Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un inmigrante en la UCI tras caer al saltar la valla fronteriza

Los bomberos colocan colchonetas en la zona para intentar evitar que los 25 inmigrantes que han quedado encaramados se golpeen con el suelo

Un agente de la Guardia Civil intenta que los inmigrantes bajen de la valla. REUTERS-LIVE!

Un grupo de 80 a 100 inmigrantes intentó este sábado cruzar la frontera de Marruecos a Melilla y alrededor de 25 de ellos quedaron encaramados en la polémica alambrada, en una foto ya clásica de los desesperados saltos de los inmigrantes, en este caso en la zona cercana al paso fronterizo del barrio Chino.

Momento del salto a la valla de Melilla ampliar foto
Momento del salto a la valla de Melilla

En un día de mucho viento, cuatro de ellos cayeron de la valla y uno sigue en la UCI con traumatismo craneoencefálico grave. Los demás fueron atendidos en el hospital por magulladuras y contusiones leves y trasladados después al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de la ciudad. Dos consiguieron cruzar a España, según informó la agencia Efe.

La zona quedó acordonada por un tiempo y se requirió la presencia de los bomberos, que instalaron unas colchonetas junto a la valla por si alguien caía desde los 6 metros de altura debido al viento que sopló toda la mañana en la ciudad. Se desplegaron numerosas patrullas del Grupo de Reserva y Seguridad al pie de la valla y los agentes, como en otras ocasiones, trataban de convencer a los inmigrantes para que bajaran por unas escaleras que colocaron o tirándose a las colchonetas. Los agentes les hablaban en francés, el idioma que la mayoría comprende. Pasada una hora del mediodía, uno de ellos accedió a bajar.

El último intento de salto de la valla fronteriza se registró el 10 de octubre, cuando unos treinta inmigrantes, de un grupo de 100, consiguió entrar en Melilla.

Cierre para los sirios

Por otra parte, ayer en torno a las siete de la mañana, Marruecos cerró por unos momentos su acceso por el puesto fronterizo internacional de Beni Anzar, hasta donde había llegado un grupo de inmigrantes sirios que intentaban pasar a la carrera a España.

Cerca de ese paso fronterizo es donde se encuentra la oficina de asilo española. Fuentes consultadas argumentaron que el cierre del paso fue para poner orden ya que “intentaban pasar a la carrera en un momento en el que también lo estaban haciendo los numerosos trabajadores” que también querían pasar a España para iniciar su jornada laboral. La situación ha provocado un tumulto y pequeños encontronazos entre unos y otros durante unos 20 minutos.

Más información