Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otros ataques con ballestas

Esta arma ha sido utilizada en varios asesinatos o intentos muy conocidos en España

Las ballestas, un arma que se ha puesto de moda para determinados tipos de caza, necesita licencia para su posesión. En España, además del crimen de esta mañana, hay tres antecedentes conocidos de asesinatos e intentos de asesinatos con disparo de ballesta, además del caso del llamado caníbal de la ballesta, que conmocionó Reino Unido en 2010.

La obsesión con una actriz. Arndt Meyer, un hombre de 39 años, de nacionalidad alemana y con las facultades mentales supuestamente dañadas, intentó matar a la actriz Sara Casanovas (Amar en tiempos revueltos, Hospital Central y La chica de ayer), entonces de 25 años, el 7 de junio de 2009. Para ello, la apuntó con una ballesta y disparó. Gracias a que la artista se dio cuenta, pudo esquivar a su atacante. El supuesto agresor llevaba en una mochila militar todo un arsenal, con dos ballestas con sus repuestos, flechas de plástico con puntas tipo arpón de unos 15 centímetros, grilletes, un bote con gasolina, una soga gruesa y otra cuerda fina con el nudo del ahorcado en cada extremo. El atacante fue condenado a seis años de cárcel.

El loco de la ballesta. Andrés Rabadán Escolar, quien fue apodado como el loco de la ballesta, mató a su padre con una ballesta el 6 de febrero de 1994 e hizo descarrilar tres trenes de Renfe entre 1993 y 1994. Fue condenado a 18 años de prisión por el descarrilamiento de los trenes, pero fue absuelto del asesinato de su padre, perpetrado en el domicilio que compartían en Sant Genís de Palafolls (Barcelona). El joven contó que se dirigió a su habitación, cogió una ballesta que se había regalado para Reyes y le disparó a bocajarro una flecha en la sien. El padre, Marcial, que trabajaba de albañil, quedó gravemente herido. Para evitar que sufriera le lanzó otras tres flechas: dos en la nuca y una en la frente. Luego le arrancó los dardos, le colocó una almohada bajo la cabeza y le cruzó los brazos. Permaneció callado, junto al cadáver, durante 15 minutos. Después, se entregó. Tenía 20 años.

Un ajuste de cuentas. José Ángel Sainz Buñuel, de 23 años, y su cuñado Inocencio Oiza Hernández, de 25, fueron detenidos en abril de 1986 en Alcalá de Henares (Madrid), acusados de un supuesto delito de homicidio. La víctima, Ignacio Fernández Niño, de 28 años, apodado el Indio,según la policía, extorsionaba a Sainz Buñuel. Al fallecido lo golpearon con un bate de béisbol en la cabeza, le clavaron en un brazo una flecha disparada con una ballesta y le pegaron un tiro de perdigones, según informó la policía.

El Caníbal del Reino Unido. En Reino Unido, el llamado caníbal de la ballesta asesinó a tres supuestas prostitutas en el norte de Inglaterra en 2010. Bradford Stephanie Griffiths, licenciado en Psicología,supuestamente asesinó Suzanne Blamires, de 36 años, Susan Routhworth, abuela y madre a los 43 años, y Shelley Armitagem ,de 31. Todas de un disparo de ballesta en la cabeza. Fue condenado a cadena perpetua ese mismo año. Griffiths fue acusado formalmente de tres presuntos asesinatos. La policía ya había confirmado que los restos humanos encontrados el martes en el río Aire, cinco kilómetros al norte de Bradford, son los de Suzanne Blamires,

Un arma de mano. Pedro José Maldonado, de 53 años, asesinó a su esposa, Mónica Narváez-Maldonado, de 47, y a su hijo Pedro José Jr. en su casa de Tallahassee, en Florida. El hombre, de origen ecuatoriano, les disparó con una ballesta de mano que lanza flechas pequeñas, según el relato de la policía. Fue en junio de 2013. El asesino se suicidó.

Más información