La familia de Pemán demanda a una concejal de IU por llamarlo “asesino”

La edil de IU en Jerez califica al escritor como"fascista" y "misógino" en un pleno municipal

Ampliar foto
José María Pemán, en 1977.

Los cinco hijos del escritor gaditano José María Pemán han presentado una querella contra la concejal de Izquierda Unida de Jerez Ana Fernández por haber llamado "asesino" al académico durante un pleno celebrado el pasado 30 de julio, en el que se aprobó retirar un busto de Pemán colocado en el Teatro de Villamarta por el anterior equipo de Gobierno (PP). Tras las elecciones de junio, el Ayuntamiento de Jerez está gobernado por el PSOE con el apoyo de IU y Ganemos Jerez. 

La familia del poeta, que falleció en julio de 1981, ha presentado ante el Juzgado de Instrucción de Jerez una demanda de conciliación, previa a la querella, por un delito de calumnias contra la concejal con el objetivo de "restaurar públicamente el honor y dignidad, tan gravemente mancillados" de su padre. Durante dicho pleno, según un comunicado enviado por la familia, Fernández llamó al escritor "fascista, misógino y asesino", como recogieron los medios de comunicación presentes. El Gobierno municipal aprobó en ese pleno retirar, amparándose en la Ley de Memoria Histórica, un busto del escritor al considerarlo partícipe del régimen franquista. 

"Los hijos de Pemán no pretenden con el ejercicio de estas acciones discutir la legalidad de ninguno de los acuerdos del Ayuntamiento jerezano ni la posición ideológica que la inspira, como tampoco percibir una reparación económica, sino tan solo, en ausencia de su padre ofendido, restaurar su honor y dignidad tan gravemente mancillados", reza el comunicado.

Los hijos señalan que la calificación de "asesino" puede ser castigada por el artículo 205 del Código Penal, ya que especifica que "constituye calumnia la imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio a la verdad". "Llamar ahora, casi 35 años después de su muerte, asesino a José María Pemán, no solo es falso, calumnioso, infame y ofensivo, sino además sobre todo innecesario y estéril en un debate político civilizado", señala la familia, que "no debe ni puede resignarse a la calumnia, la afrenta, al denuesto y a la palabra torcida de quien solo busca notoriedad a costa de la memoria de quien ya no puede defenderse".  

La demanda, que ha sido presentada por el bufete del abogado Juan Pedro Cosano, conllevará la citación en el juzgado de la concejal para que confirme o se retracte de sus declaraciones durante el acto de conciliación. Si no hay acuerdo, se presentará formalmente la querella"Aún no hemos pensado que postura vamos a adoptar, lo que está claro es que mis palabras se fundamentan en documentación que, recopilada por ejemplo por la plataforma de Memoria Democrática, nos ha servido para respaldar la retirada del busto", ha explicado Fernández a EL PAÍS.