Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias rechaza la coalición contra el yihadismo del PSOE y Ciudadanos

Sánchez y Rivera coinciden en su postura frente al terrorismo islamista

Carlos de Vega con Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, este lunes.

Ha sido la primera pregunta del debate de EL PAÍS: "¿España debería formar parte de una coalición internacional contra el yihadismo?". La cuestión ponía sobre la mesa la principal preocupación en materia de seguridad de los Gobiernos democráticos. Las respuestas evidenciaban las posturas de tres de los candidatos a la presidencia ante la posible implicación de España en la guerra contra el yihadismo. Albert Rivera (Ciudadanos) fue rotundo: "España debe formar parte de la coalición". Pedro Sánchez (PSOE), solidario: "Francia puede contar con la solidaridad de España". Y Pablo Iglesias (Podemos), pacifista: "Los bombardeos no sirven para nada".

La lucha contra el terrorismo islamista se ha convertido en uno de los principales desafíos de las democracias occidentales. En el debate de EL PAÍS se escenificó esa prioridad cuando el moderador, Carlos de Vega, planteó la primera pregunta: "¿España debería formar parte de una coalición internacional contra el yihadismo?". Las respuestas de los candidatos no sorprendieron: ya las habían puesto de manifiesto en días pasados, tras los atentados del 13-N de París, que han precipitado la creación de una coalición internacional contra el yihadismo liderada por el presidente francés, François Hollande.

Frente a la decisión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de no pronunciarse al respecto hasta pasadas las elecciones generales del próximo 20 de diciembre, los tres candidatos con más opciones de sustituirle en La Moncloa mostraron de manera bastante firme sus posiciones. 

Rivera quiso distanciarse del apoyo que en su día —en 2003— José María Aznar (PP) le dio a la guerra de Irak: "No estamos hablando de la guerra de Irak, ni de una guerra ilegal ni por el petróleo. Del mismo modo que luchamos unidos contra los fascistas y ganamos, ahora tenemos que unirnos para luchar contra los terroristas".

Por su parte, Sánchez mostró su apoyo desde una posición solidaria: "Francia puede contar con la solidaridad de España". Y remachó: "Del mismo modo que nos unimos contra el terrorismo de ETA con el pacto de Ajuria Enea, debemos hacerlo ahora porque, además, es un acuerdo que garantiza la seguridad, actualiza los mecanismos del Estado de derecho para luchar contra un nuevo tipo de terrorismo y no se olvida ni de las víctimas ni de la comunidad musulmana".

Ambos líderes buscaron el amparo de organismos internacionales como la ONU y la OTAN, en el caso de Rivera. Y del Congreso y de la legalidad internacional, en el caso de Sánchez.

Iglesias, en una postura mucho más pacifista, se distanció de sus oponentes y sentenció: "Ni en Irak, ni en Libia, los bombardeos no han servido para nada". Y recordó el arrepentimiento manifestado recientemente por el ex primer ministro británico Tony Blair —que pidió perdón públicamente— y se apoyó en unas últimas declaraciones del ex presidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, en las que había manifestado que las actuaciones de España en conflictos bélicos habían resultado "contraproducentes". El líder de Podemos abogó por atacar "las vías de financiación de los terroristas".

Ni Rivera ni Sánchez consideraron necesaria la posible convocatoria de un referéndum ante la posibilidad de la participación de España en una guerra. "No debemos eludir nuestra responsabilidad, los ciudadanos nos votan para que tomemos decisiones", dijo, contundente, el candidato de Ciudadanos. Sánchez consideró que no sería necesario porque "ya hay una ley que requiere el acuerdo del Congreso de los Diputados". En contra de ambos, y con igual contundencia, Iglesias defendió que, en caso de mandar soldados españoles a una guerra, "hay que preguntar a los ciudadanos".

Más información