Selecciona Edición
Iniciar sesión

Rajoy acelera el recurso con los medios legales y políticos del Estado

El presidente del Gobierno asegura que "la resolución no tiene ningún valor y ninguna consecuencia"

Mariano Rajoy, durante su declaración en Béjar (Salamanca). Reuters Live! / Foto: Bernardo Pérez

El Gobierno activó este lunes inmediatamente, como tenía pactado con los partidos constitucionalistas, todos los recursos del Estado para responder a la resolución independentista aprobada a las 12.13 de este lunes en el Parlamento catalán. A las 13.06, el presidente firmó en Béjar (Salamanca) la petición del dictamen jurídico preceptivo al Consejo de Estado, que fue registrada por la tarde. El informe se conocerá este martes por la mañaña. Un Consejo de Ministros extraordinario aprobará este martes el recurso de inconstitucionalidad para frenar el proceso.

“Estamos decididos a utilizar todos los medios que el Estado de derecho ha puesto a disposición de la democracia para defender la propia democracia. Utilizaremos sólo el Estado de derecho, pero todo el Estado de derecho; sólo la ley, pero toda la ley; sólo la democracia, pero toda la fuerza de la democracia”, enfatizó Rajoy en su respuesta institucional al desafío nacionalista, desde una sala preparada al efecto en el Ayuntamiento de Béjar (Salamanca).

El jefe del Gobierno firmó allí la petición del dictamen al Consejo de Estado con carácter de urgencia, que debe emitirlo en menos de 24 horas, y es necesario para interponer el recurso de inconstitucionalidad. Rajoy también explicó los pasos inmediatos que va a realizar el Gobierno. El Ejecutivo espera recibir el informe en la mañana de hoy, antes de las dos de la tarde, para que a las cinco ya disponga de él la comisión de subsecretarios y secretarios de Estado, que coordina la vicepresidenta, y que elevará la propuesta del recurso mañana por la mañana a un Consejo de Ministros extraordinario.

Solo verá a Sánchez

En el camino, Rajoy llamó este lunes para informar de esta hoja de ruta al líder de la oposición, el socialista Pedro Sánchez, con el que quedó este martes para una entrevista bilateral en La Moncloa. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, llamaron ayer al resto de los dirigentes de las otras fuerzas que participan en la ronda de contactos para fraguar un pacto de Estado antisecesionista.

Rajoy no se reunirá con ellos pero cuenta con su alianza. Este lunes lo valoró desde Béjar para subrayar la importancia de una estrategia conjunta: "Un apoyo que es a la democracia española y un respaldo mayoritario que es a la unidad de España". Luego avanzó su certeza, tras escuchar las opiniones de otros líderes, de que "la mayoría de la sociedad española está unida ante este desafío, mientras que en la sociedad catalana las pretensiones soberanistas no han hecho más que provocar incertidumbre y división". Y apuntilló su convicción de que "la mayoría de la sociedad desea que se defienda la unidad de la nación española desde la unidad de las fuerzas políticas" y su "seguridad de que los españoles exigen que prevalezcan la igualdad y la ley frente a los que quieren imponer su voluntad por encima de las reglas democráticas y el sentir mayoritario de la sociedad".

El presidente aludió al hartazo, indignación y zozobra que esta disputa causa a muchos catalanes y españoles y aseguró: "Ni Cataluña se va a desconectar de ningún sitio, ni se va a producir ninguna fractura. Nadie tendrá que escoger ni renunciar a su identidad española y europea, nadie va a estar desamparado de la ley democrática española que protege los derechos de todos y la igualdad de todos".

Rajoy destacó que tras firmar el miércoles el recurso pedirá "la inmediata suspensión de esa iniciativa y de todos sus posibles efectos" y también que tras ser acordada esa suspensión se comunique "expresamente a la presidenta del Parlamento catalán, Carmen Forcadell, para que tenga en cuenta que la iniciativa recurrida no tiene ningún valor y no puede tener ninguna consecuencia". El Gobierno quiere meter así "presión y vértigo" a Forcadell y a cualquier alto cargo o funcionario catalán que esté pensando en desobedecer ese mandato.

Tres en uno: presidente, candidato y mitin en Béjar

N. J.

La amenaza de independencia en Cataluña pilló a Mariano Rajoy este lunes a 215 kilómetros de La Moncloa, en un acto de partido en Béjar (Salamanca). Tras dejarse querer durante una hora por la multitud de vecinos que le aguardaban para obtener su selfie, el candidato del PP a las próximas elecciones se metió en el Ayuntamiento de la localidad para volver a ser presidente del Gobierno, firmar el documento urgente para el Consejo de Estado, y leer una declaración institucional contra la resolución aprobada en el Parlamento catalán una hora antes. La intervención, detrás de un atril y delante de una bandera de España, duró apenas ocho minutos.

Una vez leído el texto, Rajoy salió del Ayuntamiento convertido de nuevo en candidato para defender su gestión: "La recuperación económica está aquí, pero si las cosas se hacen mal, volverán los problemas... España no está para experimentos... Le hemos dado la vuelta a la situación. Somos el país que más crecimiento tiene... Hemos podido bajar los impuestos y la próxima legislatura volveremos a hacerlo".

FOTOGALERÍA | Rajoy en Béjar

Más información