Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy quiere ser candidato aunque el PP pierda mucho poder el 24-M

Los populares endosarán la culpa de las derrotas en mayo a los aspirantes locales para preservar al líder para las generales

El líder del PP asegura que quiere repetir como candidato.

Mariano Rajoy quiere ser candidato a las generales que él mismo convocará para finales de año, tiene el apoyo y la confianza del PP y también su propia estimación de que es un buen cabeza de cartel, y no piensa cambiar nada, ni estrategias ni caras nuevas, ni en el Gobierno ni en el partido, ni ahora ni después de los comicios locales del 24 de mayo. Pase lo que pase o incluso aunque se obtenga un mal resultado. “Sí, sí, yo quiero ser el candidato; confíen en mí, les irá bien”, remachó.

Todo zanjado. ¿O no? El mismo Rajoy admite que si tuviera planeados ajustes en la cúpula del PP tras las elecciones del 24-M tampoco los contaría ahora, y sabe que muchos de sus barones perderán poder en sus territorios y esas derrotas abrirán una crisis de consecuencias impredecibles ahora.

El PP de Rajoy vive así al día, con la sensación de seguridad interna que provoca un castillo de naipes en vísperas de una tormenta. El presidente del Gobierno y del PP acudió este lunes como invitado especial al X aniversario de los desayunos nformativos de Europa Press, convocados en un hotel de lujo de Madrid, a un acto habitual para todos los políticos pero que él ha eludido en los últimos cinco años. Ahora, en este año clave y electoral, ha confesado que quiere explicarse, que le gustaría comunicarse y razonar sus políticas personalmente con los 46 millones de españoles y está dispuesto a variar algunas de sus conductas públicas. Hará otro tipo de actos y tendrá más presencia en los medios. El objetivo es convencer al electorado, al suyo desencantado y a la mayor cuota posible de votantes, de que España está saliendo bien de la crisis, está mucho mejor que hace tres años y solo con el PP se tiene la seguridad de continuar por esta senda de recuperación.

Viñeta de Peridis del 28 de abril. pulsa en la foto
Viñeta de Peridis del 28 de abril.

El problema con el que se encuentra, en las ruedas de prensa que concede o incluso en este tipo de foros exclusivos o restringidos, es que la mayor parte de las preguntas que se le plantean no versan sobre el crecimiento del país ni sobre la reducción del paro. En el acto de ayer la mayoría de las que se registraron (que luego el moderador resume a su criterio) fueron sobre su sucesión al frente del PP y sobre la crisis abierta en el Gobierno y el partido con el caso Rato y con el caso de Federico Trillo y Vicente Martínez Pujalte y sus compatibilidades éticas como parlamentarios y asesores privados.

El presidente intenta reservarse para este tipo de encuentros algún dato o novedad que acreciente la imagen de que la marca España es ya la de un país que vale la pena, frente al abismo en el que vivió cuando él llegó a La Moncloa hace tres años. Ayer avanzó así que la previsión de crecimiento de la economía y el PIB español para 2015 será del 2,9%, cuatro décimas mayor al prevista inicialmente. Ese argumentario se une cada día a la probabilidad de que se creen este ejercicio cerca de 800.000 puestos de trabajo (aunque oficialmente siempre anuncia medio milón) y se siga recudiendo significativamente el déficit (ahora en el 5,7%) y a partir de 2016 incluso la deuda pública.

El presidente del Gobierno responde sobre la imputación de Rato.

Todas esas cifras macro que tanto le cuesta ver publicadas en primera página son a las que se agarra para pasar la reválida de las urnas, que este lunes descartó de nuevo estar pensando en anticipar su convocatoria. Rajoy se considera un hombre previsible y cabal y este lunes respondió otra vez que las elecciones generales serán por tanto a finales de su mandato (últimas semanas de noviembre) cuando alguien le interrogó por la posibilidad de fijarlas conjuntas con las catalanas el 27 de septiembre. Una idea que le pareció “cositas a corto plazo”. Tampoco comprende bien qué significa eso de las elecciones plebiscitarias que persigue Artur Mas y sus teóricos socios de ERC: “Elecciones plebiscitarias son las que no se van a celebrar el 27 de septiembre en Cataluña”, enfatizó.

Mariano Rajoy mantiene que con su estilo de gobernar y hacer política el PP puede ganar aún las elecciones locales de mayo y las generales de noviembre porque considera a su partido, al que ha dedicado su vida, el único serio, sensato, “seguro y estable, que no se ha inventado en media hora, que da la talla con solidaridad, entereza y aguante en los momentos difíciles”.

No prevé unos resultados catastróficos para el PP, en mayo y pese al caso Rato, pero si se produjeran no tiene “intención de provocar ningún cambio en el partido... aunque si lo tuviera tampoco se lo iba a decir”. Sobre Rato solo dijo que “las cosas son como son y las instituciones funcionan”. Se acabó y rechazó otras preguntas al respecto.

El plan del PP es aguantar en este momento crítico del ejercicio con un balance digno de votos, que significa ganar los comicios, estar por encima de PSOE y Podemos, y endosar las derrotas que se produzcan, aunque sean muy simbólicas y significativas (como Madrid y Valencia) a los distintos aspirantes. Pretenden así salvaguardar la marca Rajoy para que encarne a final de curso los valores de la recuperación del país. Por eso le encanta autopresentarse en cada acto con el vídeo oficial del Gobierno sobre el orgullo de la marca España.

Por eso ahora sus distintos portavoces competirán por ensalzar sus cualidades. Este lunes estrenó este discurso el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, que consideró a Rajoy “el único candidato posible, porque él quiere y porque es el mejor y descarto totalmente que se pueda producir el debate sobre su sucesión en las actuales circunstancias”.

El líder se hace más presente en campaña

Mariano Rajoy llevaba desde junio de 2010 sin acudir a uno de esos desayunos informativos que se celebran prácticamente a diario en Madrid con líderes políticos, aunque ayer La Moncloa no pudo facilitar el dato de cuántos ha protagonizado él o cuántas comparecencias con la prensa ha mantenido durante su mandato. En este tiempo ha tenido otras prioridades, porque le ha tocado gobernar en los momentos más difíciles, y en privado admite que ha estado demasiado enclaustrado en su despacho.

El director de la campaña del PP, Carlos Floriano, está intentando ahora contra el reloj introducir algunos cambios. Hace diez días, se le organizó un paseo de una hora por el centro de Benidorm. La semana pasada hizo un videoblog para analizar los datos del paro y el domingo en Salamanca, en un acto de empleo para jóvenes, apareció en el centro de la sala, casi sin estrado.

Más información