Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jaume Matas sale de la cárcel tras cumplir su pena de nueve meses

El expresidente de Baleares abandona la prisión de Segovia, donde había entrado en julio

Jaume Matas, en octubre. Ampliar foto
Jaume Matas, en octubre.

El exlíder del PP Jaume Matas, expresidente de Baleares y exministro del Gobierno de José María Aznar, ha salido este lunes de la cárcel de Segovia, pocos días antes de que se cumplan —el 28 de abril— los nueve meses de condena por corrupción política. El Tribunal Supremo diluyó la primera sentencia de la Audiencia de Palma, de seis años de reclusión y le mantuvo el delito de tráfico de influencias, por el que ha penado.

Matas había entrado en prisión por una primera pieza, de la decena que le atañen aún en el caso Palma Arena, la de los pagos ilegales al redactor de sus discursos, Antonio Alemany. El excolumnista de El Mundo ingresó en la prisión de Palma para cumplir una pena de dos años y siete meses.

El Gobierno de Mariano Rajoy rechazó conceder el indulto al antiguo compañero de Consejo de Ministros (2000-2003). La Audiencia de Palma —"para no generar espacios de impunidad"— refutó las peticiones de Matas para suspender la condena. La sala ordenó su ingreso en prisión, al negarle la posibilidad de permutar de la pena por trabajos para la sociedad y, anteriormente, mediante el pago de una compensación económica. El caso, dijo la sala, fue "muy grave", causó "enorme desazón" ciudadana y Matas no asumió el delito ni se exculpó.

Jaume Matas arrastra una segunda condena: una multa de 9.000 euros por un sueldo que cobró su mujer, Maite Areal. Este asunto fue juzgado por un jurado popular y el Tribunal Supremo confirmó la condena al expresidente balear por conseguir que un hotelero mallorquín pagase un sueldo a su esposa durante un año por no hacer nada, mediante un contrato simulado.

Matas ha permanecido siempre en las dependencias de la enfermería dela cárcel de Segovia, a causa de su profunda sordera bilateral sobrevenida en la última década y de la que fue intervenido de nuevo en los últimos meses en Madrid gracias a un permiso penitenciario especial.

Instituciones Penitenciarias le concedió el tercer grado, a finales de octubre de 2014, para que solo acudiera a la cárcel a dormir y pudiera estar en su casa de Madrid los fines de semana. La Fiscalía, el juez de vigilancia penitenciaria de Valladolid y la Audiencia de Palma se opusieron a la semilibertad y Matas regresó al régimen común, al considerarse "hilarantes" los razonamientos barajados. Al final de su cumplimiento sí gozó de permisos estipulados.

En este período de nueve meses de reclusión el exlíder del PP balear ha comparecido como imputado, por vídeo conferencia ante el juez José Castro, por un caso de supuesta corrupción ligada a las concesiones de obras del Gobierno balear y presuntos pagos de comisiones al PP.

En el juicio del caso Nóos tiene una petición de condena de 11 años de cárcel y ya está en lista de espera el juicio por la Ópera de Calatrava

El expresidente fue citado ante la comisión de investigación del Parlamento balear por el caso de la concesión en 2006 del hospital de Son Espases, que fue manipulado por orden de Matas, según la confesión de la exconsejera de Sanidad Ana Castillo. En ambas declaraciones, por enlace de vídeo conferencia, Matas apareció desde una sala de la cárcel con la testa envuelta en un aparatoso turbante sanitario. Padece tuberculosis auditiva, según la agencia Efe, y deberá ser intervenido nuevamente.

Matas esquivó el interrogatorio del juez y de los diputados, se acogió a su derecho a no responder. Su abogado o un funcionario le transcribían en un papel las preguntas o se las repetían ante un pequeño micro de mano que estaba conectado a un amplificador en su pabellón auditivo.

Matas ha intentado, a través de su defensa, mantener abierta una vía de negociación con la Fiscalía Anticorrupción para intentar minorar la posible carga penal que le espera. En el juicio del caso Nóos tiene una petición de condena de 11 años de cárcel y ya está en lista de espera el próximo juicio del caso de la Ópera de Calatrava, no construida.

En las primeras semanas de estancia en la cárcel de Segovia fue visitado por el fiscal Pedro Horrach con una comisión policial. Matas tampoco quiso declarar. El fiscal quería indagar datos sobre la concesión del hospital de Son Espases y el posible pago ilegal de la sede del PP de Palma, por el empresario Antonio Pinal de Brues, según sostienen el extesorero Luis Bárcenas y el ex alto cargo del PP de Palma Rodrigo de Santos, condenado a siete años por abusos sexuales y malversación de caudales.

Más información