Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos despliega su poder en el aniversario de la Marcha Verde

Las organizaciones saharauis independentistas denuncian que El Aaiún ha sido tomado estos días por miles de colonos marroquíes

Nada más salir del aeropuerto de El Aaiún, la ciudad más poblada del Sáhara Occidental, podían verse, el jueves por la noche, a miles de personas con banderas marroquíes en las calles principales. En muchas esquinas había enormes carteles con la cara del rey Mohamed VI, cuya visita estaba prevista para este viernes, cuando se cumple el 40 aniversario de la Marcha Verde. Mientras un gentío proclamaba a los cuatro vientos la marroquinidad del Sáhara, otros tantos permanecían sentados en las terrazas de los cafés viendo pasar la euforia.

La dirigente independentista saharaui Aminatu Haidar comentaba por teléfono a EL PAÍS desde las islas Canarias, que muchos saharauis tienen miedo porque nunca han visto un despliegue militar y policial tan grande. "Y porque los colonos marroquíes están provocando a nuestra gente, lanzan eslóganes como el de 'muerte a quien esté contra del rey".

La fecha no puede ser más simbólica. La Marcha Verde marca el día en que los españoles comenzaron a irse y el Estado marroquí comenzó a gobernar el Sáhara Occidental. Para los independentistas saharauis es un día ominoso. El Tribunal de La Haya se pronunció en 1975 a favor de la autodeterminación de la población que vivía entonces en el Sáhara. El Frente Polisario tomó la marcha como una invasión y declaró la guerra a Marruecos hasta que en 1991 se firmó el alto el fuego. Desde entonces, una misión de la ONU está encargada de velar por las condiciones de ese alto el fuego. También tiene el cometido de organizar el referéndum de autodeterminación. Este viernes podían verse los coches blancos de Naciones Unidas aparcados en las calles de El Aaiún. Pero, 24 años después de la llegada de la ONU, la situación del referéndum parece tan aparcada como sus coches.

Quejas saharauis

Lo que sí ha cambiado es el número de habitantes y su procedencia. En 1975, la gente conocía a los taxistas por su nombre. La mayoría de esa gente nació en el Sáhara. Ahora viven 240.000 personas en la ciudad y 357.000 en la región de El Aaiún, según datos del Gobierno marroquí. De ellos, solo un tercio habrían nacido en El Aaiún, según las organizaciones independentistas.

El viernes a las tres de tarde, pocas horas antes de que el rey pronunciara un discurso, cientos de coches, camiones y motos inundaron las calles de El Aaiún con jóvenes que portaban banderas marroquíes. Hassanna Duihi, miembro de la Asociación Saharaui de Víctimas de Violaciones Graves de Derechos Humanos Cometidas por el Estado Marroquí, asegura que la mayoría de esos jóvenes han llegado estos días desde Marruecos y no viven en el Sáhara.

Duihi sostiene: "Desde que se supo hace unos días que el rey iba a venir, las autoridades han trabajado como abejas para hacer creer que recibimos al rey con alegría. La realidad es que la población saharaui ve esta visita como una provocación".

"Han colocado fotos del rey por todas partes", añade Duihi. "Y cada poste ha sido vigilado por dos agentes. Los autobuses, los camiones, los aviones y coches han estado llegando cargados de civiles, policías y militares. Hay toda una población importada desde Marruecos. El Aaiún hoy es una ciudad con población extranjera. Para un saharaui es peligroso pasear hoy en día por nuestras calles".

El Gobierno marroquí fletó un avión desde Casablanca a El Aaiún con periodistas, sobre todo marroquíes, entre los que se encuentra este corresponsal. "Queremos que comprueben con sus propios ojos la situación de estabilidad y desarrollo que hay en esta región, señaló el ministro de Comunicación, Mustafá al Halfi a este diario.

En cuanto a la llegada masiva de ciudadanos provenientes de otras partes del país, el ministro indicó a EL PAÍS: "El Sáhara pertenece a Marruecos, no podemos impedir el desplazamiento libre de la gente dentro de nuestro territorio".

"Para comprobar el grado de integración de la gente en esta región solo hay que recordar que en las elecciones regionales del pasado octubre participó el 79% de los ciudadanos. O sea: aquellos que están en contra del Estado marroquí son una minoría".

Más información