Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La fuerte movilización del voto joven anticipa un cambio el 24-M

Las elecciones de este domingo pueden marcar un relevo generacional

Los datos de las últimas encuestas de Metroscopia subrayan una triple fractura del voto

Urnas y papeletas para el 24-M en un almacén de Alcalá de Henares (Madrid). EFE

Las elecciones de este domingo pueden marcar un relevo generacional en el voto, en el que la población más joven apoye más a los partidos emergentes (Podemos y Ciudadanos) y la mayor de 55 años a los representantes del bipartidismo (PP y PSOE). Los últimos sondeos subrayan la “hipermovilización” del voto joven, que apunta una subida de la participación de cinco puntos respecto a las municipales y autonómicas de 2011, y dibujan una fractura múltiple del voto. José Juan Toharia, presidente de Metroscopia, lo resume así: “El votante joven, urbano, activo laboralmente e influyente dice que votará a Podemos y Ciudadanos; el de más edad, rural, conservador, con actividades no remuneradas e influencia decreciente afirma que lo hará a PP y PSOE".

Los datos de las últimas encuestas de Metroscopia subrayan una triple fractura o división del voto: generacional, ideológica (cómo se considera el votante en el espectro de izquierda y derecha y cómo considera al partido al que dice que va a votar) y por el tipo de población (rural y urbano).

La fractura generacional, ya apuntada en las elecciones andaluzas, es la más clara. Los informes disponibles reafirman cómo el voto joven está “hipermovilizado”, especialmente tras la irrupción de Podemos en el panorama político. La formación de Pablo Iglesias ha logrado agitar e integrar en el debate político a capas jóvenes de la población hasta ahora desmovilizadas en las elecciones y ha despertado las ganas de ir a las urnas de un amplio sector tradicionalmente abstencionista. Ciudadanos ha logrado captar parte de esa movilización de ese voto nuevo.

Esta situación indica que el voto más joven ha adoptado a Podemos y Ciudadanos como partidos propios de su generación, nacida y crecida mayoritaria en democracia, mientras el voto de más edad se mantiene en los partidos tradicionales que se dividieron el voto de la democracia, PP y PSOE. Es decir, que una generación nueva adopta partidos nuevos y la anterior que se mantiene en los que ya conoce, apuntan los analistas de la empresa de encuestas. Aunque hay jóvenes en los tradicionales y mayores en los nuevos. UPyD apuntó maneras en ese relevo, pero sus opciones ahora se han diluido.

Posibles cambios de sufragio de última hora

Los sondeos de Metroscopia indican una posibilidad de cambio de última hora del voto, de posibles corrimiento de un partido a otro in extremis. Es lo que se denomina el voto blando. Entre quienes contestan a qué formación van a votar, entre un 10% y 12% contesta que puede que acabe cambiando de papeleta en los momentos finales.

Esta probabilidad se acrecienta entre quienes se ven ideológicamente más a la izquierda o a la derecha de la posición del partido al que manifiestan que van a apoyar. Es la disonancia. “Cuanta más disonancia, más probabilidad de cambio de voto hay a última hora porque señala una mayor incomodidad ideológica con el partido al que se va a votar", explica José JuanToharia, presidente de Metroscopia. Y, por tanto, puede llevar a cambios de última hora. Esa visión del partido, tiene otras consecuencias.

En líneas generales, el ala más a la izquierda de los potenciales apoyos del PSOE se ha desplazado a Podemos, mientras el sector más progresista de Ciudadanos se está desplazando hacia el PSOE. En la ecuación, sale perjudicado el partido de Albert Rivera.

Los sondeos de Metroscopia señalan que en comicios anteriores quienes respondían a los encuestadores a qué partido iban a votar eran entre el 60% y el 65% de los interpelados. Respecto al 24-M, este porcentaje ha subido al 72%, en ambos casos, excluyendo el voto de los residentes en el exterior. “Calculamos que la participación va a subir cinco puntos, básicamente por ese voto joven movilizado y la incorporación de los que se abstenían”.

Ese voto joven y activado se inclina hacia los emergentes, aunque el PSOE logra mantener su condición de segunda fuerza política. La distribución de la intención directa de voto a los principales partidos según tramo de edad apunta a que el 17,1% de los votantes de 18 a 34 años va a apoyar a Podemos frente al 12,5% de Ciudadanos. El PSOE conserva el 13,3% del votante de esa franja, frente al 10,4% del PP. Las diferencias se hacen enormes entre los votantes de 65 o más años: el 22% de estos opta por el PP y el 16,1% por el PSOE, frente a Podemos y Ciudadanos, que cosechan el 9,7% y el 7,5%, respectivamente.

Los sondeos de Metroscopia de intención directa de voto muestran otra fractura clara: la del voto rural y el urbano. Las dos patas del bipartidismo (especialmente los socialistas) tienen un mayor apoyo en las poblaciones de menos de 50.000 habitantes. “El voto de PP y PSOE es cada vez más rural y menos urbano, mientras que el caso de Podemos y Ciudadanos es exactamente al revés”, explica Toharia, quien destaca: “Se detecta en las últimas fechas que Podemos ha logrado penetrar en esas localidades de menos de 50.000 habitantes”. Ya es capaz de captar el 15,2% del voto rural, frente al 11% de Ciudadanos.

Tercera fractura

Existe una tercera fractura, la ideológica, que puede determinar un corrimiento de última hora. Las encuestas por Metroscopia apuntan a que el electorado español, en líneas generales, se declara de centroizquierda. En una escala en la que el 0 es la extrema izquierda y el 10 la extrema derecha, la media española es ahora del 4,7.

En la serie histórica de Metroscopia, la media nacional se ha movido entre el 4,6 y el 4,9. En los últimos años ha estado alrededor del 4,7. No obstante, en algunas regiones, como la Comunidad de Madrid, se ha producido ese corrimiento hacia la izquierda, al pasar de un 4,99 a un 4,66. Pero, por el momento, este desplazamiento no es extrapolable a la media nacional.

Pero existen disonancias entre la posición ideológica del potencial votante encuestado y el lugar del espectro de izquierda a derecha en el que sitúa al partido al que va a apoyar. Una discordancia muy acusada en PP y Podemos. Los últimos datos señalan que quienes dicen que van a depositar en la urna la papeleta del PP se sitúan a sí mismos en el 6 del citado espectro, pero ve al partido en el 7,7, es decir, más a la derecha que él mismo. El votante de Podemos, por su lado, se ve en el 3,5, pero ve al partido en el 2,2, por tanto, más a la izquierda de su propia posición ideológica. El PSOE y su potencial votante coinciden en el 4,4, mientras que en Ciudadanos la diferencia es mínima y se coloca en el cinco.

Más información