Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía aplica la ‘ley mordaza’ a un joven por llamarles “escaqueados”

Eduardo D., de 27 años, se enfrenta a una sanción de hasta 600 euros

El ministro del Interior Jorge Fernández Díaz durante la rueda de prensa ofrecida el pasado 24 de julio. Ampliar foto
El ministro del Interior Jorge Fernández Díaz durante la rueda de prensa ofrecida el pasado 24 de julio. EFE

Es uno de los primeros damnificados por la entrada en vigor, el pasado 30 de junio, de la Ley de Seguridad Ciudadana, más conocida como Ley Mordaza. Eduardo D., de 27 años y vecino del municipio de Güímar (18.751 habitantes, Tenerife), se enfrenta a una sanción administrativa por un importe que oscila entre los 100 y los 600 euros. El motivo: haber criticado en Facebook a la Policía Local con expresiones como "cracks" o "casta de escaqueados".

El joven realizó los comentarios el pasado miércoles en el perfil de la alcaldesa de Güímar, Carmen Luisa Dorta (PP), en esa red social. La regidora informaba del traslado de la sede de la Policía Local al Patronato de Servicios Sociales, y de estos a las dependencias del Ayuntamiento. Una decisión que no gustó a Eduardo D., miembro de un grupo de Facebook llamado La franja de Guaza (en el que, junto a varios amigos, realiza críticas satíricas del día a día de la corporación local). El joven entiende que esa decisión de la alcaldesa supone enviar a Servicios Sociales a "un cuchitril".

En total son tres los comentarios realizados por Eduardo. En el primero, señala que "la Policía Local de Güímar, que rescata pichones y a gente atrapada en los baños (jeje) pasará a tener unas instalaciones más grandes de que las de la Guardia Civil. Cracks!". En el segundo, se pregunta si para cambiar la función a la que se destina un edificio público no es necesario un expediente. En el tercero, concluye: "Lo mejor para controlar a una casta de escaqueados, bien acomodados en convenios y estatutos, es alejarlos del centro de poder. Sí señor. Qué grandes. Y para bordar la jugada les ponen un kioskito con caipiriñas, hamacas y una piscina".

Los comentarios los hizo por la mañana del día 22 de julio. Por la tarde, antes de las siete, una pareja de policías locales se presentó en su domicilio para hacerle entrega de la denuncia en la que consta, como hecho objeto de la misma, "el hacer comentarios faltando el respeto y la consideración de la Policía Local de Güímar a través de las redes sociales (Facebook)".

Eduardo cuenta que su sorpresa fue enorme al recibir la visita de la policía, y ya ha puesto el asunto en manos de su abogado. Considera "una locura" que se le pretenda sancionar por hacer unos comentarios "en clave de humor". Sus palabras siguen colgadas en la página de Facebook de la alcaldesa. El joven explica que no las va a borrar porque no quiere "escurrir el bulto", aunque reconoce que si hubiera sabido las consecuencias habría sido más moderado en las expresiones utilizadas.