Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Constitucional admite el recurso contra la prisión permanente

Todos los partidos de la oposición se han comprometido a derogar esta medida

Fachada del Tribunal Constitucional.
Fachada del Tribunal Constitucional.

El Pleno del Tribunal Constitucional ha admitido a trámite este lunes el recurso de inconstitucionalidad promovido por todos los grupos de la oposición contra la prisión permanente revisable impulsada por el PP.  PSOE, Convergencia, Unió, PNV, UPyD, Izquierda Plural y la mayor parte del Grupo Mixto han suscrito el recurso para evitar que el Código Penal incluya ciertos artículos que regulan esta medida, que en la práctica supone la posibilidad de que los tribunales impongan la cadena perpetua.

Los artículos recurridos, 11 en total, forman parte de la nueva Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como 'ley mordaza', que fue aprobada en solitario por el PP y que ha entrado en vigor este mes de julio. El Tribunal ha acordado trasladar la demanda al Congreso de los Diputados, al Senado y al Gobierno, que disponen de un plazo de quince días para personarse en el procedimiento y formular alegaciones. El organismo judicial ha recalcado que la admisión a trámite no supone pronunciamiento alguno sobre el fondo de los citados asuntos.

El recurso de la oposición considera que la prisión permanente revisable contraviene ciertos principios de la Constitución, como la prohibición de penas inhumanas o los principios de proporcionalidad y de culpabilidad. Asimismo, la oposición defiende que esta medida es contraria al principio de legalidad penal, porque no es una pena determinada, y que es contraria al mandato de resocialización porque restringe la posibilidad de reinserción de los presos. El Ministerio de Justicia ha sostenido que la nueva pena supone revisar la condena cada 25 años, con posibilidad de optar a beneficios penitenciarios, por lo que considera que no es más duro que los 40 años previstos ahora para delitos muy graves.