Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy sopesa enviar a Wert como embajador a la OCDE tras el 24-M

La número dos de Educación y pareja sentimental del ministro, Montserrat Gomendio, acaba de ser nombrada directora de ese organismo internacional

El ministro JWert y la secretaria de Estado de Educación, Monserrat Gomendio, en una conferencia de política universitaria.
El ministro JWert y la secretaria de Estado de Educación, Monserrat Gomendio, en una conferencia de política universitaria. EL PAÍS

José Ignacio Wert se quiere ir. Uno de los ministros más polémicos del equipo de Mariano Rajoy ha pedido dejar la cartera de Educación antes de que acabe la legislatura. El Gobierno se plantea enviarlo de embajador ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con sede en París. Lo previsto es hacerlo tras las elecciones autonómicas y municipales del próximo domingo. Montserrat Gomendio, número dos de Educación y pareja sentimental de Wert, ha sido designada directora general del organismo internacional.

El Ministerio de Educación no quiso hacer comentarios este lunes sobre el futuro de Wert, pero fuentes gubernamentales y del PP han confirmado a EL PAÍS la intención del ministro de Educación, Cultura y Deporte de abandonar el Gobierno tras las elecciones autonómicas y locales del próximo domingo. La salida que el presidente Mariano Rajoy estudia para él es nombrarle embajador de España ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Se da la circunstancia de que la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, fue nombrada a finales de abril directora general adjunta de Educación del mismo organismo internacional. Gomendio, bióloga doctorada por Cambridge (Reino Unido), se incorporará a su nuevo puesto a finales de este mes, según anunció en abril el propio departamento de Educación a través de una nota oficial en la que explicaba que su designación se produjo “tras un riguroso y exigente proceso selectivo” y subrayaba que este cargo “representa la posición más relevante que ocupe ningún español en la OCDE”. Se trata del organismo responsable de las polémicas evaluaciones PISA y de análisis comparativos internacionales sobre sistemas educativos.

Gomendio y Wert mantienen una relación sentimental desde hace tres años, iniciada poco después de que ella accediera al puesto que aún ocupa en el ministerio. Nunca han ocultado su relación en sus apariciones públicas y, en las últimas semanas, distintos medios digitales han anunciado que la pareja tiene previsto contraer matrimonio a mediados de julio, un extremo sobre el que no ha querido hacer comentarios el portavoz del Ministerio de Educación.

El sociólogo que pinchó en las encuestas

La actuación de José Ignacio Wert (Madrid, 1950) al frente del ministerio siempre ha resultado polémica. El sociólogo y licenciado en Derecho figura de forma recurrente entre los ministros con peores notas en las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). En noviembre de 2013, con un 1,46, se convirtió en el peor valorado de la democracia.

Él mismo justificaba sus malas notas en una entrevista a EL PAÍS: “Provoco pasiones encontradas”. Probablemente es más que eso. Ha sido el blanco de las protestas de la marea verde contra los recortes educativos. Los rectores lo plantaron en 2012 por endurecer los requisitos para las becas y subir las tasas y sigue en su punto de mira por el decreto 3+2 que acorta las carreras. Ha protagonizado múltiples enfrentamientos con Cataluña, el último de ellos la semana pasada: en una charla informal con periodistas comparó el trato al castellano en las escuelas catalanas con el recibido por el catalán “en otras épocas”, en referencia al franquismo. Años atrás había hablado de “españolizar a los niños catalanes” para que se sientan “tan orgullosos de ser catalanes como de ser españoles”.

Tampoco los portavoces del Ministerio de Asuntos Exteriores han querido pronunciarse sobre el nombramiento de Wert como embajador ante la OCDE y han recordado que, en aplicación de la ley del Servicio Exterior, la potestad de proponer al Gobierno el nombramiento del jefe de esta misión diplomática, a diferencia de lo que sucede con la mayoría de las Embajadas, no corresponde solo a dicho departamento, sino también al de Economía y Competitividad.

Lo que sí tiene en común la Embajada ante la OCDE con las representaciones ante otros organismos multilaterales (como la ONU, la UE o la OCDE) es que no requiere petición de plácet (visto bueno del país anfitrión, que requiere semanas o meses), lo que simplifica los trámites; es decir, el Gobierno puede decidir el nombramiento en cualquier momento y su incorporación se haría con carácter inmediato.

El actual embajador ante la OCDE es el diplomático Ricardo Díaz Hotchleitner. Pero este, que fue secretario general de la Casa de Rey entre 2002 y 2011, pasará a dirigir la Embajada de España en Rabat, por lo que su puesto quedará vacante. De hecho, Marruecos ya ha concedido el plácet al nuevo embajador, que sustituirá al diplomático José de Carvajal, que se jubila el 3 de junio, solo 48 horas antes de la cumbre hispano-marroquí convocada en Madrid.

Políticos en la Embajada

No es la primera vez que un político ocupa el cargo de embajador ante el organismo económico. Entre otros lo han sido el exministro de Industria, Claudio Aranzadi, la exsecretaria de Estado de Comercio, Elena Pisonero, o la exministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona.

A solo seis meses de las elecciones generales, la salida de Wert obligaría a Rajoy a efectuar una minicrisis de Gobierno. Sería la cuarta de su mandato. La primera la provocó la salida de Miguel Arias Cañete, titular de Agricultura, para incorporarse a la lista del PP a las elecciones europeas de 2014. Actualmente es comisario europeo de Cambio Climático y Energía.

En septiembre de 2014 presentó su dimisión el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, después de que el Gobierno aparcase definitivamente su reforma de la ley del aborto. Finalmente, la ministra de Sanidad, Ana Mato, dimitió a raíz de que el juez Pablo Ruz la señalara en un auto como “partícipe a título lucrativo” de la trama Gürtel.