Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

TVE admite que dio un espacio “desproporcionado” a los antivacunas

El Defensor del Telespectador reconoce el error en el tratamiento de la información del caso de difteria de Olot

El Defensor del telespectador de TVE, Ángel Nodal.
El Defensor del telespectador de TVE, Ángel Nodal. TVE

El Defensor del Telespectador de TVE, Ángel Nodal, se disculpó en la última emisión de RTVE responde por haber dado un espacio “desproporcionado” a los antivacunas en las primeras informaciones sobre le caso de difteria de Olot, que causó la muerte de un niño de seis años el 27 de junio. “La presencia de voces que cuestionan de una forma u otra las vacunas fue desproporcionada a su relevancia social, sus portavoces no tienen la formación especializada y los argumentos que manejan carecen respaldo científico de la OMS”, aseguró Nodal, por lo que quienes se quejaron por esa información “tienen razón”, concluyó.

"Televisión Española es un servicio público", y, como tal, "su apoyo al Sistema Nacional de Salud y sus recomendaciones debe ser claro", dijo Nodal. Las quejas surgieron porque al informar del caso de difteria, los primeros testimonios ofrecidos como de expertos fueron de una psicopedagoga y un periodista, y no de instituciones científicas. Aunque el Defensor mantuvo la necesidad de dar voz a todos los implicados, afirmó que, en este caso, "la equidistancia" informativa no aportó "un valor añadido". "Coincido con usted", dijo refiriéndose a un espectador que se quejó, "en que debería haber salido un profesional del servicio público de salud". Sin embargo, Nodal matizó que en los textos también se mencionaron a sociedades científicas, y que los profesionales tuvieron voz después.

La corrección es la última de los tropiezos que ha tenido TVE con la información científica, como con sendas intervenciones de la presentadora Mariló Montero en La mañana de la 1, recomendando en una oler limones para prevenir el cáncer, y cuestionando si al recibir un órgano de un asesino o terrorista se adquiría su alma.