Selecciona Edición
Iniciar sesión

La Autónoma de Barcelona y la Pompeu, líderes en rendimiento

Las dos universidades públicas presentan los mejores resultados en el ranking de la Fundación CYD que analiza 60 campus españoles

Ampliar foto
Un grupo de alumnos en el campus de la Autónoma de Barcelona.

La Universidad Autónoma de Barcelona y la Pompeu Fabra, dos campus públicos catalanes, son los mejor clasificados en el último ranking universitario nacional, que elabora la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CYD). El trabajo analiza 60 universidades (el 72% del total), 560 titulaciones y siete áreas de conocimiento. Las dos catalanas obtienen mejores resultados globales en las variables que mide esta clasificación: enseñanza, investigación, orientación internacional o transferencia del conocimiento.

Frente a las grandes calificaciones mundiales —Shanghai, Times o QS, entre otras—, el último ranking español presentado este lunes no permite ordenar de forma numérica qué campus es el mejor y cuál el peor. Tampoco repara solo en lo que suelen medir estas grandes clasificaciones que han hecho cambiar políticas a algunos gobiernos y en las que los campus españoles han empezado a ponerse las pilas en los últimos años tras obtener resultados medianos.

El ranking de Shanghai, el más famoso de todos los existentes, se basa en analizadores de investigación, encuestas de prestigio y número de premios Nobel salidos de las aulas de cada centro. El de la Fundación CyD analiza cuestiones más prácticas. Para medir cómo es la enseñanza y el aprendizaje en las instituciones, repara en el porcentaje de graduados del total de estudiantes, cuáles son los centros que ofrecen más prácticas en las empresas para los alumnos o cuál es la nota media de acceso.

El ranking analiza variables como la enseñanza, la investigación, la transferencia de conocimiento y la orientación internacional

También revisa con distintos parámetros la investigación, la transferencia de conocimiento (la aplicación práctica de las investigaciones universitarias en las empresas), la orientación internacional —fondos internacionales para investigar, estudiantes internacionales, créditos en idiomas extranjeros, ...—, la contribución al desarrollo regional de la zona que rodea el campus o el grado de satisfacción de los estudiantes, a los que se les hace encuestas.

En el estudio han participado 60 universidades (72% del total; 42 públicas, 18 privadas y 3 a distancia), de las que 54 completaron toda la información. Campus públicos como la Complutense de Madrid, las universidades de Granada o Málaga, la Politécnica de Valencia o la Universidad del País Vasco, enviaron solo parte de los datos.

Los resultados de rendimiento no son absolutos, sino que se establecen en comparación con los datos del conjunto de universidades participantes y ponderados por tamaño. El nivel de rendimiento de cada indicador se refleja como si fuera un semáforo: el nivel alto es el color verde; el intermedio es amarillo, y el reducido, de color rojo.

Dos universidades públicas catalanas, la Autónoma de Barcelona (UAB) y la Pompeu Fabra, logran mayor número de indicadores de alto rendimiento, con 21 y 18, respectivamente, de los 31 que se miden. En tercer lugar, y empatadas, aparecen dos privadas: la Universidad de Navarra y Deusto, con 14 indicadores de alto rendimiento cada una.  Hay 22 campus con rendimiento elevado en una horquilla de entre 11 y 15 indicadores. Otras 17 presentan rendimiento alto de 6 a 10 indicadores; y las 24 restantes, de 1 a 5.

Con mejor imagen facultad a facultad

Las universidades españolas obtienen resultados medianos en las clasificaciones internacionales, difícilmente se cuelan entre las 200 primeras.

Al analizar facultad a facultad la cuestión varía. En el último ranking QS por materias, publicado en abril, aparecen siete campus españoles cuyas carreras figuran entre las 50 mejores del mundo. Arquitectura y Construcción Ambiental de la Universidad Politécnica de Cataluña es la primera clasificada de las españolas, en el puesto 22.

En esa clasificación salen otras cuatro catalanas (Universidad Autónoma de Barcelona, Pompeu Fabra, Ramon Llull y Universidad de Barcelona) y dos de Madrid (Carlos III y Complutense).

“No hay ninguna universidad, de las 54 que han participado plenamente, que sea buena en todo”, señala Martí Parellada, catedrático de Economía de la Universidad de Barcelona y responsable del este trabajo, que es la versión española de la clasificación que la Comisión Europea realiza desde 2013, el U-Multirank.

Además de las universidades, el estudio analiza, en esta segunda edición, 560 titulaciones de siete ámbitos que esperan ampliar a 13 el año que viene. Son Empresariales, Física, Ingeniería Eléctrica, Ingeniería mecánica, Informática, Medicina y Psicología. La aplicación web del ranking CyD permite a los usuarios elegir entre carreras, universidades y tipos de medidores de docencia. Los futuros universitarios pueden comprobar en cuáles hay más prácticas en empresas o cuáles tienen más estudiantes internacionales.

“Todas las universidades tienen puntos fuertes y débiles”, añade Martí Parellada sobre las conclusiones del ranking, financiado por la Fundación CyD, que encabeza la presidenta del Banco Santander, Ana Botín. “Es difícil extraer la conclusión de cuál es la mejor universidad... Nosotros pensamos que todo es más complejo”, añade.

Como aparece en otras clasificaciones internacionales, este trabajo también refleja que las universidades públicas tienden a obtener mejores resultados en la investigación y la transferencia de conocimiento. Y las privadas, en enseñanza y aprendizaje, orientación internacional, contribución al desarrollo regional e inserción laboral.

Más información