amaiur.

El último barómetro del CIS, publicado en noviembre y que corresponde a octubre, adelantaba que el PP resultaría ganador el 20-D, pero con el 29,1 % de los votos, es decir, muy lejos de la mayoría absoluta. El sondeo mantenía al PSOE como la segunda fuerza política, con un 25,3% de intención de voto. Ciudadanos, partido liderado por Albert Rivera, se situaba por primera vez en el tercer lugar, con un 14,7% de las estimaciones de voto, y Podemos caía hasta el cuarto puesto, al obtener el 10,8% de los apoyos.

Aquel último sondeo se hizo después del éxito electoral de Ciudadanos en las elecciones autonómicas de Cataluña del 27 de septiembre. Desde entonces, el partido que lidera Rivera ha experimentado una subida notable, según todos los estudios de opinión. El último sondeo de Metroscopia para EL PAÍS, con un trabajo de campo realizado entre el 23 y el 25 de noviembre, también reflejaba un triple empate del PP, PSOE y Ciudadanos el 20-D. El salto que Ciudadanos dio en octubre, al sobrepasar a Podemos, no solo se ha consolidado. La formación se ha colocado al mismo nivel que los dos partidos que han gobernado España, alternativamente, desde 1982.

Más información