Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Catalá dice que si Mas se declara en rebeldía podría actuar la policía

El presidente del Gobierno advierte de que todos, "Mas y Rajoy, cada uno en sus funciones, están sometidos a la ley y los tribunales"

El ministro de Justicia, Rafael Catalá.
El ministro de Justicia, Rafael Catalá. REUTERS

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha dicho este jueves que si el presidente de Cataluña, Artur Mas, se declarara en rebeldía y desobedeciera alguna resolución judicial contra la independencia catalana se le sancionaría, se le inhabilitaría y en su caso podrían actuar las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha insistido en la misma línea, sin llegar a la gravedad anunciada por el ministro, y ha puntualizado que en España se vive en una democracia, "donde los jueces son independientes y libres, y toman decisiones" con respecto a las leyes en vigor. Rajoy ha expresado su respeto a la determinación de los tribunales "en este caso y siempre" y ha conminado a Mas a cumplir "sus funciones".

Por su parte, Catalá, ha participado en un programa en Antena 3 en el que, la conductora del programa, Susanna Griso, ha preguntado al ministro sobre las medidas que tomó el Gobierno cuando se llevó a cabo la consulta del 9N en Cataluña. El titular de Justicia ha explicado que cree que faltó dotar de más fuerza al Tribunal Constitucional. "Antes, si el Tribunal Constitucional decía algo, se cumplía, se ejecutaba. Ahora, hemos constatado que algunos creen que ni al Tribunal Constitucional hay que hacerle caso", ha declarado Catalá, que ha sugerido que en el pasado "habría quizá más lealtad institucional".

Más vídeos en Antena3

En este punto, Griso ha comentado “Artur Mas no es un ciudadano más, es el presidente de la Generalitat en funciones”, a lo que Catalá ha replicado: “Pero es un ciudadano más, en el sentido de que es un ciudadano sometido a las leyes y no hay nadie por encima de la ley ni por encima de los tribunales de justicia. Alguien que se declara en rebeldía, como si yo digo que no voy a pagar impuestos, pues ya verá usted lo que tarda la Agencia Tributaria en embargarme mi cuenta, en subastar mi casa. O si no cumplo una sentencia, pues me la imponen. Y eso se hace a través de una ejecución subsidiaria de otra Administración pública, por una inhabilitación y se inhabilita, y por la actuación de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en su caso”.

"Darle a eso un sentimiento de victimismo es profundamente antidemócrata y decir que en España se cumplen las leyes para perseguir a alguien es atentar contra los elementos básicos de la convivencia", ha apostillado el ministro.

Catalá ha aclarado que aunque se disuelvan las cámaras ante las elecciones generales del próximo 20 de diciembre "no desaparecen los poderes del Estado" y que después habrá un nuevo Gobierno en funciones con todas las facultades, por lo que ha llamado "tener mucha tranquilidad porque en ningún momento habrá un vacío de poder que alguien pueda aprovechar" para declarar la independencia.

Si se proclamara ha recordado que se puede "acudir al Tribunal Constitucional para que declare la constitucionalidad o no de una decisión del Parlamento de Cataluña, y a los tribunales ordinarios de justicia".

Ha recordado que la reciente reforma de la Ley del Tribunal Constitucional prevé una serie de pasos como requerimientos formales para que se ejecuten sus decisiones.

Sobre la operación en la que la Guardia Civil arrestó ayer al tesorero de CDC, Andreu Viloca, el ministro ha comentado que se investigan "delitos muy complejos y muy importantes, no son temas menores, y parece que hay una red amplia de personas afectadas por las detenciones que se están produciendo".

Catalá ha descartado que la operación se haya llevado a cabo por la deriva soberanista de Mas y ha comentado que "los tiempos de la justicia a veces son lentos pero acaban llegando a puerto".

Por otra parte, ha señalado que parece que a Mas se le ha caído su estrategia para gobernar con la CUP con lo que "hay un escenario de difícil gobernabilidad que lamentablemente podría acabar llevando a unas nuevas elecciones".