Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los contratos a alumnos de FP crecen más que los de universitarios

Los empleados con más titulación obtienen trabajos de más calidad que el resto

Alumnos de Formación Profesional haciendo prácticas en una fábrica de Getafe (Madrid) en 2013. EL PAÍS

La máxima aún vale: cuanto más se estudia más opciones hay de conseguir un trabajo mejor. Los universitarios y los alumnos de Formación Profesional (FP) son los que firman más contratos indefinidos. Las estadísticas de Empleo muestran que entre 2013 y 2014 las contrataciones a titulados de FP subieron un 14%, frente al 11% de las de los campus. El Ministerio de Educación ha cruzado estos datos con sus propias estadísticas y acaba de cerrar el primer mapa laboral de la FP, con el que diseñará el futuro de estos estudios.

 Casi tres de los 16 millones de contratos firmados en 2014 fueron para personas con títulos universitarios y de FP. En este último caso, el porcentaje de contratos subió un 14% en un año, tres puntos más que en la universidad. El primer informe de inserción laboral del Ministerio de Educación, recién elaborado y al que ha tenido acceso EL PAÍS, destaca que se cerraron más contratos a titulados de FP que a universitarios el año pasado. Pero una cuestión es la cantidad y otra la calidad.

Consejos para el futuro

El último mapa laboral de Educación sobre FP, que aún no es público, da datos “para que el alumnado pueda tomar decisiones fundamentadas sobre su carrera profesional”.

¿Hay información suficiente? Miguel Recio, responsable de estudios de la federación de enseñanza de CC OO, cree que los departamentos de orientación de los centros dan información válida y que los alumnos reflexionan. “En Madrid, por ejemplo, hay más solicitudes que plazas y eso hace que los estudiantes se lo piensen con cuidado”, explica.

El catedrático José María Peiró apunta a que hace falta más “información útil para los estudiantes por parte de la Administración y otros organismos” aunque no recomienda que se tomen “decisiones vocacionales solo basadas datos”. “Estudiar no es como comprarse una camiseta, es para toda la vida. Hay que tener en cuenta la vocación y los puntos fuertes y débiles”. Y añade: “Uno debe pensar que hay un empleo para él, la cuestión es si está a un kilómetro o a 3.000 de casa. La movilidad debe contemplarse”.

El análisis de los datos de este estudio arroja que la calidad del empleo mejora conforme se sube de nivel educativo. Uno de cada 10 contratos a universitarios fueron indefinidos, el 6,5% en el caso de FP superior y un 4,7% en la de grado medio. Aunque son porcentajes aún muy bajos, la media es mejor que la de trabajadores sin formación o con estudios primarios, quienes concentran el grueso de contratos más precarios.

Jornada completa

“Es muy positivo saber que tanto la FP como la formación universitaria son un valor para el empleo de buena calidad. Eso debería animar a la gente a seguir estudiando”, señala José María Peiró, catedrático de la Universidad de Valencia e investigador del IVIE (Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas). Peiró alerta, no obstante, sobre el alto número de contratos firmados en España con personas sin titulación. “En este país hace falta transformar el tejido productivo. Necesitamos que sea menos intensivo en mano de obra y más en conocimiento, innovación y cualificación”, reclama este experto.

El nuevo informe del Ministerio de Educación señala cuáles son los ciclos de FP con más contratos a jornada completa en el último mes de 2014: Ganadería y asistencia en sanidad animal, Operaciones de vidrio y transformados o Tratamientos superficiales y térmicos. En el extremo opuesto, los que concentran más contratos temporales —entre el 80% y 90%— son Desarrollo de aplicaciones web, Mantenimiento de aviónica y Animación 3D, juegos y entornos educativos.

Más de la mitad de los contratos cerrados en 2014 a titulados de FP están relacionados solo con nueve de los 172 títulos existentes. Los tres primeros son el de Técnico en gestión administrativa, Cuidados auxiliares de enfermería y Técnico superior en administración y finanzas.

“Los títulos administrativos tienen bastantes salidas. Se trata de una formación que no es muy larga ni muy específica y que permite a quien lo estudia incorporarse al mundo laboral en muchos departamentos distintos”, señala Adrián Portillo, portavoz de la consultora de recursos humanos Adecco.

Los más demandados

Esta empresa elabora sus propios informes anuales sobre empleo y titulación, centrados en las ofertas de empleo más que en los contratos, lo que permite definir de forma más clara cuál es el peso de los estudios en la decisión final de las empresas. Su último informe, de 2014, destaca que los titulados universitarios siguen capitalizando las ofertas de empleo, aunque con menos presencia que el año anterior. El 43,5% de las ofertas piden “de forma expresa” entre los requisitos mínimos que los aspirantes tengan un grado o similar. Más del 30% de las ofertas generadas en España en 2014 piden titulados de FP, según Adecco.

Las áreas más demandadas en el trabajo de la consultora, además, no coinciden totalmente con las que destaca el estudio de Educación. Concuerda en la demanda de administrativos, pero destaca otros que no salen en el informe oficial del ministerio, como los títulos de las familias profesionales de Informática y Comunicaciones o Comercio y Márketing.

La mayoría de los estudiantes de Formación Profesional —entre el 51% de grado medio y el 59% de grado superior— tienen más edad de la que les corresponde a esos estudios, según destaca también en sus conclusiones el trabajo elaborado por Educación. La edad convencional para títulos de grado medio es de 17 y 18 años y en el caso de los superiores, 19 y 20 (en ambos casos son dos cursos).

Para el ministerio, estos datos ponen de manifiesto que la FP “es un instrumento de primer orden para el aprendizaje permanente y que muchos de los alumnos que abandonan prematuramente el sistema educativo retornan” por esta vía.

Miguel Recio, responsable de estudios de la Federación de Enseñanza de CC OO y director de instituto, sitúa la clave en otro sitio: “Más que aprendizaje permanente, la FP es un refugio para quienes han repetido en las enseñanzas demasiado académicas de secundaria y no se ven para seguir las de bachillerato, porque no quieren volver a repetir curso”.   

Más información