Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El fuel toca la costa canaria

El Gobierno eleva el nivel de alerta ante el riesgo de afección a las playas

Primeras imágenes del buque ruso 'Oleg Naydenov', hundido frente a la costa de Gran Canaria. Han sido grabadas por el ROV (submarino no tripulado) contratado a la empresa Noruega OTECH. El barco se encuentra a 2.708 metros de profundidad.

El chapapote ha llegado a la costa de Gran Canaria. En concreto, a la franja oeste de la isla, la que cuenta con mayor valor ecológico. El miércoles por la noche se detectaron los primeros restos de fuel, en forma de galletas, en las playas de Veneguera, una cala de Mogán que se encuentra dentro de la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria y forma parte del Parque Rural del Nublo. El Gobierno decidió elevar el nivel de emergencia al grado 2 ante el riesgo de afección a la costa.

Durante la mañana de este jueves, varios miembros del gabinete de Ana Pastor, así como dirigentes del Gobierno de Canarias se encuentran reunidos con los representantes de los municipios que se podrían ver afectados por el vertido. La zona del vertido está próxima a donde se hundió hace más de una semana el pesquero Oleg Naydenov, que transportaba más de 1.400 toneladas de fuel y lleva vertiendo combustible desde que se fue a pique. Sin embargo, el Ministerio de Fomento sostiene que, hasta que no se analicen los restos del fuel, no se puede asegurar al 100% que procedan del Oleg Naydenov.

Mientras el ROV contratado a la empresa Noruega OTECH sigue en la zona en la que se encuentra el pecio. El Cruz de Mar y el Miguel de Cervantes, los buques de limpieza de Salvamento Marítimo se han desplazado hasta las proximidades de la costa grancanaria, también trabajan en la zona con la intención de que la menor cantidad de fuel posible llegue a tierra.

"No hay que olvidar que esto es un incendio en un barco que estaba en el puerto", dice Jesús Cisneros, profesor de contaminación marina de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. "El que no sepan ya si el fuel que está llegando es del barco hundido o es de un barco que pasaba por allí y haya vertido fuel realmente es una falta de todo, porque con dos aviones, un helicóptero, cuatro barcos e imágenes de satélite y no saben seguro qué ha pasado", concluye apesadumbrado.

"Es una pena", añade Antonio Juan González Ramos, de la división de Robótica y Oceanografía de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Desde el hundimiento del buque ruso este investigador está siguiendo, a través de imágenes de satélite, la evolución de los vertidos. La mancha principal, explica, se desplaza hacia el sur "a toda pastilla" desde el principio gracias a los vientos y las corrientes. Pero existe otro ramal, al norte. Este se dividió en dos el 16 de abril y parte del fuel se empezó a desplazar hacia Gran Canaria. Estos restos son los que, presuntamente, han terminado en el paraje de Veneguera. González Ramos tampoco se atreve a asegurar al 100% que se trate del fuel del Oleg Naydenov, porque hay que esperar a los resultados de los análisis. "La suerte es que la gran macha se dirige hacia el sur desde el principio", añade.

Más información