Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos bajará el IVA cultural y subirá el de los productos básicos

El partido de Rivera propone un complemento salarial para compensar a las familias

 ATLAS

La dirección de Ciudadanos quiere bajar el IVA general, que se aplica a la cultura, la gasolina o la electricidad, y subir el superreducido, que grava a productos de primera necesidad, como el pan o la leche. Según explicaron fuentes del partido a EL PAÍS, la aplicación de un complemento salarial anual con un coste de 7.800 millones de euros compensaría a los ciudadanos con menor capacidad adquisitiva por la eliminación del IVA superreducido.

Las claves

 IVA. En la propuesta, el tipo general baja del 21% al 18%, el reducido del 10% al 7% y el superreducido desaparece, con lo que todos los productos al que se aplicaba suben, como mínimo, del 4% al 7%.

Ayudas extra. Se aplicará un complemento salarial anualmente, dependiendo de los ingresos declarados en el IRPF y de la situación del beneficiario (soltero, número de hijos, viudo...).

Armonización del impuesto de sociedades. Ciudadanos quiere impulsar negociaciones entre todos los socios de la Unión Europea para armonizar el impuesto de sociedades y crear un régimen fiscal especial que afecte a las grandes multinacionales. Esta propuesta contaría, previsiblemente, con la oposición de países como Irlanda, que atraen a esas compañías gracias a su menor carga impositiva.

El equipo de Albert Rivera, que este martes presentará el tercero de los seis ejes que componen su programa económico junto a Luis Garicano, profesor de la London School of Economics, y Francisco de la Torre, inspector de Hacienda, planea seguir el modelo de Alemania para remodelar el sistema tributario y, en consecuencia, refundarlo alrededor de dos tipos de IVA (general y reducido), en lugar de los tres actuales. El partido plantea eliminar el IVA superreducido (que afecta a alimentos básicos, libros, periódicos y revistas y los grava con un 4%), unificarlo con el reducido (que bajaría del 10% actual al 7%) y limar el general, que afecta a la electricidad, la gasolina o la cultura (que pasaría del 21% de ahora al 18%).

“El elemento clave es el complemento salarial, que es una medida antipobreza, asegura con los números en la mano la progresividad del sistema y permite superar la preocupación por el precio del pan”, explicaron fuentes conocedoras de los detalles del programa, que reparte el complemento salarial en función de los niveles de renta y la situación familiar. “Un soltero con un sueldo de 14.000 euros pagaría 1.185 euros vía IRPF ahora mismo y 1.521 con nuestra reforma... pero tendría 1.000 euros de complemento salarial”, argumentaron. “Una familia con dos hijos y 10.000 euros de sueldo no pagaría IRPF ahora, y tampoco lo haría con nuestra reforma, pero con nuestra propuesta le tocarían más de 4.000 euros de complemento”.

“El objetivo es recaudar más pagando menos”, argumentó un miembro de la dirección de Ciudadanos. “Vamos a proponer también una armonización fiscal de todos los impuestos en España, para intentar acabar con los reinos de taifa de las comunidades autónomas”.

La formación quiere doblar el número de inspectores fiscales

Además, la dirección del partido, que se ha mostrado muy crítica con la amnistía fiscal del Gobierno de Mariano Rajoy (Rivera ha llegado a calificarla de “vergonzosa”), pondrá el acento en la lucha contra el fraude y los paraísos fiscales, para lo que impulsará, en el caso de que llegue a gobernar, políticas de homogeneización de impuestos en Europa.

Francisco de la Torre, exportavoz de los inspectores de Hacienda, es quien pone la firma a esa parte de la propuesta. El autor del libro ¿Hacienda somos todos? (Debate) quiere que España impulse un gran acuerdo internacional en el que se impliquen los miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, compuesta por 34 miembros) para crear un régimen fiscal especial que afecte a las grandes multinacionales. El objetivo del acuerdo, según explicaron fuentes del partido, sería colocar a esas compañías ante un dilema, pagar impuestos en el país en el que obtienen los beneficios o renunciar al mercado europeo.

“Y en ese caso, pagarán”, aseguran desde Ciudadanos. “Lo que no puede haber es una competición entre 28 Estados por ver quién ofrece la posibilidad de pagar menos”, prosiguen. “Tenemos que lograr una armonización fiscal en el impuesto de sociedades. La alternativa es una erosión de las bases imponibles en toda Europa”. Con su propuesta, Ciudadanos trataría de evitar casos como el de Irlanda, que tiene un impuesto de sociedades muy bajo (12,5%), y lo defiende con tanto ahínco como para haberse negado a equipararlo al de la media de la Unión Europea (por encima del 20%) cuando así se le pidió en el marco del rescate de su economía (2010).

No es la única propuesta con la que Ciudadanos intentará aumentar el flujo de dinero hasta las arcas del Estado. El partido de Rivera, según le explicó De la Torre a este diario en una conversación telefónica, duplicaría el número de inspectores.

“Tenemos muchos menos medios que los países de nuestro entorno y por cada euro que se invierte en esto se recaudan ocho, con lo que se autofinancian”, argumentó el inspector de Hacienda, que también propone medidas para aumentar la visibilidad de las actividades que se producen con dinero en efectivo, y que ahora tienen como límite los 2.500 euros. “La idea, a medio plazo, es que estemos en el tamaño medio de la OCDE, y no como el país más pequeño. Si en el Reino Unido hay 70.000 personas y en España 25.000, el objetivo es duplicar esa cifra en todas las categorías, y llegar a más de 2.000 inspectores”, resumió De la Torre.

Más información