Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fortuna de Rodrigo Rato está en manos de los jueces

Aún debe responder a su parte en la fianza de 800 millones a cuatro directivos por Bankia

 Atlas

La fortuna que Rodrigo Rato ha podido acumular tras salir de la política en 2004 y desempeñar desde entonces distintos trabajos especialmente bien remunerados (director del Fondo Monetario Internacional, donde cobró 1,5 millones de dólares en tres años; asesor de distintos bancos y empresas, entre ellos el Banco Lazard con el que ganó 8 millones en tres años, o presidente de Caja Madrid y Bankia, a razón de dos millones de media al año) está pendiente de los procesos judiciales en los que anda enredado.

En noviembre pasado, el juez Fernando Andreu le fijó una fianza de responsabilidad civil en el caso de las tarjetas Black que utilizaron consejeros y directivos durante su etapa al frente de Caja Madrid y Bankia. El magistrado entiende que Rato pudo cometer los delitos de administración desleal y apropiación indebida por autorizar el uso indebido de unas tarjetas de crédito con cargo a los fondos de la entidad financiera. Rato presentó en la Audiencia Nacional un aval del Banco de Sabadell por esos tres millones de euros unos días después de que el juez le fijase la fianza para evitar el embargo de sus bienes.

Solo tres meses después, el mismo juez Fernando Andreu, que instruye una causa mayor en el caso Bankia por su salida a bolsa y la presunta estafa a 350.000 accionistas que invirtieron sus ahorros, recibió el informe de dos peritos del Banco de España sobre la gestión de Rato y sus directivos. El informe concluía que se habían falseado las cuentas de la entidad ante su salida a Bolsa y, por tanto, se había producido un engaño a los accionistas respeto a la situación real de Bankia.

Con ese informe en las manos, el magistrado Fernando Andreu decidió imponer una fianza de 800 millones de euros (un tercio del máximo defraudado) que debían depositar de manera solidaria BFA y Bankia junto a los cuatro directivos que firmaron los estados contables de la entidad antes de su salida a bolsa: Rodrigo Rato, José Manuel Fernández Norniella, José Luis Olivas y Francisco Verdú.

El pasado 17 de marzo, BFA y Bankia depositaron la fianza de 800 millones de euros. Estas entidades reclamaran ahora a los cuatro directivos imputados en la causa su parte solidaria en la fianza, lo que podría provocar en el caso de Rodrigo Rato el embargo de todos sus bienes.

Más información