Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iceta salva al PSC y lo mantiene como fuerza decisiva en Cataluña

El líder del PSC se alza con un resultado inesperadamente satisfactorio tras la escisión del partido y con competencia por todos sus flancos

Iceta, Elecciones Catalanas 2015
Miquel Iceta celebra los resultados del PSC. EFE

Miquel Iceta Llorens ( Barcelona, 1960) dio la sorpresa anoche. Hace un año, cuando fue elegido secretario general de los socialistas catalanes, pocos pensaron que lograría la gesta de mantener a su partido como tercera fuerza aún ante el ascenso de Ciudadanos, contemplando el hundimiento del PP.

Iceta siempre ha estado ahí, en el PSC, desde muy joven. Su pasión por la política le hizo dar los pasos reglamentarios: ingreso en las Juventudes Socialistas y concejal (en el ayuntamiento de Cornellá de Llobregat). No ha habido un ámbito institucional en el que no haya estado. Su fina y aguda inteligencia, su capacidad de interpretar y proponer salidas a situaciones difíciles, según todos los que han trabajado con él, llevaron al que fuera vicepresidente del Gobierno de España Narcis Serra a nombrarle subdirector del Departamento de Análisis del Gabinete de la Presidencia del Gobierno.

Iceta y José Enrique Serrano, el director de ese órgano de suma relevancia por lo delicado de los asuntos que trataban, fueron personas clave en La Moncloa en los difíciles años 90, última etapa del Gobierno socialista de Felipe González.

De Moncloa al Congreso de los Diputados, de la Carrera de San Jerónimo a Cataluña como parlamentario autonómico y con cargos de más o menos entidad según el líder del PSC del momento. Pero siempre escuchado, siempre respetado, como un dirigente indispensable para navegar los muchos avatares de un PSC al que los ciudadanos iban perdiéndole el afecto y el apego en cada elección. La crisis del partido de los socialistas catalanes se agudizaba a medida que la sociedad empezaba a fracturarse y los independentistas lanzaban su propuesta de secesión. El PSC braceaba entre el derecho a decidir, pero para votar 'no' a separarse de España, pero dentro de una España federal y en clara discrepancia con el PSOE…. Y en los sondeos cada vez más a la baja.

En medio de una crisis interna de enorme calado con el abandono del PSC de cuadros relevantes, Miquel Iceta se presenta como aspirante a primer secretario del PSC. Sin rival, es votado por más de 85% de los votos. “Iceta es muy listo, vale mucho pero esto no hay quien lo levante”. Ese era el comentario general en el PSOE.

No lo ha levantado, pero ha impedido el hundimiento. Es más, hay satisfacción. Ha perdido 4 escaños y 9.000 votos. Jamás hubieran pensado ese resultado hace un par de meses, cuando las previsiones eran de catástrofe. La apuesta fue muy arriesgada, pero Iceta y el PSC decidieron hacerla al oponerse frontalmente a cualquier atisbo independentista. "Por una Cataluña mejor en una España diferente”. Con este lema de campaña el PSC escenificaba la unidad de acción con el PSOE; de Miquel Iceta con Pedro Sánchez.

El político catalán, ahora, en el primer puesto de la fila, tiene por delante la misión más trascendental que debe afrontar Cataluña y España en su conjunto en los próximos años. Este político, que siempre se declaró español, aunque se enojaba profundamente con algunas incomprensiones de barones territoriales del PSOE, tiene que trabajar por convencer para que se abra paso un proceso de reforma federal. El resultado del 27 de septiembre le da alas. “El plebiscito no ha obtenido ni el 50% de los votos, ha fracasado”. Convivencia, diálogo y reforma, son los puntales que ahora empieza a construir. Con Pedro Sánchez.

Más información