Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las inmatriculaciones, a Europa

Las plataformas ciudadanas llevan a los europarlamentarios sus reclamaciones contra "la apropiación de bienes por parte de la Iglesia"

Turistas en la mezquita de Córdoba.
Turistas en la mezquita de Córdoba.

Las cinco organizaciones que llevan la lucha contra las inmatriculaciones de la Iglesia han pedido este martes en Bruselas a los europarlamentarios españoles un posicionamiento de las instituciones europeas al respecto. Pretenden que la reforma de la ley hipotecaria recién aprobada, que impide ya esta práctica por parte de los obispos, tenga, además, efecto retroactivo, es decir, que aquellos bienes inmuebles que la Iglesia haya puesto a su nombre en los últimos años sin demostrar su legítima propiedad vuelvan a su estado original.

La Iglesia ha registrado como propios miles de pisos, fincas, catedrales, mezquitas, atrios, frontones sin que nadie se percatara de ello. A los obispos les ha bastado ir al registro y decir que eran suyos, no necesitaban acreditarlo. Este privilegio se lo otorgaba un artículo de la ley franquista que acaba de ser revocado. Ya no pueden hacerlo, pero las plataformas quieren que devuelvan lo inmatriculado. La plataforma por la Mezquita de Córdoba (inmatriculada, entre otras muchas cosas en la provincia y en toda Andalucía), la Plataforma Navarra (donde la Iglesia ha puesto a su nombre más de 1.000 inmuebles, incluida la catedral), Europa Laica, Redes Cristianas y Comunidades Cristianas Populares son las organizaciones que han llevado a Europa estas demandas.

Les han pedido a todos los grupos con representación allí, menos al PP, que no ha asistido, que lleven este asunto a la comisión de libertades del Parlamento para que “salga de ahí alguna conclusión cara a Europa y al Estado español”, dijo Miguel Santiago, portavoz de la plataforma por la Mezquita de Córdoba. “Queremos que toda Europa sepa que el PP ha respondido a los intereses de la Iglesia y ha dado la espalda a un Estado aconfesional”, ha añadido.

La segunda gran petición es que el caso de la mezquita cordobesa, patrimonio de la Humanidad, se trate en la comisión de Cultura y que se denuncie “cómo se han pervertido los valores de convivencia, de respeto a las culturas y de concordia de la que es símbolo y por lo cual se le concedió esta distinción mundial”. Santiago recordó cómo la Iglesia ha “anulado” el nombre de mezquita para denominarla solo catedral y “modificado las trazas, los símbolos y los espacios que la hacían singular como inigualable y turístico templo nazarí”.

Por otro lado, el Pleno del Ayuntamiento de Córdoba ha aprobado este martes por unanimidad (incluido el PP) instar al gobierno local (de PSOE e IU) "a continuar con la comprobación de la posible existencia de bienes públicos inscritos a nombre de la Iglesia Católica" y en ese caso solicitar a los Registros de la Propiedad de Córdoba "la lista completa" de tales bienes.