Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Dos pastores encuentran un objeto aeroespacial en un campo de Murcia

La Guardia Civil cree que es el depósito auxiliar de combustible de un cohete

Un agente, con un traje especial, analiza el objeto. Atlas

La tranquilidad de los campos de Calasparra (Murcia) se vio este martes alterada por la aparición de un objeto extraño. Los hermanos Francisco y Juan Espín del Amo, que se encontraban pastoreando como siempre por la zona, observaban atónitos esa cosa ovalada de color grisáceo que no se parecía a nada que hubieran visto antes. "Esto ha tenido que caer del cielo", se dijeron, según cuenta la prensa local. Aunque quizá también podría ser una pieza militar del ejército, que estaba realizando maniobras en esos conocidos Llanos del Cagitan, o quizá de un cohete antilluvia lanzado por una avioneta. La Guardia Civil les sacó de dudas y confirmó que se trataba de un artefacto aeroespacial y apuntaron la posibilidad de que fuese el depósito auxiliar de combustible  de un cohete o un satélite.

No era la primera vez que aparecían objetos de ese tipo en la Tierra, recordaban los agentes de desactivación de explosivos. "Hace un par de años, se encontraron piezas similares en Australia y Brasil". Los análisis posteriores efectuados han dado como resultado: "Negativo a emisiones de rayos alfa, beta y gamma", según los investigadores.

Se trata de un aparato cilíndrico de unos 20 kilos aproximadamente y un metro de diámetro. Estaba envuelto por algún tipo de aislante de color negro. La Guardia Civil activó de inmediato el protocolo NRBQ (nuclear, radiológico, bacteriológico y químico) para asegurar el objeto, garantizar la seguridad ciudadana y desarrollar la correspondiente investigación. Pero para entonces, el cuñado de Francisco y Juan, un community manager a quienes los hermanos llamaron en cuanto encontraron el extraño objeto, ya había realizado numerosas búsquedas por Internet y había dado su dictamen: "La esfera tiene toda la pinta de ser un recipiente de presión para gases (COPV), posiblemente de alguna estación espacial. Estos objetos están hechos de un material tan resistente que sobreviven casi intactos a reentradas en la tierra y hasta a explosiones catastróficas".

Una vez acotado el perímetro, especialistas del Grupo de Desactivación de Artefactos Explosivos (GEDEX) de la Guardia Civil se desplazaron al lugar donde, tras un primer examen, descartaron la presencia de sustancias o elementos que pudieran constituir un artefacto explosivo. El artefacto fue retirado por los agentes y transportado hasta sus dependencias en un coche patrulla.

Este miércoles por la mañana, continuaron las labores de evaluación del posible riesgo medioambiental y para las personas. Un supervisor de instalaciones radioactivas, dependiente del SEF (Servicio Regional de Empleo y Formación) de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, realizó los pertinentes análisis con una cámara de ionización, cuyo resultado fue negativo para rayos alfa, beta y gamma, con valores inferiores a la radiación natural. El objeto está a disposición de que algún organismo pueda reclamarlo.

Más información