Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex ‘número dos’ de la Casa del Rey, nuevo embajador en Rabat

Margallo busca evitar la interinidad en Marruecos con un diplomático respetado

Ricardo Díez-Hochleitner, en una foto de archivo.
Ricardo Díez-Hochleitner, en una foto de archivo.

El diplomático Ricardo Díez-Hochleitner Rodríguez, secretario general de la Casa del Rey entre 2002 y 2011, será el nuevo embajador en Rabat, según fuentes diplomáticas. El actual embajador, José de Carvajal, se jubilará el próximo 3 de junio al cumplir 70 años. Dada la proximidad de las elecciones generales, que deben celebrarse antes de final de año, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, había barajado la posibilidad de renombrar al actual embajador para que continuase en el cargo de forma provisional hasta la toma de posesión del nuevo gobierno o bien dejar vacante la plaza y que la Embajada fuese dirigida por el número dos. Sin embargo, el carácter estratégico de las relaciones con Marruecos ha llevado al ministro a realizar un nombramiento en toda regla y descartar cualquier etapa de provisionalidad.

Eso sí: ha buscando un candidato de consenso que no pueda ser cuestionado por el futuro Gobierno y cree haberlo encontrado en Díez-Hotchleiner, que cuenta con el aprecio del rey Felipe VI y es conocido de su homólogo marroquí, Mohamed VI, además de respetado por el PSOE. Díez-Hochleitner, de 62 años, fue embajador en la República Dominicana, Austria, Eslovenia y Bosnia-Herzegovina, además de director del Gabinete de Internacional de Presidencia del Gobierno y director de Política Exterior para Europa y, tras su paso por Zarzuela, embajador ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Inicialmente estaba previsto que Díez-Hochleitner fuese embajador en Lisboa, pero Margallo ha decidido requerir sus servicios en un puesto mucho más delicado: Rabat.

El ministro español y su homólogo marroquí, Salahedine Mezouar, se reunieron el pasado día 13 en Barcelona para esquivar la última crisis diplomática entre los dos países, provocada por la desastrosa operación de rescate de los tres espeleólogos españoles perdidos en el Atlas —que se saldó con la muerte de dos de ellos— y el procesamiento de 11 altos cargos marroquíes por el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que los acusó de genocidio por la represión del pueblo saharaui. Precisamente la semana próxima debe votarse en el Consejo de Seguridad de la ONU, en el que se sienta España, la prórroga de la misión de Naciones Unidas para el Sáhara (Minurso). Antes del verano debería celebrarse en España una nueva RAN (Reunión de Alto Nivel) entre los dos países, presidida por el jefe del Gobierno Mariano Rajoy y su homólogo marroquí, Abdelila Benkirán.

El embajador en Marruecos no es el único que se jubila antes de final de año, también lo harán en los próximos meses los representantes diplomáticos en Italia (Francisco Javier Elorza) y Rusia (José de Carvajal).

Por otra parte, Margallo viajará este sábado a la India, acompañado por una docena de directivos de empresas españolas con intereses en el país, con quienes participará en un acto organizado por la Confederación de Industria india. El jefe de la diplomacia española tenía intención de proseguir su gira por Asia con una visita a Yakarta (Indonesia), pero este viernes la canceló por el anuncio de ejecución de diez presos, la mayoría de ellos extranjeros, incluido un francés.

Más información