Selecciona Edición
Iniciar sesión

Francia alerta de la posible huida a España de un supuesto terrorista

Fuentes policiales creen que el sospechoso participó en tareas de logística y presuntamente alquiló uno de los coches usados en la matanza

Casa unifmamiliar en La Madeleine (Chartres) donde vivió unos tres años uno de los terroristas. Bernardo Pérez REUTERS-LIVE!

Las autoridades policiales francesas han alertado al Gobierno de Madrid de la posible huida a España de Salah Abdeslam, un belga de 26 años, supuestamente implicado en los trabajos logísticos para preparar la cadena de atentados del viernes en París. El huido es hermano de Ibrahim, uno de los suicidas de los ataques parisinos. La alerta ha sido cursada a través del Sistema de Información Schengen y también de manera específica a España y Bélgica por ser geográficamente los países de más fácil y próxima huida. Además, los servicios antiterroristas han confirmado a sus colegas franceses que ninguno de los tres terroristas identificados está fichado en España ni han tenido una relación conocida con nuestro país.

Salah Abdeslam

En la madrugada del lunes, la agencia de noticias AP publicó que Salah Abdeslam, junto con otros tres atacantes, usó un coche para cruzar hacia Bélgica la madrugada del sábado. El auto fue revisado como parte de los controles fronterizos impuestos por el Estado de emergencia decretado por el presidente  Hollande, pero las autoridades no lo detuvieron. "No había una alerta sobre él cuando llegó al retén", dijo un oficial de policía.

Salah Adeslam, nacido el 15 de septiembre de 1989 en Bruselas (Bélgica), carece de antecedentes penales y está siendo buscado por las autoridades francesas y belgas como la persona que supuestamente alquiló el vehículo Seat León negro matrícula 1GUT8053 utilizado en los atentados y ya localizado en las proximidades de París con armas en su interior. Este joven, según un comunicado de las autoridades francesas, podría “irse a España”. La comunicación recibida por los servicios antiterroristas españoles precisa que el que pudiera trasladarse a España es “únicamente una posibilidad”.

Fuentes del Ministerio del Interior y de otros departamentos precisaron ayer que las autoridades francesas carecen de datos para certificar que el buscado haya salido hacia España o haya regresado a su país natal, Bélgica. “Incluso es posible que permanezca en Francia”, señalaron estas fuentes. La difusión del aviso ha sido solicitada de manera expresa por Bélgica y Francia, países que han reclamado que en caso de detectar a Adeslam en cualquier país de Europa se le someta a “una vigilancia discreta” antes de proceder a su detención, ya que está considerado como “un individuo peligroso”.

La petición de búsqueda ha sido cursada de manera genérica a todos los países del espacio Schengen, pero ha habido un aviso específico a los países limítrofes con Francia por ser los más fáciles de alcanzar en coche, que es el método que este joven ha utilizado para salir de París. No obstante, fuentes policiales indicaron ayer que “lo más probable es que haya vuelto a Bélgica o permanezca en el interior de Francia”.

Yihadistas no fichados

Las autoridades francesas han comunicado que han identificado hasta el momento a tres de los autores de la matanza: Ibrahim Adeslam, hermano del huido Salah, Bilal Hafdi e Ismail Omar Mostefai. Los tres nombres han sido introducidos en las bases de datos antiterroristas españolas y ninguno de los tres ha aparecido ni fichado en España ni se ha hallado rastro alguno de su paso por el país ni de otro tipo de contactos, al menos por el momento, según las fuentes consultadas.

Los mecanismos de cooperación entre París y Madrid se han puesto al máximo rendimiento en el intercambio de información sobre los atentados de París y los posibles riesgos de ataques en ambos países. La constancia de que con anterioridad a la matanza de París varios radicales islamistas franceses han utilizado España para poner a sus familias a salvo antes de atentar, hace que la cooperación de los servicios antiterroristas españoles sea más reclamada por los franceses que los de otros países europeos. Los aeropuertos de Madrid y Barcelona fueron utilizados por la familia de Mohamed Merah y Amedy Coulibaly, autores de los atentados en Francia de 2012 y Charlie Hebdo este año, para enviar a sus familias a Siria vía Turquía.

Los datos sobre el huido Salah Adeslam figuran en el Sistema de Información Schengen (SIS) y por lo tanto se encuentran a disposición de cualquier policía en todos los puestos fronterizos de Europa. Este sistema permite la colaboración entre países europeos para localizar a personas para su detención a efectos de su extradición y para la interceptación de vehículos que puedan ser utilizados por estos fugitivos. Precisamente, Francia ha cursado a través de este mecanismo de colaboración policial el aviso sobre dos vehículos supuestamente implicados en los atentados de París.

En las comunicaciones enviadas a través del Centro de Cooperación Policial y Aduanera de Hendaya se informa de que el Seat León, supuestamente alquilado por el huido, fue visto a las 21.36 en la zona de los atentados con tres individuos en su interior, “sin más información”. La policía gala también ha alertado sobre un Volkswagen Golf gris oscuro con matrícula también belga 1LJV973 que podría estar relacionado con los ataques del viernes. En estas comunicaciones se alerta de que las personas que podrían conducir o viajar en estos vehículos son “individuos muy peligrosos susceptibles de estar armados”.

Las autoridades francesas han solicitado a todos los países europeos la máxima diligencia para intentar aclarar cualquier detalle o cualquier relación con los ataques. España, de hecho, se ha volcado en la cooperación que funcionó a pleno rendimiento y fue vital para derrotar el terrorismo de ETA. Al estrechamiento de la ayuda contribuye la amistad entre el ministro del Interior español, Jorge Fernández Díaz, con su homólogo francés, Bernard Cazeneuve, así como los ascendentes españoles de Manuel Valls, primer ministro francés, y la alcaldesa de París, Anne Hidalgo.

Más información