Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos atrapa el voto joven y el de Podemos cae en picado

El partido de Iglesias pierde 10,7 puntos desde enero en el electorado de 18 a 24 años

El de Rajoy es el que más rechazo genera en los jóvenes: un 58,2% no le votaría "nunca"

Ciudadanos atrapa el voto joven y el de Podemos cae en picado pulsa en la foto

Mariano Rajoy ha pasado en solo cuatro años de ser el más joven al más viejo aspirante a la presidencia del Gobierno. Hoy saca 30 años de diferencia a Alberto Garzón; es 17 años mayor que Pedro Sánchez; le separan 24 de Albert Rivera y 23 de Pablo Iglesias. Sin embargo, en las elecciones de 2011, tenía cuatro años menos que Alfredo Pérez Rubalcaba y tres menos que Cayo Lara y Rosa Díez. Hay una brecha generacional entre el PP y el resto de partidos y también entre los populares y su electorado: los jóvenes, según todas las encuestas, les han abandonado.

Preguntados por qué partido elegirían si las elecciones fueran mañana, un 14,2% de los jóvenes entre 18 y 24 años asegura que a Ciudadanos, seguidos del PSOE (11,2%), Podemos (10,2%) y PP (9,9%). En enero de 2011, los populares llegaron a tener el 30,2% del respaldo de los primeros votantes, según el CIS.

El partido de Rajoy es el que más rechazo genera entre los jóvenes: un 58,2% asegura que “con toda seguridad no les votaría nunca” y el porcentaje sube hasta el 64,2% en la franja de los 25 a los 34 años. Mientras, un 21,1% de los mayores de 65 asegura que les votaría “siempre”. A 15 días de las elecciones, el PP tiene un grave problema con el voto joven, es decir, con el futuro.

Camas (Metroscopia): “El voto joven del PP se ha ido en masa a Ciudadanos”

Pablo Casado, de 34 años, a quien Rajoy confió el pasado junio la imagen del partido como vicesecretario de Comunicación, atribuye los malos datos entre los jóvenes al “desgaste de la crisis y de la corrupción”. El votante joven es “más sensible” a esos temas, asegura. El portavoz popular insiste en que el partido trata de “revertir” esas cifras y niega “el cliché” de que los jóvenes sean mayoritariamente de izquierdas. “Se identifican mucho con la ideología liberal y hoy, el único partido que se presenta como liberal sin complejos es el PP, no Ciudadanos”. Pero Francisco Camas, analista de Metroscopia, asegura que los sondeos muestran que ese electorado se ha ido “en masa” al partido de Rivera.

El apoyo a Ciudadanos ha subido mucho entre los jóvenes en los últimos 11 meses: en enero pasado, solo el 1,4% de los votantes entre 18 y 24 años y el 1,9% hasta los 35 dijo que les votaría; en noviembre son el 14%. El ascenso de Rivera entre los primeros votantes es casi tan llamativo como la caída de Podemos, que en ese mismo periodo perdió 10,7 puntos entre el voto joven —sumándoles ahora los apoyos de En comú Podem, En Marea y Compromís-Podemos-És el Momento—. El PSOE perdió 1,8 puntos de apoyo juvenil en lo que va de año y el PP subió 5,6%, pero sigue siendo la última opción en este electorado.

“Los socialistas también tienen un problema con los jóvenes, pero es menor, porque logran mantener un electorado femenino muy fiel”, asegura Francisco Camas. “El PP no solo cuenta con pocos jóvenes, los que tiene están poco movilizados. Solo un 67% de los que dicen que les votarían aseguran que van a participar en las elecciones. También son los más críticos con Rajoy: un 30% de sus votantes jóvenes le desaprueba frente al 8% del total de votantes del PP”.

El dirigente político mejor valorado por la juventud es Rivera, pero tampoco llega al aprobado (4,97). Le siguen Pedro Sánchez (4,64), Alberto Garzón (4,55), Pablo Iglesias (4,39) y en último lugar, Mariano Rajoy (2,95). Pero el partido favorito de los jóvenes es “ninguno”, porque esa fue la respuesta mayoritaria (26,7%) cuando el CIS preguntó por qué formación sienten más simpatía o ven más cercana a sus ideas. Los jóvenes tienen, además, el nivel más alto de indecisos (un 52,9% frente al 41,6% de media nacional). Un 10% duda entre votar a PP o Ciudadanos; un 8% entre PSOE y el partido de Rivera y un 7,9 entre socialistas y Podemos.

“Los partidos emergentes se están haciendo con el voto joven”, asegura Camas, de Metroscopia. “Podemos, con los que están estudiando o en paro, y Ciudadanos con los que trabajan. Ninguno de los partidos tradicionales podrá sobrevivir solo con personas mayores e inactivas”.

Solo el 21, 8% del censo

Nuevas Generaciones dio un toque de atención al PP tras las elecciones autonómicas y municipales de mayo. “Solo escuchando el parecer de los jóvenes y teniéndolos en cuenta seremos capaces de volver a conectar con ellos”, rezaba el documento que hicieron llegar a la cúpula del partido. La organización pidió estar representada en la dirección general, primarias para elegir candidatos y listas abiertas. El PP promete explotar las redes sociales en campaña para conectar con ese electorado. Pero sabe que antes de reconquistar a los jóvenes deben asegurar a sus votantes mayores. El electorado entre 18 y 34 años representa un 21,8% del censo —hay casi 900.000 menos que en 2011— , y los mayores de 55, un 40%.

Cabezas de lista del PP: 51,4 años de media

N.J.

La media de edad de los cabeza de lista del PP, el partido con más rechazo entre los jóvenes, es de 51,4 años. El candidato más joven de los números uno es el de Murcia, Teodoro García, de 30, y solo hay otros tres con menos de 40. Pablo Casado resta importancia a la renovación: “Carmena tiene 71 años y recibió un caudal de voto joven tremendo. Lo importante es hacer candidaturas atractivas y en el PP cabemos todos”.

Casado tiene 34 años. Rajoy le incluyó el pasado junio, junto a Andrea Levy, de 31, responsable de Programas, en la dirección nacional del partido. Dos caras nuevas y televisivas para rejuvenecer su imagen y lanzar un mensaje de renovación que, según las encuestas, no ha sido suficiente.

Más información