Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez saca adelante su modelo de reforma laboral sin regular el despido

El PSOE endurece las causas del despido pero deja su coste para patronal y sindicatos

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, este domingo en Madrid. Ampliar foto
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, este domingo en Madrid.

El candidato del PSOE, Pedro Sánchez, y su equipo económico se han salido con la suya respecto a que los aspectos referidos al despido laboral deben ser pactados por patronal y sindicatos. Una enmienda transaccional al borrador de su programa ha satisfecho a las federaciones, entre ellas Andalucía, que pedían la derogación total de la reforma laboral. Se endurecerán las condiciones del despido, sus causas y se asegurará la tutela judicial efectiva frente al despido.

De las 3.800 enmiendas que los militantes socialistas han presentado al borrador del programa electoral del PSOE, pocas han suscitado más controversia que las relacionadas con la reforma laboral. Finalmente, ayer hubo acuerdo y en puridad puede decirse que las cuestiones de fondo se mantienen tal como ideó el equipo del secretario general, Pedro Sánchez. Las federaciones socialistas avalaron ayer, en la discusión de las enmiendas al programa electoral, que todo lo relacionado con el despido no se aborde de inmediato desde el Consejo de Ministros, que él presida si logra formar Gobierno, sino que quede para la discusión de empresarios y sindicatos. ¿Quién gana en este forcejeo? Desde la perspectiva formal, la dirección ha tenido que aceptar la presión de las federaciones, encabezadas por Andalucía, para que se estableciera la derogación “de toda la reforma laboral”. Y así va a ser, pero en absoluto se establece que las actuales indemnizaciones por despido se derogarán por decreto. “No se puede derogar toda la legislación laboral del país; teníamos razón y los militantes socialistas son muy responsables”, señalan las fuentes oficiales consultadas.

Las enmiendas de la militancia, sin embargo, han conseguido un mayor compromiso sobre todos los aspectos del despido. Un Gobierno socialista abrirá “un proceso de diálogo social que culmina con la aprobación de un nuevo Estatuto de los Trabajadores, que deberá garantizar la igualdad salarial entre mujeres y hombres”. Esta ha sido una de las incorporaciones en esta fase de redacción del programa. En ese nuevo estatuto “se recuperará la causalidad y proporcionalidad del despido, incluyendo la revisión de los costes del mismo, y la razonabilidad en los despidos colectivos”, se lee en la enmienda transaccional aprobada por unanimidad. Pero será mediante diálogo social de empresarios y sindicatos.

Reforma laboral

La concesión a los enmendantes se aprecia en el primer párrafo: “Los socialistas derogaremos con carácter inmediato toda la reforma laboral del PP que estableció un modelo de empleo precario, de despidos baratos y un sistema de relaciones laboral sin equilibrio de poder entre trabajadores y empresarios”. Pero de inmediato se aprecia que la derogación es un principio político pero tiene sus tiempos y sus trámites: “Y la sustituiremos por una norma dialogada con los agentes sociales”. El decreto que un Gobierno socialista hará “de inmediato” “recuperará la centralidad de la negociación colectiva, elevará el Salario Mínimo Interprofesional, garantizará derechos de los trabajadores y combatirá de manera eficaz la precariedad”. Sin precisiones.

El debate más intenso se ha producido en esta comisión de Economía y Empleo, presidida por Rafael Simancas, en las que han sido ponentes oficiales Jordi Sevilla, Mariluz Rodríguez, Manuel de la Rocha Vázquez, Pedro Saura y Teresa Ribera. La transacción ha llevado a que quienes pedían directamente la creación de un banco público se queden con una propuesta alternativa pero novedosa. “Resulta necesario reforzar el Instituto de Crédito Oficial, ICO, como Banco Público, como instrumento de financiación de empresas y autónomos que les permita afrontar proyectos y necesidades de inversión y liquidez”.

"El hecho religioso"

Una vuelta más se ha dado a la laicidad en el ámbito educativo. La Comisión de Sociedad del Conocimiento ha acordado incluir en el programa el compromiso del PSOE de promover una escuela pública laica donde no quepa la integración, ni en el currículum ni en el horario escolar, de enseñanzas confesionales. Para ello se llevarán a cabo las reformas del marco legal actual necesarias, así como de los acuerdos internacionales.

Los socialistas promoverán "la incorporación de la enseñanza cultural sobre el hecho religioso en términos de integración y convivencia, como parte de nuestro patrimonio cultural y para evitar, por ignorancia, los riesgos de los fundamentalismos".

En materia de Cultura, el PSOE contempla la creación del Consejo de Cultura como entidad de cooperación entre los creadores, las industrias culturales y las administraciones públicas.

El Senado, a Barcelona

También es una novedad la aprobación de una enmienda por la que el gobierno de Pedro Sánchez trasladará el Senado a Barcelona.

Estrategia contra el Sida

Las enmiendas en el apartado de Sanidad y Políticas Sociales pretendían más garantías de universalidad. "Se blindará el derecho fundamental a la sanidad y garantizará la suficiencia financiera".

Asimismo, se ha subrayado la necesidad de desarrollar una Estrategia Nacional que incluya la respuesta al VIH, las hepatitis víricas y las infecciones de transmisión sexual, con medidas de prevención, diagnóstico precoz, asistencia, integración social y laboral de las personas afectadas, y lucha contra la discriminación. Para ello, se pretende recuperar la Secretaría del Plan Nacional sobre el Sida, consignando en los Presupuestos Generales los recursos económicos destinados para su funcionamiento y actividad.

Por otro lado, se impulsará el desarrollo a nivel estatal y en las comunidades autónomas de la Ley 33/2011 General de Salud Pública, como herramienta de cohesión territorial, de promoción, de vigilancia de la salud, de prevención de enfermedades emergentes y de ordenación de la información en salud. Y se promoverá la creación de un centro de control de enfermedades para dar apoyo a las políticas de salud pública, evitando así situaciones tan lamentables como la gestión que el Gobierno del PP hizo en la crisis del ébola.

Los socialistas se proponen blindar el Sistema Público de Servicios Sociales como Cuarto Pilar del Estado del Bienestar, incorporando a la Constitución el derecho de los ciudadanos a acceder a los servicios sociales que proporcionen una protección adecuada a toda la ciudadanía española.

Se derogará la reforma local que ha supuesto el desmantelamiento de los servicios sociales de los ayuntamientos, se reforzará el Plan Concertado de Prestaciones Básicas de Servicios Sociales, de forma que se garanticen iguales derechos para toda la ciudadanía, y se coordinará con las comunidades autónomas la implementación de una tarjeta social que permita a los ciudadanos que se puedan identificar como usuarios y usuarias de los servicios sociales.

Los socialistas también se comprometen a bajar al 10% el IVA cultural, que ahora está en el 21%.

Más información