Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

25 policías de Palma imputados en casos de corrupción

Los sospechosos daban protección a algunos locales de ocio nocturno a cambio de compensaciones y extorsionaban al otros

Hasta veinticinco policías locales de Palma –agentes y oficiales- están imputados por su supuesta relación con tramas de corrupción en el ejercicio de su labor que han sido destapadas por la Fiscalía y sometidas a causas judiciales. El escándalo abierto meses atrás se acentuó, el domingo, con la detención de nueve policías y mandos, y el registro, este lunes, del cuartel central de Palma por parte de la Policía Nacional.

Las actividades ilegales que se investigan y que se atribuyen al núcleo de imputados –varios han sido detenidos en dos ocasiones por nuevas revelaciones-, se centran en su aparente relación de complicidad con los propietarios de discotecas, locales de ocio y bares de prostitución de las zonas turísticas de la playa de Palma y el Paseo Marítimo.

En el juzgado constan las declaraciones de policías arrepentidos o protegidos y los relatos de un grupo de mujeres de alterne que identificaron a los agentes que supuestamente protegían a la propiedad de los locales. Las prostitutas han identificado a unos quince agentes que eran clientes de los locales, que no abonan las bebidas ni los precios convenidos en los contactos.

Agentes imputados daban protección a los locales de su órbita o, por el contrario, extorsionaban al resto, estaban a sueldo o recibían compensaciones. Las dádivas de los empresarios las percibían a través de contratos que tramitaban para empresas a nombre de sus familiares, con negocios paralelos de seguridad, equipos de vigilancia con cámaras, servicios de limpieza, equipos de decoración de locales, trámite de seguros de empleados y control de máquinas expendedoras.

La operación judicial, bajo secreto, la dirige el juez Manuel Penalva y la impulsa el fiscal Miguel Ángel Subirán. La concejal de seguridad de Palma, Angélica Pastor del PSOE, señaló que, el Ayuntamiento, “no tiene más información de la que dispone la prensa” debido al secreto de sumario. Palma tramita el nombramiento de una nueva cúpula policial con la posible entrada de cargos procedentes de otros cuerpos externos.

Por indagaciones judiciales anteriores, aun no concluidas ni cerradas con sentencias, cuatro comisarios e intendentes de Palma, los máximos responsables los agentes municipales de Palma, están imputados por irregularidades en el ejercicio de sus funciones. Los jefes policiales destituidos son Antonio Vera, Juan Mut y Antonio Morey. Entre los detenidos figura un cuarto comisario, Rafael Estarellas, y otro oficial de rango,el jefe de la patrulla verde, Biel Torres; estos dos últimos están detenidos.

Por esta investigación, cayó detenido e imputado un hotelero y dueño de locales de alterne de la playa de Palma, Miguel Pascual Bibiloni, copropietario de la cadena Pabisa, que era uno de los supuestos protgidos por las tramas y, a la vez, aparente protector de sus integrantes.

Las acusaciones de la Fiscalía afectan también al ex concejal de seguridad, Guillermo Navarro, -imputado y no cesado- y el ex director del área de Seguridad , Quique Calvo que si dimitió. Estos ex políticos del PP están acusados de haber manipulado las pruebas de selección y las oposiciones para colocar a los agentes afines de su grupo.