Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arde un pesquero con casi 1.500 toneladas de fuel cerca de Canarias

Capitanía Marítima advierte de que si se llega a hundir habrá un vertido en alta mar

Tareas de refresco del pesquero de bandera rusa en el puerto de La Luz y las Palmas este sábado.
Tareas de refresco del pesquero de bandera rusa en el puerto de La Luz y las Palmas este sábado. EFE

Un buque pesquero que comenzó a arder el sábado en el Puerto de la Luz y Las Palmas continúa quemándose en alta mar con el riesgo de que se produzca un derrame del combustible que lleva en su interior: 1.409 toneladas de fue, 30 de gasoil y 65 de lubricante. "Si se hunde habría vertido, no hay duda, por eso tratamos de evitarlo”, informa Pedro Mederos, Capitán Marítimo de Las Palmas. En todo caso, Mederos calcula que, dado el punto en el que se encuentra la embarcación, -a 40 kilómetros de la punta de Jandía, Fuerteventura, y a 80 de Gran Canaria-, el vertido "no llegaría a las costas canarias”.

El incendio arrancó el sábado a mediodía en el recinto portuario más grande de las Islas Canarias. Después de 13 horas intentando apagar las llamas, la Capitanía Marítima decidió sacarlo fuera del recinto y llevarlo a alta mar, donde continúa ardiendo cargado de combustible.

Mederos explica que se tomó la decisión porque “el peligro era gravísimo para las instalaciones portuarias y se había comenzado a escorar”. En estos momentos el barco tiene unos nueve grados de escora a babor y desde Capitanía Marítima esperan que se mantenga a flote. “Estamos intentando que el barco no se hunda y si se hunde que no haga daño”, dice Mederos.

Alonso Hernández, oceanógrafo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria ve un “riesgo evidente” en la decisión de adentrar la embarcación mar adentro.

Denunciado por pesca ilegal

"El Oleg es un barco pirata ruso” sostiene Celia Ojeda, responsable de Océanos de Greenpeace, que rescata varias denuncias interpuestas ante este buque en los últimos años por pesca ilegal en la costa occidental africana, particularmente en Senegal donde estuvo retenido y debió abonar una cuantiosa multa. En 2011 fue cazado pescando en una zona de “pesca restringida” con “el nombre oculto con una cortinilla”, recuerda Ojeda. Por otro lado, en 2012 Greenpeace interpuso una denuncia en la Unión Europea contra este buque. Además, fuentes de la administración senegalesa señalan que el barco fue detenido también en 2014 por pesca ilegal.

Un protocolo firmado en Dakar negaba la posibilidad de pesca en Senegal de siete pesqueros rusos, entre los que se encontraba el que ahora arde cerca de Canarias con 1.500 toneladas de fuel en su interior.

Enrique Pardo, del área marina de la Confederación de Ecologistas en Acción, incide en que esta decisión “evidencia la falta de protocolos para actuar en caso de alto riesgo de vertidos y accidentes y  la ausencia total de consideraciones medioambientales en las decisiones”. "El sentido común dice que cualquier operación se complica en mar abierto y que el control de un posible accidente es mucho menor en alta mar y que por ello la tendencia general es designar zonas de refugio como puertos o bahías para casos de buques accidentados”, recuerda Pardo.

El ecologista considera que, en lugar de llevarlo a alta mar, deberían de “haber desalojado un muelle o zona aislada en el puerto por si hay mayores complicaciones”. En su opinión, no se hizo así porque “pase lo que pase, no quieren que se vea, y que no nos cueste mucho dinero”.

Antonio Muñoz, de Ecologistas en Acción en el Campo de Gibraltar también critica la decisión tomada por la Capitanía Marítima de llevar el barco a alta mar para evitar riesgos en el puerto dado que “el medioambiente no tiene fronteras. Parece que no hemos aprendido nada del Prestige”.

Más información