Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Margallo: “En la UE preocupa más Podemos que Cataluña”

El ministro de Exteriores aboga por celebrar las elecciones "el último día posible"

Ampliar foto
El ministro García-Margallo, en el Palacio de Viana, durante la entrevista realizada el pasado jueves en Madrid.

José Manuel García-Margallo (Madrid, 1944), titular de Asuntos Exteriores y uno de los ministros de máxima confianza de Rajoy, asegura que en la UE preocupa más Podemos que el proyecto independentista de Cataluña y se declara partidario de celebrar las elecciones lo más tarde posible, porque a su juicio el tiempo juega a favor del Gobierno. Rajoy le escucha. Falta que le haga caso.

Pregunta. ¿Qué se debe hacer cuando una autoridad del Estado anuncia que incumplirá la ley?

Respuesta. Los anuncios no son recurribles. Lo son los actos que infringen la ley. Cuando esos actos se produzcan, el Estado de Derecho tiene los instrumentos jurídicos para restablecer la legalidad violada.

P. Decir que el artículo 155 de la Constitución para suspender una autonomía está en vigor ¿es una amenaza real ante un precipicio irreconducible?

R. Decía Lenin que solo los tontos discuten los hechos: el 155 está en vigor. Le añadiré que es copia de un artículo de la ley federal alemana de 1949 y que, cuando se discutió, fue aprobado casi por unanimidad y quienes intervinieron dijeron que era una garantía propia de un Estado federal.

P. Aplicar el artículo 155 ¿no nos sitúa en la excepcionalidad?

“Que el fisco inspeccione a un ministro es una novedad”

P. ¿Le preocupa que Hacienda le haga una inspección?

R. Absolutamente nada. Me parece muy bien que este Gobierno inspeccione a sus ministros. Es una novedad. Se lo explico: los eurodiputados estábamos sujetos a un impuesto comunitario y se abrió la posibilidad de imponer además un impuesto nacional, pero evitando la doble imposición. Hay dos formas técnicas de hacerlo. Yo apliqué la que me recomendaron los expertos. [La Agencia Tributaria] me hace una paralela; la pago y recurro, porque no estoy de acuerdo. Lo mismo con el fondo de pensiones. Con toda tranquilidad le digo: no hay un solo euro que no haya declarado. Nunca.

P. ¿Montoro le avisó de que le inspeccionaba?

R. No. Me enteré como cualquier otro contribuyente.

R. En principio, no creo que una declaración unilateral de independencia requiera la aplicación del 155; bastaría con un recurso al Tribunal Constitucional que, de acuerdo con su doctrina, la declararía nula.

P. ¿Preocupa en la UE la situación en Cataluña?

R. En la UE preocupa mucho más Podemos que Cataluña. Todo el mundo da por hecho que una declaración de independencia no tendría efectos jurídicos, por ser contraria a la Constitución, ni tendría recorrido alguno en Naciones Unidas, donde el principio de integridad territorial ha prevalecido siempre sobre el derecho de autodeterminación salvo con los pueblos colonizados, ocupados militarmente o privados de los derechos humanos básicos, lo que no es el caso. Una hipotética Cataluña independiente no sería reconocida por la ONU y, por tanto, ni siquiera podría pedir el ingreso en la UE. Si se llegase a plantear, es inimaginable que lograse la unanimidad de los 28 socios.

P. ¿Cuál es la hoja de ruta del Gobierno ante este desafío?

R. Nadie revela su estrategia antes de empezar la partida, pero el Derecho es muy claro: si un acto viola la ley, hay que restablecer la legalidad.

P. Usted se ha mostrado partidario de atender algunas reivindicaciones de Cataluña...

R. Ese tiempo pasó. Yo defendí reformar el sistema de financiación, pero no tiene sentido discutir el estatuto de la comunidad de vecinos con un señor que quiere meterle fuego al edificio.

P. ¿Podría ser una opción, para desactivar el plan de Mas, adelantar las elecciones generales?

R. Nosotros tenemos nuestro propio calendario...

P. Algunos dirigentes del PP se lo han recomendado a Rajoy....

R. No es mi caso. Mes que ganamos, mes que garantizamos la estabilidad y mejora el empleo y la prosperidad de los españoles. Por tanto, yo apuraría hasta el último día posible para celebrar las elecciones, con independencia de lo que haga el señor Mas. No tenemos que ser reactivos.

P. ¿Le bastará a Rajoy decir que se salvó a España de la quiebra para ganar las elecciones?

R. Sabemos lo que había que hacer, pero seguramente no sabemos qué hay que hacer para que nos voten tras haber hecho lo que teníamos que hacer. Le hemos dado la vuelta a la economía española como a un calcetín y ahora es mucho más sana que antes de la crisis. Sería muy triste que el Gobierno que ha sido capaz de eso fuera el primero de la democracia que no repite.

“Soraya, ordenada; Feijóo, brillante”

P. El recambio de Rajoy, si no logra gobernar tras las elecciones, ¿se sienta ya ahora en el Gobierno?

R. El recambio de Rajoy es Rajoy y esa es una hipótesis no planteable.

P. ¿Qué valor destacaría, de cara al futuro, de los siguientes dirigentes del PP?: Soraya Sáenz de Santamaría...

R. Muy ordenada.

P. Alberto Núñez Feijóo.

R. Brillante.

P. Alfonso Alonso.

R. Prometedor.

P. Dolores de Cospedal.

R. Muy sólida y fiable, con enorme lealtad al presidente.

P. Hay quien considera que algunos ministros se han protegido demasiado.

R. Yo, desde luego, no me he protegido nada, siempre he estado dispuesto a dar la cara y a comparecer cuando me lo han pedido, pero no voy a estar levantando la mano.

P. ¿Hay en el Gobierno corrientes ideológicas, grupos de amigos, diferencias generacionales?

R. A los ministros nos eligen porque tenemos criterio propio y lo expresamos con lealtad. El presidente sabe escuchar. Cada uno defiende su opinión y ¡claro que pensamos diferente!, porque lo otro sería la corte militar, pero una vez que hay decisión se acepta con normalidad.

P. [El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude] Juncker ha dicho que España se opuso a discutir en octubre una quita de la deuda griega por la cercanía de las elecciones.

R. No me consta. Lo que sí hemos discutido es que una cosa es una quita y otra una reestructuración, modificando los plazos e incluso los tipos de interés. Pero la deuda no es el problema de Grecia, no lo ha sido nunca. El problema es el crecimiento, sólo cuando crezca podrá hacer frente a los intereses de una deuda cuyo vencimiento queda aún muy lejos.

P. ¿Se erró en la estrategia de la candidatura de Guindos para presidir el Eurogrupo?

R. Hubo mala suerte, nos tocó en pleno clímax de la tragedida griega y no parecía oportuno cambiar de caballo. Aun así, el resultado fue bueno. Si en 2011 España hubiera presentado esa candidatura, las carcajadas se habrían oído en el Peloponeso.

P. Rajoy admite que España está subrepresentada en la UE...

R. Hay que intentar acceder a cargos, por supuesto... pero la influencia de un país no depende del número de puestos sino de sus ideas y, en asuntos como la refundación europea o la unión bancaria, no estamos de oyentes, hemos hecho aportaciones y se nos tiene en cuenta. Decir que España no tiene peso exterior es faltar a la verdad. Pero en la política y en la vida tienes que jugar dentro de tu peso. No somos EE UU ni tampoco Liechtenstein.

P. ¿Por qué hemos sido tan cicateros en el reparto de refugiados en la UE?

R. En 2014, la inmigración aumentó en España un 15%; en Italia, un 277%. Eso no es gratis. Cuesta dinero y esfuerzo. Es fruto de una política de cooperación con los países de origen y tránsito. Deben reconocerlo los socios europeos, a los que no les creamos un problema...

P. Aun así, cuesta pensar que un país de 47 millones de habitantes no pueda acoger a 4.000.

R.La razón de la cifra la tiene Interior. Lo que yo dije es que el paro debe contar más, porque condiciona la capacidad de integración y un Gobierno decente tiene que dar empleo, educación, vivienda y sanidad a las personas a las que acoge. España es el país en el que más rápido creció la inmigración entre 2000 y 2004, pasamos de prácticamente cero al 13%.

P. Italia ha recibido tal aluvión de refugiados porque enfrente está Libia, un Estado fallido. ¿No ha llegado la hora de dar un ultimátum a las partes enfrentadas?

R. Hay una fecha límite: octubre. El problema de Libia hay que resolverlo inmediatamente. Los países que pueden presionar a las partes en conflicto tienen que hacer su trabajo. Yo he propuesto tomar medidas de presión si no se logra un Gobierno de unidad nacional: congelar los activos del Banco Central, que paga religiosamente a todos los bandos, y un embargo de petróleo para cortar las vías de financiación. Lo que no puedes tener es un Afganistán con petróleo en el centro del Mediterráneo.

P. ¿Espera que se resuelva bien y pronto la situación de los periodistas españoles desaparecidos en Siria?

R. Las familias pueden tener la tranquilidad absoluta de que estamos haciendo todo lo que podemos. Hemos hablado con todos los gobiernos amigos y aliados que pueden tener alguna influencia en la zona. La experiencia de casos anteriores nos dice que todos han vuelto sanos y salvos, se haya tardado más o menos. Espero que esta vez sea menos.

P. ¿Está quedándose atrás España en Cuba? Por allí están pasando representantes de todos los gobiernos europeos...

R. He ido yo, ha ido el ministro Soria, ahora va el presidente del Congreso... uno no va a Cuba a hacerse la foto, va a conseguir algo. Ha estado en Madrid el vicepresidente [cubano] Cabrisas, estamos hablando de la deuda, somos los principales socios comerciales e inversores y las primeras licitaciones tras el deshielo con EE UU han sido para hoteles españoles. Estamos yendo a la velocidad que hay que ir.

P. Pero [el presidente francés François] Hollande ya ha estado en La Habana...

R. Habría que preguntarse cuántas inversiones se ha traído..

P. ¿Debe haber observadores internacionales en las elecciones venezolanas?

R. Espero que sea Venezuela la que los pida. Lo ideal es que estuvieran Unasur, la EA y la UE. Pero la clave de las elecciones nunca es el día del voto, sino antes.

P. Que se permita presentarse a los líderes de la oposición...

R. Que sean free and fair, libres y justas. Si no, no servirán de nada.