Los trabajadores con discapacidad ganan un 16,1% menos que el resto

El salario medio anual bruto fue de 19.138,6 euros en 2013, un 1,9% menos que en 2012

Son parte del mercado laboral, pero aún no en igualdad de condiciones. Los trabajadores con discapacidad cobran un 16,1% menos que aquellos que no la tienen. Un informe que el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha difundido este miércoles, con datos de 2013, muestra que las personas con alguna limitación percibieron un salario bruto medio de 19.138 euros frente a los 22.801 euros que cobraron quienes no tienen discapacidad. Su sueldo, además, ha descendido un 1,9% con respecto al ejercicio anterior, cuando cobraron 19.505 euros.

Como ocurre con el resto de la población, las mujeres con discapacidad ganan menos que los hombres: su sueldo es un 16,2% inferior. Sin embargo, las diferencias salariales son más acentuadas en ellos que en ellas. Los hombres que tienen alguna discapacidad cobraron 20.535 euros, un 20,5% menos que los que no la tienen. El salario de las mujeres con discapacidad —17.208,6 euros de media— fue un 12,1% menor que el del resto de las trabajadoras.

En todo caso, las mayores diferencias salariales en el colectivo se deben al tipo de la discapacidad de cada trabajador. Los salarios más bajos corresponden a aquellos que tienen una discapacidad intelectual (11.742 euros) o mental (16.550 euros). Las personas con discapacidad sensorial (20.474 euros) y física (19.914 euros) percibieron los más elevados.

La desigualdad salarial entre discapacitados y el resto de la población es mayor en los puestos de ocupación bajos —fundamentalmente, operadores y trabajadores no cualificados— con un sueldo un 16,9% inferior. La diferencia se reduce al 4,9% entre los altos cargos —como directores, gerentes, técnicos o científicos— y es prácticamente igual en los puestos medios.

El INE destaca en su informe que el aspecto más significativo para aquellas personas con alguna discapacidad es su baja participación en el mercado de trabajo. En 2013, los últimos datos disponibles, su tasa de actividad fue del 37,4%, 40 puntos menos que el resto de la población; la de ocupación, del 24,3%, menos de la mitad que en el caso de las personas sin discapacidad; y la del paro, del 35%, superior en nueve puntos.

Según el Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo en España, de la Fundación ONCE, solo una de cada cuatro personas con discapacidad tenía empleo en 2013.