Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey interviene en la crisis: “La Constitución prevalecerá”

Felipe VI dice que el pueblo español "no está dispuesto a que se ponga en cuestión su unidad, que es la base de su convivencia en paz y libertad"

Los reyes Felipe y Letizia, junto al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo.

Un día después de que el Tribunal Constitucional suspendiera la declaración independentista aprobada por el Parlamento catalán, el Rey ha afirmado que el pueblo español "no está dispuesto a que se ponga en cuestión su unidad, que es la base de su convivencia en paz y libertad". Felipe VI ha asegurado este jueves que los principios constitucionales "se mantendrán plenamente vigentes". "La Constitución prevalecerá, que nadie lo dude", ha insistido durante la ceremonia de entrega de acreditaciones a la sexta promoción de embajadores honorarios de la Marca España.

"Porque la España constitucional de nuestros días es un patrimonio que nos pertenece a todos; pertenece al pueblo español, que es en quien reside la soberanía nacional y del que emanan todos los poderes del Estado", ha enfatizado el jefe del Estado, que ha querido transmitir un mensaje de seguridad en la unidad del proyecto de convivencia nacional de los españoles. "El Rey, como jefe de Estado, estará siempre al lado de todos los españoles".

En su discurso, Felipe VI también ha apelado a la capacidad de superación de los españoles ante las "grandes dificultades y los mayores desafíos" y ha advertido: "Ahora no es tiempo de regresar al pasado, sino de reafirmarnos en nuestra voluntad de un presente y un futuro de progreso compartido y de convivencia democrática".

El Rey ya había dicho el miércoles que España vive "días complicados". Lo que está ocurriendo con Cataluña incide en la percepción que el mundo tiene sobre el país y este jueves, durante la entrega de acreditaciones a los embajadores de la Marca España, el Rey no ha podido obviar el contexto político con constantes referencias al desafío soberanista. En este momento de incertidumbre, Felipe VI ha querido transmitir "un mensaje de serenidad y confianza". El jefe del Estado ha esgrimido como garantía "la razón de ser y el funcionamiento de nuestro Estado democrático de derecho y nuestro orden constitucional".

Los Reyes han presidido la ceremonia, celebrada en el edificio La Vela de la Ciudad del BBVA, en Madrid, a la que también han asistido el presidente del BBVA, Francisco González; al presidente del Foro de Marcas Renombradas Españolas y de Freixenet, José Luis Bonet; el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García Margallo; y el alto comisionado del Gobierno para la Marca España, Carlos Espinosa de los Monteros.

Un "deterioro consciente"

García Margallo ha incidido en el "deterioro consciente" de la marca española mediante el pulso independentista catalán. Tras vincular la "imagen de fuera" a la "imagen de dentro", el ministro ha repasado algunos capítulos de la historia española, en la que el siglo XIX "fue uno de los más tristes para la imagen de España", culminando con "el desastre" de la pérdida de los territorios ultramarinos y "el surgimiento de los nacionalismos en España". Frente a la imagen negativa interior, Margallo ha elogiado los potenciales de España y su capacidad de recuperación económica, que la ha situado en una buena percepción en el exterior.

Entre los embajadores acreditados hay una amplia representación de las autonomías españolas, aunque con un perceptible guiño al contexto político que vive España con el pulso independentista. Cuatro han sido los catalanes acreditados en esta edición: los hermanos Joan, Josep y Jordi Roca i Fontané, del restaurante el Celler de Can Roca, por ser referentes de la gastronomía española, y el exministro Josep Piqué Camps, que ha recibido la acreditación extraordinaria por su trayectoria internacional en el ámbito público y empresarial y haberse destacado "siempre como un firme defensor de los intereses generales de España".

En el acto también han recibido la acreditación Edurne Pasabán (en la categoría de Deportes), la cantante Ainhoa Arteta (Cultura y Comunicación), Pablo Isla (Gestión Empresarial), el Instituto Valenciano de Infertilidad (Ciencia e Innovación), Cáritas España (Acción Social) y el Camino de Santiago (Relaciones Institucionales).

Arteta, que ha intervenido en nombre de la sexta promoción de embajadores honorarios, ha hecho una defensa de la educación como clave para tener "un país cohesionado territorial y socialmente". "Debería primar en la enseñanza lo positivo de los puentes y lo negativo de los muros. Enseñar a amar el euskera, el catalán y gallego como algo de todos los españoles y no solo propiedad de los ciudadanos de esas comunidades, al igual que el fomento al cariño de nuestra lengua común donde hoy se margina", ha reivindicado. "Para eso", ha añadido Arteta, "no se necesita romper nada, sería conveniente la elaboración de un proyecto común de educación consensuado". La cantante ha recurrido a la célebre cita del estadista alemán Otto Von Bismarck sobre España: "Estoy firmemente convencido de que España es el país más fuerte del mundo. Lleva siglos queriendo destruirse a sí misma y todavía no lo ha conseguido".

Más información