Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las universidades públicas pierden más de 77.000 alumnos en cuatro años

Los centros privados ganan terreno entre los estudiantes de máster. El incremento de las tasas o los requisitos para obtener becas son algunas de las razones que cita CC OO

Ampliar foto
Alumnos de la Universidad del País Vasco.

El curso pasado se matricularon en las universidades públicas españolas 1.294.191 estudiantes. Es el dato más bajo en más de un lustro. Desde 2012, se han perdido 77.000 matrículas (-5,6%), según datos oficiales del Ministerio de Educación, que lo atribuye al cambio de modelo que han generalizado los grados de cuatro años frente a las antiguas licenciaturas de cinco. Los rectores y el sindicato CC OO añaden que influyen medidas aprobadas ese año que propiciaron el incremento de las tasas y el endurecimiento de los requisitos para obtener una beca.

¿Por qué pierden alumnos las universidades públicas? La pregunta ha salido a la palestra este miércoles con la presentación del informe de inicio de curso del sindicato Comisiones Obreras, que emplea datos oficiales del ministerio. Francisco García, responsable de Educación del sindicato, achaca el descenso principalmente a la “letal” política universitaria del PP, que ataca “al principio de igualdad”. El ministerio niega tajantemente que haya relación con el precio que pagan los estudiantes y sostiene que hay dos factores fundamentales que explican ese descenso. Por un lado, hay menos jóvenes de 18 a 24 años (son un 7,2% menos en ese periodo). Pero, principalmente, se debe a “la fase de adaptación a Bolonia”.

Las universidades españolas se sumaron de forma generalizada en 2010 al Espacio Europeo de Educación Superior, el llamado plan Bolonia, que supuso cambiar las antiguas licenciaturas de cinco años de duración por nuevos grados de cuatro. Estas licenciaturas han ido desapareciendo de las universidades conforme los alumnos de los planes antiguos terminaban las carreras. Educación cree que es la principal causa del descenso en los centros públicos aunque en ese mismo periodo, sin embargo, ha subido la matrícula en las universidades privadas un 6,5% hasta 206.993 estudiantes.

Las privadas ganan terreno a las públicas sobre todo en los posgrados, con un 54% más (ver gráfico). El ministerio añade que la tasa neta de escolarización universitaria en los jóvenes entre 18 y 24 años “es la más alta de la historia” con el 29,7% del total, casi dos puntos más desde el curso 2011-2012.

Efecto disuasorio

“Bolonia es la principal causa de ese descenso”, admite Manuel López, presidente de la conferencia de rectores, la CRUE. Pero añade “un efecto de disuasión muy difícil de cuantificar” producido por los cambios que aprobó el Gobierno del PP en 2012. Ese año, el ministerio dio luz verde a un nuevo sistema de cálculo de las tasas que aplican las comunidades autónomas, que propició subidas de hasta el 60% de los precios en algunas —como Cataluña o Madrid— y un incremento medio del 69% en los másteres. Educación también endureció entonces los criterios para obtener una beca y estableció que había que tener una nota mínima de 5,5, medio punto más que el aprobado con el que se accede a algunos grados.

“Hay una casuística de estos últimos años muy conocida en todas las universidades, con muchos alumnos que te dicen que no pueden pagar la matrícula y que tienen dificultades de permanencia. Ha sucedido, pero es una realidad difícil de cuantificar”, según el presidente de los rectores.

“Es difícil conocer el número exacto de alumnos que han desertado por no tener un 5,5 o porque han recibido una beca que solo le cubre el precio de la matrícula”, añade José Antonio Pérez, profesor de la Universidad Politécnica de Valencia y experto en financiación universitaria. Pérez recuerda además que, aunque el dinero para becas ha aumentado, hay más demandantes y los estudiantes reciben de media unos 600 euros menos por año.

Suben las privadas

 CC OO denuncia en su informe que “de forma paralela” las universidades privadas y la Iglesia “han ganado terreno respecto a las públicas” en los másteres, con un 54% más de estudiantes en este ciclo desde 2012, hasta 42.000 alumnos. El sindicato atribuye el crecimiento de alumnos de posgrado a la “flexibilidad” de horarios en los centros privados, según Francisco García. “Algo tendrá que ver con el nivel de exigencia a la hora de que se desplace alumnado en los posgrados”, ha añadido García, que considera que también influye que la diferencia de precios en los posgrados se ha recortado entre públicas y privadas.

El presupuesto de las universidades públicas ha aumentado casi 140 millones de euros en el último curso hasta un total de 8.735 millones. No obstante, es la segunda cifra más baja de los últimos cinco años. Desde 2010, ha caído un 13,7%.