Selecciona Edición
Iniciar sesión

El PP exhibe su chequera

La formación de Rajoy es la que tiene más capacidad de gasto para las elecciones municipales y autonómicas; 20,5 millones es el techo que tiene de límite de gasto

Ampliar foto
Rajoy, en un acto de campaña en Málaga. EFE

Nunca hubo unas elecciones en España con tantas diferencias presupuestarias entre los principales partidos. Desde el suelo de los 185.000 euros con los que cuenta UPyD para la campaña electoral al techo de los 20,5 millones que tiene de límite de gasto el PP, los partidos afrontan los comicios municipales y autonómicos del 24 de mayo sabiendo que importan tanto las propuestas como las carteras con las que estas se publicitan. Si se confirma que esta es la era del final del bipartidismo, será la última vez que el PP y el PSOE (7,8 millones de presupuesto) gestionen en exclusiva la abundancia, fruto de su mayor representación institucional y número de afiliados, y la primera en la que Ciudadanos (2 millones) y Podemos (1,2) se enfrenten al reto de lograr que su mensaje llegue a decenas de millones de electores.

“Nuestra idea es poner en valor nuestras señas de identidad, el ‘trabajar, hacer, crecer’ de nuestro eslogan. Nunca hemos llegado al límite de gasto”, asegura Alfonso Serrano, diputado del PP en la Asamblea de Madrid y responsable del área electoral del partido, que presentará 7.342 listas (más que nadie) y argumenta a través de sus responsables de tesorería que es imposible conocer el presupuesto exacto hasta después de los comicios. Es improbable, sin embargo, que la formación de Mariano Rajoy (quien se implicará con hasta dos mítines diarios y no coincidirá en ninguno con el expresidente Aznar) llegue a acercarse siquiera el límite que le permite la ley. El PSOE, por ejemplo, sabe que podría gastar hasta 14 millones, pero se quedará en 7,8 tras calcular cuánto dinero tiene en caja y cuánto puede pedirle a los bancos en función de las subvenciones que espera obtener luego por cada diputado, concejal y voto. Todo un termómetro de las expectativas del partido.

“Será una campaña muy cercana”, resumieron los socialistas. “El bus de Pedro Sánchez será el símbolo: proximidad con los ciudadanos, kilómetros y recorrer toda España. Es una campaña austera, de boca a boca, cercana, basada en la gente y la calle”.

Podemos no ha acudido a los bancos y se financia con donaciones

El dinero se traduce en votos. Mientras que Izquierda Unida acude a la cita con 2,2 millones de presupuesto y una estrategia centrada en las redes sociales, los nuevos partidos se enfrentan al reto de dejar huella en España sin apenas implantación previa y con sus estructuras locales recién creadas.

Las casi 1.000 listas de Ciudadanos (dos millones de presupuesto), que multiplicará la presencia de Albert Rivera en casi 30 actos, le permitirán llegar a más de un 80% de la población española llamada a votar el 24 de mayo. Podemos, que no ha pedido ningún crédito a los bancos, exprimirá unos fondos (1,2 millones) logrados con la suma de donaciones particulares. El músculo financiero y la extensa red local de los partidos mayoritarios les permitirán tener una presencia a la que no pueden acercarse el resto. Socialistas y populares tendrán papeletas a la disposición de casi el 100% de la población, frente al 58% al que por ejemplo puede aspirar UPyD.

UPyD tiene el menor presupuesto y suma 85.000 euros de sus simpatizantes

“Nunca hemos estado en igualdad de condiciones”, señala un portavoz del partido de Rosa Díez, inmerso en un programa de captación de donaciones con el que intenta paliar sus problemas presupuestarios (ya ha recaudado por esa vía 85.000 de sus 185.000 euros). Los malos resultados electorales en Andalucía (no entró en el Parlamento) han penalizado a la formación a la hora de pedir créditos, puesto que los bancos y las encuestas juzgan negativamente sus perspectivas de futuro. “Hacemos de la necesidad virtud”, argumentan desde UPyD. “No podemos competir en presupuesto, porque nuestro dinero está al servicio de los ciudadanos, pero sí en propuestas”, recuerdan en el partido, que ha invertido 260.000 euros en personaciones en casos de corrupción política. “Haremos una campaña muy fresca, con acciones de presupuesto cero en los que los mismos actos sean el mensaje”.

El pulso por ganar las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo se disputa con armas muy distintas. El éxito de cada partido medirá tanto el valor de las propuestas como el del músculo financiero que ayude a defenderlas en vallas, pabellones y anuncios.