Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
OPINIÓN

Cambiar el rumbo

Lo que Europa necesita para garantizar la seguridad es un nuevo enfoque que supere la estrategia belicista que Bush bautizó como “guerra contra el Terror”

Toda estrategia está obligada a replantearse permanentemente en función de las amenazas emergentes. A la luz de los crueles y trágicos atentados del pasado viernes perpetrados en París tenemos la responsabilidad de repensar las estrategias de seguridad que desde 2001 vienen aplicándose a la lucha contra el terrorismo. Ante este desafío de poco sirven las expresiones grandilocuentes. Lo que Europa necesita para garantizar la seguridad de sus ciudadanos es un nuevo enfoque que supere la estrategia belicista que Bush bautizó como “guerra contra el Terror” y que no deja de revelarse como un estrepitoso fracaso.

Si usamos la expresión “lucha contra el terrorismo” en lugar de “guerra”, es porque las guerras son conflictos entre ejércitos en los que cabe ganar o perder. Ni podemos ser derrotados por el terrorismo ni podemos vencer al terrorismo por vías exclusivamente militares. Las estrategias de seguridad, por el contrario, deben dirigirse hacia los orígenes del terrorismo y sus fuentes de alimentación, primando los medios policiales, la coordinación entre los servicios de inteligencia y el control exhaustivo de los circuitos financieros para evitar la financiación de grupos terroristas. Estos objetivos ya están marcados en los documentos estratégicos, pero de poco servirán si no se ven acompañados de un enfoque integral que incorpore los medios políticos, diplomáticos y de cooperación adecuados. La primera tarea para mejorar la seguridad en Europa pasa, por tanto, por resolver políticamente los conflictos de su periferia, tanto aquellos enquistados desde hace décadas como los que vienen agravándose en los últimos años, que se han convertido en caldo de cultivo e inspiración para la radicalización y el reclutamiento de este nuevo tipo de terroristas. Pero también hay que combatir la desigualdad y la exclusión social en las periferias urbanas europeas de las que a menudo provienen.

Las amenazas transnacionales sólo pueden afrontarse a través de estructuras supranacionales. Los brutales atentados de París refuerzan la necesidad de que la Unión Europea lidere, como principal estructura de coordinación de políticas entre sus Estados miembros, el cambio de enfoque en el ámbito de la seguridad, impulsando una respuesta conjunta e integral a la amenaza terrorista. Se trata, por tanto, de avanzar hacia una política de seguridad europea digna de tal nombre que integre los avances en la coordinación policial, la revisión de las relaciones diplomáticas y comerciales con aquellos países que continúen amparando la financiación de grupos radicales y la promoción de políticas de construcción de la paz en los estados vecinos.

El autodenominado Estado Islámico es un problema real, pero su solución no puede ser únicamente militar. Ninguna política de seguridad puede, por sí misma, reducir a cero el riesgo de nuevos atentados. Lo que sí podemos hacer es comenzar a corregir el rumbo para dejar de alimentar un monstruo que, sin ser capaz de derrotarnos, ha hecho que pongamos en cuestión los valores fundacionales de Europa: la paz, la democracia y la garantía de los derechos humanos.

Julio Rodríguez es candidato de Podemos al Congreso de los Diputados. Ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa (2008-2011).