Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El exconsejero Rafael Blasco ingresa en la cárcel de Picassent

El histórico dirigente valenciano cumplirá una condena de seis años y medio de prisión por desviar ayudas al desarrollo

El exconsejero Rafael Blasco entra en la cárcel de Picassent.

El exconsejero valenciano Rafael Blasco ya está en prisión. Blasco ha ingresado a primera hora de este lunes en el centro penitenciario de Picassent (Valencia) para cumplir su condena por desviar fondos destinados a la ayuda al desarrollo. El Tribunal Supremo confirmó la semana pasada la condena a Blasco, si bien rebajó de ocho a seis años y medio de cárcel la pena.

Blasco ha sido condenado en la primera pieza separada del llamado caso Cooperación como autor de los delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación y falsedad documental por el desvío de 1,6 millones de euros que debían ir a iniciativas en Nicaragua y acabaron invertidos en inmuebles en Valencia. Del dinero oficialmente previsto para un proyecto de potabilización de agua y otro de mejora agrícola sólo llegaron al país centroamericano 47.953 euros, un 3% del total.

La causa tiene otras dos piezas separadas, en las que también está imputado el histórico dirigente político, que investigan una treintena de proyectos de cooperación del Gobierno valenciano supuestamente irregulares, incluido el de la construcción de un hospital en Haití.

El Tribunal Superior valenciano había citado a Blasco este lunes, pero el exconsejero se adelantó y pasó a recoger el mandamiento de ingreso en prisión el viernes.

La investigación del caso Cooperación se inició en 2010 con las denuncias presentadas ante la fiscalía por las diputadas autonómicas Clara Tirado, del PSPV-PSOE, y Mireia Mollà, de Compromís. "Es un día de satisfacción para toda la Comunidad Valenciana. La entrada en prisión de Blasco es simbólica para todos los que hemos estado esperando que se hiciera justicia", ha afirmado hoy Tirado después de conocer la noticia. "No es el primer condenado por corrupción que ha entrado en la cárcel, porque ya lo había hecho Carlos Fabra", expresidente de la Diputación de Castellón, "y tampoco será el último porque la justicia está actuando", ha añadido la diputada. "Es el reflejo de la lucha que mantuvimos contra la corrupción del PP, porque Blasco no era un señor que pasaba por allí, sino un dirigente todopoderoso en aquellos momentos", ha declarado Mollà.

Las parlamentarias han quitado importancia a la reducción de pena aplicada por el Supremo. "Quedan dos piezas separadas más del caso en las que se multiplican los delitos y las cuantías presuntamente defraudadas. Y estoy convencida de que en ellas quedará acreditada también su culpabilidad", ha afirmado Mollà. Un sentimiento parecido ha manifestado Antonio Penadés, abogado y presidente de Acción Cívica contra la Corrupción que ha ejercido la acusación popular en el proceso: "No tengo un sentimiento de alegría por la entrada en prisión, sino de que se ha hecho justicia".

Más información