Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez propone un “ingreso mínimo vital”

El líder del PSOE anuncia una medida dirigida a personas en situación de exclusión social y a más de dos millones de niños situados en el umbral de la pobreza

En Mérida, junto al presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha hecho un anuncio, que se integrará en su programa electoral, destinado al combate de la pobreza. Se trata de un llamado Ingreso Mínimo Vital, cuya elaboración está siendo ahora terminada por un equipo multidisciplinar, pero que en ningún caso se trata de una renta universal, sea cual sea la situación de los ciudadanos.

En este caso se trata de la creación de una prestación nueva dirigida a los hogares sin ingresos y en situación de necesidad y su forma legal es la de una prestación no contributiva de la Seguridad Social, similar a las pensiones no contributivas. Esta figura se articulará en coordinación con el subsidio por desempleo, con iguales cuantías, de forma que, una vez agotada la protección por desempleo, permita el paso entre ambos sistemas manteniendo siempre la cobertura de la prestación. Así lo explica la responsable de Políticas Sociales, María Luisa Carcedo, que hoy está con el líder del PSOE en la presentación de esta iniciativa junto a la responsable federal de Política de Empleo, Magdalena Valerio; de Igualdad, Carmen Montón; de Sanidad, María José Sánchez, y de Rafael Bengoa, miembro del equipo de expertos, en este caso Sanidad, que ha formado Pedro Sánchez.

Esta medida se diseña “como la última red de protección” cuando persista la situación de necesidad una vez agotadas todas las demás. El cálculo que ha hecho este equipo sitúa a 730.000 hogares que en este momento no tendrían ningún tipo de ingresos y podrían ser receptores de esta nueva prestación.

Los expertos que han elaborado la medida la quieren diferenciar de todas las demás existentes y precisan que nada tiene que ver con la propuesta, después matizada y casi retirada, de Podemos de ofrecer una renta mínima universal. En este caso se trata de “la última red de garantía de ingresos” que ahora está incompleta al ir en aumento el número de parados sin cobertura y con una protección del riesgo de pobreza muy desigual por territorios y grupos de población.

Se trata de que las familias sin ningún tipo de renta puedan cubrir “las necesidad más básicas inherentes a la dignidad humana”, ha dicho Pedro Sánchez y, desde luego, invertir en la infancia”. Sánchez ha mencionado la última encuesta de Condiciones de Vida en la que el aumento de la pobreza en los niños es alarmante con 2.300.000 en el umbral de la pobreza.