Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Uno de cada cuatro jóvenes trabaja por horas sin quererlo

La media para conseguir un trabajo fijo es de seis años y en Dinamarca, dos. “Dada la escasez de oferta, muchos prefieren aceptar cualquier empleo", alerta la OCDE

 EL PAIS VIDEO

Nuevo toque de atención de la OCDE a España. Los jóvenes españoles aceptan por obligación empleos por horas en los que es probable "que queden atrapados". España encabeza con Italia la lista de los que asumen empleos a tiempo parcial de forma involuntaria, una situación que afecta casi a uno de cada cuatro jóvenes. El club de los países ricos recomienda "tender puentes" entre la educación y el empleo para reducir las alarmantes tasas de paro juvenil.

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) acaba de cerrar un informe de "estrategias de competencias" sobre España en el que han trabajado durante casi un año representantes de siete ministerios, la UE, las 17 comunidades autónomas y agentes sociales. "Queremos dar oportunidades a los jóvenes. Es muy importante construir puentes de camino al empleo", pidió ayer en la presentación del informe el director de Educación de la OCDE, Andreas Schleicher.

Puentes que reduzcan las altas tasas de paro juvenil o abandono escolar que ponen a España a la cola de Europa en los dos ámbitos. Los jóvenes españoles tardan hasta seis años de media en encontrar un trabajo fijo frente a los dos años que tardaría un danés, por ejemplo. Cerca del 71% de los empleados de 15 a 24 años tienen contratos temporales. Y ni siquiera es el tipo de empleo que buscan. España está a la cabeza, junto con Italia, en trabajos por horas de forma involuntaria. Casi uno de cada cuatro jóvenes (el 23,8% de todos los ocupados) estaba en esta situación en 2014, los últimos datos disponibles. El porcentaje cuadruplica la media de los países industrializados (ver gráfico). "Dada la escasez de ofertas de empleo en España, muchos jóvenes prefieren aceptar cualquier trabajo disponible si la alternativa es no tener ningún trabajo", alerta el organismo.

La Formación Profesional

España "podría hacerse más por reforzar el papel de la Formación Profesional y el aprendizaje basado en el trabajo", según la OCDE. "Se requiere un esfuerzo continuo para mejorar la calidad, la equidad y la eficiencia de la educación obligatoria", recomienda el organismo.

También reclama más esfuerzo en políticas activas de empleo para facilitar la inserción laboral. "El gasto destinado a políticas activas de empleo no es alto en relación con otros países de la OCDE, especialmente si consideramos las cifras sin precedentes de jóvenes desempleados registradas en España", reza el informe.

De todo este panorama, lo que más preocupa a la organización económica es que en España hay muchos titulados universitarios y de Formación Profesional "cuyas competencias no son suficientes", según añadió Schleicher, en un país con más de diez millones de adultos con un nivel muy bajo de conocimientos que deben integrarse en el mercado laboral.

El secretario de Estado de Educación en España, Marcial Marín, prometió "orientar todos los estudios hacia las necesidades de las empresas", aunque admitió que el margen de maniobra es estrecho. El informe establece 12 retos educativos y laborales. Son recomendaciones sin plazo fijado ni presupuesto reservado que heredará el Gobierno que se forme tras las elecciones del próximo diciembre.

Más información