Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE y Ciudadanos: “El pacto en Andalucía marca el camino al país”

Rivera ratifica que llamará a declarar a Susana Díaz y a Báñez por el fraude en la formación

Ampliar foto
Albert Rivera y el portavoz de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, este miércoles en el Parlamento autonómico.

Ante el escenario de las próximas elecciones generales, donde el partido de Albert Rivera será decisivo frente a un posible empate del PSOE y el PP, según el último sondeo de Metroscopia, la presidenta de la Junta, la socialista Susana Díaz, señaló ayer el camino a su partido al calificar el reciente acuerdo con Ciudadanos sobre los presupuestos andaluces como un “pacto que marca un nuevo camino en el país”. Rivera, en Sevilla en su primer acto de precampaña en Andalucía, respaldó la afirmación, aunque matizó que se refiere a una nueva forma de hacer política.

Las encuestas marcan un escenario en el que será imprescindible el diálogo y todos los partidos buscan ya interlocutores preferentes. Susana Díaz, frente a las posibilidades de acercamiento entre PSOE y Podemos, que esta última formación condiciona a obtener más votos que los socialistas, marcó ayer un camino ensayado en Andalucía y que le ha permitido ser investida presidenta y sacar adelante los presupuestos con el apoyo a Ciudadanos.

Ambos dirigentes, en actos celebrados por separado, coincidieron en señalar que el acuerdo presupuestario en Andalucía es ejemplo de lo que va a ser, en palabras de Rivera, “tónica general en la política de España”. “Un respiro, un oasis de entendimiento y una buena noticia”, añadió. Díaz respondió agradeciendo a Ciudadanos que anteponga “los intereses de Andalucía, la estabilidad, el crecimiento y el bienestar por encima del tacticismo”.

La presidenta andaluza defendió el acuerdo con Ciudadanos, al que calificó de “aliado estable”. “Vamos a marcar de nuevo un camino en nuestro país, con un presupuesto que es bueno para los andaluces y, en ese sentido, me siento satisfecha del trabajo que estamos haciendo juntos”, aseguró Díaz, quien abogó por “el diálogo permanentemente abierto”. En este sentido, confió en que las demás fuerzas de la oposición tomen nota y “olviden los intereses partidistas, aunque haya unas elecciones el 20 de diciembre”.

Albert Rivera insistió en esta línea al considerar que “es sano que haya diálogo para los temas importantes”. “Después de las próximas elecciones, los que miren con las gafas de la vieja política no van a entender nada”, aseguró.

El candidato de Ciudadanos, que celebró ayer su primera jornada de precampaña en Andalucía, evitó las críticas directas al PSOE. Sin embargo, del PP dijo que tiene un proyecto de país que ha caducado y un líder, Mariano Rajoy, que se conforma con un 20% de paro y carece de ambición. También acusó a Rajoy de presentar unos presupuestos falsos en los que ya trabajan. “Ya estamos adaptando nuestra propuesta económica para tapar el agujero que va a dejar. Lo haremos quienes vamos a gobernar en el futuro”, afirmó para aumentar más la separación de su formación y la de los populares.

A Ciudadanos, que ayer anunció que pedirán la comparecencia de Susana Díaz y la ministra de Empleo, la popular Fátima Báñez, en la comisión de investigación sobre los cursos de formación en Andalucía, le replicó la propia Báñez, quien criticó la sintonía del PSOE y Ciudadanos: “El señor Rivera habla de lo sano para Andalucía y yo le quiero decir que lo sano para Andalucía es que él y Ciudadanos no sigan apoyando al Gobierno de la mala gestión de los fondos para el empleo y la formación en Andalucía”.

Rivera, que llegó a congregar a más de 500 personas en un hotel de Sevilla, templó la euforia con la que fue recibido al grito de “presidente” y afirmó, en un tono didáctico, que “Ciudadanos quiere representar una alternativa real sin gritar”.

Defendió que “toda la arquitectura democrática necesita de una revisión”, pero alertó de que tiene que hacerse con otros partidos, sin exclusiones y con diálogo permanente. “Si gobierna Ciudadanos, los votantes podrán verse reflejados en el proyecto común, incluso los que no piensan como nosotros. Quien no esté preparado para saber dialogar, no podrá hacer la nueva política. Y eso no es posible desde los extremos”, aseguró.

Rivera anunció también una propuesta de reforma de la Constitución, que se presentará en Cádiz el próximo 7 de noviembre y que tendrá entre sus principales medidas la eliminación de designaciones políticas de jueces.

El dirigente de Ciudadanos afirmó tajante que “la política ha metido las zarpas en la justicia” y atribuyó a “presiones de los partidos” decisiones como la exclusión de Alaya del caso de los ERE, la instrucción de la trama Gürtel, en la que están implicados representantes del PP, o la investigación de comisiones de Convergència.

Más información