Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Un ‘pelotazo’ de 4 millones para el hombre fuerte del PP en Almería

El presidente de la Diputación, Gabriel Amat, se benefició de una recalificación de terrenos

El dirigente ocultó el vínculo con la sociedad utilizada para desarrollar el suculento negocio

Ampliar foto
Gabriel Amat, presidente de la Diputación de Almería, en una feria local en Berja (Almería) en octubre de 2013.

El Ayuntamiento de Almería (PP) aprobó una recalificación que ha disparado en cuatro millones de euros el precio de unos terrenos de escasísimo valor que compró el presidente de la Diputación, el popular Gabriel Amat Ayllón. La decisión transformó de rústico a terciario dos hectáreas de suelo cuyo precio de mercado pasó de cinco euros por metro cuadrado a 200. Amat preside el Comité Electoral del PP andaluz, donde se proponen los candidatos al Senado. Este jueves asistió a la despedida del alcalde de Almería, que concurre a la Cámara Alta.

La iniciativa municipal convirtió las tierras improductivas compradas por Amat en aptas para levantar un centro comercial. Y multiplicó por cinco la inversión realizada por el dirigente (1,7 millones de euros), según un tasador oficial, que tiene en cuenta el coeficiente de edificabilidad en sus cálculos. El político era entonces el máximo responsable del PP en la provincia de Almería.

ampliar foto
Cheques utilizados por el presidente de la Diputación de Almería, Gabriel Amat Ayllón, y su esposa, María del Carmen Pintor Moreno, para adquirir en noviembre de 2005 los terrenos que luego fueron recalificados.

Amat y su esposa, María del Carmen Pintor Moreno, adquirieron los terrenos situados en la partida almeriense de Callejones de Huércal, en noviembre de 2005, a través de la firma Softtoll SA. El adjudicatario de la parcela fue el yerno del dirigente, José Zapata Pomares.

El pago se realizó a través de dos cheques de Cajamar por un total de 1,7 millones de euros procedentes de una cuenta común del matrimonio y 30.000 euros en metálico, según la escritura de compraventa sellada en una notaría de Almería a la que ha tenido acceso EL PAÍS.

La oposición pide la dimisión de Amat

La información publicada por EL PAÍS sobre el pelotazo urbanístico de cuatro millones de euros protagonizado por el presidente de la Diputación de Almería, Gabriel Amat, ha desatado la condena de la oposición regional al PP.

El PSOE de Almería ha pedido explicaciones al líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla. “Tiene toda la pinta de ser un caso de pelotazo urbanístico”, ha señalado la socialista, Sonia Ferrer. Los socialistas han solicitado una comisión de Urbanismo extraordinaria en el Ayuntamiento de Almería. Y la retirada cautelar del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que recogió la recalificación urbanística de los terrenos adquiridos por Amat. 

Izquierda Unida en Almería ha solicitado la dimisión de Amat. “Pedimos al PP que Amat abandone la alcaldía de Roquetas de Mar”, dice Juan Pablo Yakubiuk, de IU.

Gabriel Amat sostiene que se limitó a prestar el dinero a su yerno para adquirir la propiedad. “Yo no compré el terreno”, afirma. Descarta que tuviera información privilegiada. Y resta importancia a que ofreciese 1,7 millones por unas tierras improductivas cuyo precio de mercado no pasaba de los 100.000 euros, según un tasador profesional.

Un concesionario

El dirigente del PP reconoce, sin embargo, que la finalidad de la adquisición de los terrenos era abrir un concesionario de Volkswagen. Una iniciativa que habría resultado ilegal si el Ayuntamiento del PP no hubiera pintado de azul (uso comercial) su parcela. Amat se ha desvinculado públicamente de Softtoll SA. Pese a que él y su esposa figuran en la empresa desde noviembre de 2008, según la base de datos mercantil Informa, el político ocultó este dato en su declaración de incompatibilidades que presentó en mayo de 2011, cuando resultó reelegido alcalde de Roquetas de Mar (Almería). Amat dijo entonces tener intereses en automoción —dispone del 44% de las acciones de Sur Poniente, una sociedad con 101 empleados que gestiona concesionarios de Volkswagen en Almería y que registró en 2013 unas ventas de 23 millones de euros— y en explotaciones agrarias. Sin embargo, pasó por alto sus negocios inmobiliarios.

Softtoll SA se dedica a la construcción. La Junta de Andalucía debe dar el visto bueno a la propuesta del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) del Ayuntamiento de Almería que incluye el pelotazo urbanístico a favor de Amat, que desde 2008 es también presidente del Comité Electoral del PP de Andalucía, un órgano que confecciona las candidaturas.

El Consistorio almeriense sacó adelante el PGOU en marzo con el voto a favor del PP, la abstención del PSOE y la oposición de Izquierda Unida. EL PAÍS ha intentado sin éxito contactar con el alcalde de Almería Luis Rogelio Rodríguez-Comendador que validó la recalificación.

El regidor, que llegó al Ayuntamiento en 2003, abandonó este jueves entre aplausos la Corporación para, dijo, centrarse en su candidatura al Senado por el PP. Gabriel Amat asistió a su despedida.

investigacion@elpais.es

La madeja societaria del agricultor Amat

El factótum del PP almeriense Gabriel Amat Ayllón (Albuñol, Granada, 1944) es un agricultor sin estudios básicos atenazado por la polémica desde que desembarco en 1995 en la alcaldía de Roquetas de Mar. La policía ha vinculado al también presidente de la Diputación de Almería desde 2011 con un entramado de 103 sociedades y 53 familiares beneficiado por la gestión del político. La telaraña societaria podría extenderse a más de 300 firmas a través de nexos comerciales, según los investigadores, que señalaron un posible trato de favor y uso de información privilegiada durante 17 años desde el municipio. Amat, que hizo fortuna antes de zambullirse en la política con la construcción y la compraventa de terrenos, solo mantiene vínculos legales con tres firmas inmobiliarias.

Más información